Autor: J. A. G.. 
 Cardenal Tarancón: Atodos nos concierne esta lucha. 
 La diócesis de Madrid lanza la campaña de lucha contra el paro     
 
 ABC.    22/01/1982.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES 22-1-82 CULTURA Y SOCIEDAD

Cardenal Tarancón: «A todos nos concierne esta lucha»

La diócesis de Madrid lanza la «campaña de lucha contra el paro»

MADRID (J. A. G.). «Aunque ciertos sectores sigan acusando a ta Iglesia de

"meterse en política", es deber de todos los cristianos trabajar por la

justicia. Hoy, esta lucha significa salir del paso de las causas y efectos del

paro.» Con estas palabras introdujo el cardenal Tarancón, arzobispo de Madrid,

la rueda de Prensa celebrada ayer en el Obispado para el lanzamiento de la

«campaña diocesana de lucha contra el paro». Esta campaña comenzará oficialmente

el próximo domingo, con el concurso de todas las parroquias madrileñas.

El cardenal Tarancón señaló que «la Iglesia tiene el deber y la primordial tarea

de educar a los cristianos en la fe. Pero esta educación debe limitarse a

postulados meramente religiosos.,Como ha.señalado el Concilio Vaticano ti y

recordado Juan Pablo II, el cristiano ha de tomar conciencia de las injusticias

que afectan a la sociedad y, en consecuencia, ha de empeñarse en su

erradicación». En otro momento, el cardenal Tarancón indicó que una de las

injusticias más lacerantes que padece la sociedad española es la del paro. «Este

es un reto —señaló— que la Iglesia debe afrontar formando las conciencias de los

creyentes y abriendo caminos de solidaridad y de conversión.» Por todo ello,

concluyó el cardenal, «la lucha contra el paro es un objetivo pastoral de primer

orden para nuestra diócesis. De acuerdo con nuestras posibilidades, debernos

comprometernos en esta lucha, dar testimonio cristiano y convocar a la

solidaridad».

TRES OBJETIVOS PRIMORDIALES

Según explicó el padre Díaz-Mozaz, miembro de la Comisión diocesana de lucha

contra el paro, la campaña se ha propuesto tres objetivos primordiales: formar

la conciencia y cambiar la mentalidad de los creyentes respecto al paro;- ayudar

a las familias o personas que pasan necesidad a causa del paro, y crear nuevas

iniciativas de trabajo social (como cooperativas) capaz de absorber mano de

obra. Para llevar a buen puerto el primero de los objetivos, la campaña cuenta

con todas las parroquias madrileñas (unas 640), con la publicación de diversos

materiales de reflexión y con la formación de grupos de animación;

La ayuda económica a las familias necesitadas (casi el 50 por 100 de los

parados,madrileños no reciben subsidios) se canalizará a través de cuatro

centros intervicariales, que recogerán y estudiarán las peticiones. Para este

año de 1982 la Comisión cuenta con 50 millones de pesetas como fondo para

satisfacer las distintas peticiones, tarea que se pretende sea «rápida, fiable y

periódica». La obtención y ampliación de este fondo económico se realizará

a,través de cuatro colectas parroquiales y mediante ayudas diversas, la de

Caritas Española entre ellas.

A la pregunta de si la diócesis madrileña llegará a establecer un «impuesto

cristiano» contra el paro —como sucede ya en alguna diócesis española— el

cardenal indicó que «cuando las conciencias estén formadas podría establecerse

este impuesto. Mientras tanto, todos debemos empeñamos en esa conversión

personal y social».

 

< Volver