Pastoral conjunta sobre la situación de Euskadi. 
 Los obispos vascos condenan con energía el terrorismo y advierten sobre la intervención militar     
 
 El País.    02/04/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Pastoral tonjunta sobre la situación en Euskadi

Los obispos vascos condenan con energía el terrorismo y advierten sobre la

intervención militar

Los tres obispos del País Vasco, mediante una pastoral conjunta hecha pública

ayer, que lleva como título Salvar la libertad para salvar la paz, han hecho un

recorrido crítico de la actual situación, en el que condenan con energía el

terrorismo de ETA y advierten sobre la intervención militar. El documento, cuyo

telón de fondo lo constituyen el fallido golpe de Estado y la reciente escalada

de terror de ETA, dice en uno de sus primeros párrafos: «La situación es

especialmente preocupante entre nosotros. Las acciones subversivas de ETA y las

medidas represivas del Gobierno central tienen aquí su escenario principal.

Nuestro régimen autonómico puede quedar bruscamente interrumpido».

Los obispos, que advierten que «no nos podemos callar en las actuales

circunstancias», enumeran, a su juicio, los graves riesgos del momento. En

primer lugar se refieren a ETA, a la que llaman provocadora, y en segundo lugar,

a las Fuerzas Armadas, de las que dicen que «no les corresponde dictaminar sobre

la legitimidad del proceso democrático».

De ETA, indican que pretende «colocar al país al borde de una situación límite

de confrontación, si es que no intenta directamente provocar el golpe de listado

que implante la dictadura y lleve a cabo la ocupación militar del País Vasco,

generando de ese modo en la población un malestar favorable a su proyecto

político revolucionario».

En cuanto a las Fuerzas Armadas, significan que su misión en todo Estado de

derecho consiste en servir a las instituciones; que ha de reprobarse cualquier

intervención militar que intente suplantar un orden legal aprobado por el

pueblo, y que la vida política no debe estar sometida a la presión de ellas.

Algunos aspectos del documento han causado «preocupación e inquietud» en el

Ministerio de Defensa, según manifestó anoche a este periódico su portavoz

oficial, quien añadió que, a titulo personal, se encontraba indignado ante la

lectura del texto.

El presidente del Gobierno, Calvo Sotelo, y los ministros Oliart y Fernández

Ordóñez se reunieron a última hora para estudiar el documento y una posible

respuesta del Gobierno. En el Congreso, Suárez lo leyó con preocupación,

mientras Marcos Vizcaya (PNV) declaró: «Me he quedado estupefacto».

Página 14

 

< Volver