Monseñor Tarancón responde a Fernández Ordóñez, ministro de Justicia. 
 Es buen cristiano, pero habla más de la cuenta     
 
 Diario 16.    20/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

«Es buen cristiano, pero habla más de la cuenta»

El cardenal-arzobispo de Madrid declaró ayer en León que el actual ministro de

Justicia, Francisco Fernández Ordóñez, «es un buen cristiano, tiene su propio

talante y creo que algunas veces habla un poco más de la cuenta».

León — El cardenal Enrique y Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal

Española, declaró a.Europa Press respecto al nuevo ministro de Justicia,

Fernández Ordóñez: «No creo que haya sido mala su entrada en el Gobierno.» Tras

afirmar que algunas veces habla más de la cuenta, añadió que no creía «que deba

existir mayor preocupación por este tema».

Respecto a la postura oficial de la Iglesia en torno al tema del divorcio, el

arzobispo de Madrid manifestó que «el texto de la Conferencia Episcopal de

noviembre de 1979 es la voz oficial del Episcopado español sobre el-divorcio».

«La Iglesia no tiene nada más que decir —agregó—, porque cuando hicimos nuestra

declaración sobre el tema fue en un momento que no había presiones, al no

existir discusiones en el Parlamento. Yo me atengo a lo que se dijo en la

Conferencia Episcopal, porque fue una palabra muy medida, muy pensada y con

todas las garantías.»

Preguntado por el reciente y polémico documento .hecho público por monseñor

González Martín, arzobispo de Toledo, en torno al mismo tema, monseñor Tarancón

precisó que «él ha dicho lo que creyó en conciencia. Además, él ha procurado

documentarse en toda la doctrina de los Papas perfectamente, pero esto no quiere

decir que todos los matices y todas las interpretaciones sean dogmas de fe. Esto

es una cosa clarísima».

Respecto al tema del divorcio, el pasado jueves declaraba el ministro de

Justicia, Fernández Ordóñez, a DIARIO 16 que «la voz de la Iglesia, como tal,

todavía no se ha dejado oír en el tema del divorcio.

Cuando se habla de la Iglesia, ésta va desde el canónigo González. Ruíz hasta el

cardenal de Toledo.

Quiero decir con esto que la voz de la Iglesia como tal no suena todavía, están

sonando voces».

En las mismas declaraciones Ordóñez puntualizó, sin embargo, que le preocupa «es

que se origine un caos que creo debemos evitar, y es que vuelvan las guerras de

religión. Es decir, que frente a los planteamientos integristas y reaccionarios

de determinados sectores de la Iglesia, surjan planteamientos anticlericales

desde el otro lado».

Por otra parte, y volviendo a las declaraciones del presidente de la Conferencia

Episcopal, monseñor Enrique y Tarancón, explicó también su reciente petición al

Sínodo de los Obispos en Roma en el sentido de que se iniciara una nueva

investigación teológica sobre la familia y la sexualidad.

«Mi intervención —precisó— se produjo en los siguientes términos: nosotros no

hemos venido aquí para decir lo- que siempre hemos dicho. Necesitamos tener en

cuenta la investigación teológica, las investigaciones científicas, y después

las ex periencias de fe de los matrimonios, porque esto último no lo tenemós.»

Mi petición —añadió—, en general, causó buena impresión. Lo que sucede" es que

el Sínodo no es un tiempo hábil para hacer todas estas cosas.»

 

< Volver