Autor: Blanco Vila, Luis. 
   Confabulaciones     
 
 Ya.    13/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NACIONAL

BOLETIN DE URGENCIAS

CONFABULACIONES

LEJOS de mí la funesta manía de aconsejar a nadie. Mucho menos a los partidos políticos -ni siquiera al

mío, ya que no uso-, que suelen tener su ejecutiva, sus comités centrales y no centrales, sus comisiones y,

en definitiva, su secretario general, que suele ser hombre bien aconsejado y al cabo de la calle en casi

todo.

Cosa distinta son las opiniones. En el periodismo clásico se distingue la doble tarea de informar y

orientar. La orientación suele hacerse a través de la opinión colectiva del medio -comentarios editoriales-

y por medio de comentaristas con firma que, en buena lógica, responden de sus opiniones a título

personal. Es nuestro pequeño mérito y nuestro gran riesgo estar en el escaparate todos los días expuestos

a la pública vergüenza.

Confabulación Suárez - González

SIEMPRE tuvo el proverismo sello de partido sensato, sobre todo cuando todavía no se había constituido

en partido. Ahora sigue sin serlo, pero, además, ha perdido la sindéresis y anda por ahí haciendo

propuestas políticamente deshonestas, como la que acaba de llegarme en sobre largo de notario de Vitoria

y con membrete interior de la Confederación de Sindicatos Autónomos de Unión Laboral, también de

Vitoria. En los escritos que me incluyen figuran sendos fervorines del señor Maysounave ("España no

paga a traidores" y "Para pedir la República, Felipe González espera a las municipales") y una lista de

gobierno "frente a la confabulación Suárez - González", lista que encabeza el conde de Motrico, con

Miláns del Bosch o Vega Rodríguez en Defensa; Maysounave -cómo no-, en Economía; Romero o Ruiz

Gallardón, en Gobernación; Ruiz Giménez, en Educación; García Pablos, en Seguridad Social, etcétera. Y

pensar que la mayor parte de los incluidos no sabía nada de esta confabulación proverista...

Dimisión, ¿para quién?

POR cierto, y volviendo a La Pasionaria, parece decidido que deje su escaño del Congreso. La duda está

en quién va a sucederla en su diputación por Asturias, de la que, si no recuerdo mal, es la única

representante comunista. Han sonado dos nombres: el de Fernández Inguanzo, que ya lo conocía yo de los

muros en tiempos de Franco, y el del catedrático don Julio González Campos, de la Universidad de

Oviedo.

Apenas me queda una duda en el caso concreto de La Pasionaria, a la que sin duda muchos electores

habrán votado "por ser vos quien sois", por su trayectoria histórica, por su biografía. ¿No tendrían nada

que decir estos mismos electores a la hora de su dimisión? La letra de la ley permite el juego que se está

haciendo, pero el espíritu es otro.

El Sahara

EN vísperas de la Asamblea General de la ONU, el tema del Sahara vuelve a removerse. La última

remoción importante ha salido del acuerdo del PSOE con el Polisario, que busca la denuncia del acuerdo

tripartito de Madrid, de noviembre de 1975, firmado una semana antes de la muerte de Franco.

Curiosamente -y no me refiero sólo al PSOE-, los mismos que gritaron contra la defensa militar del

Sahara -no valía una sola gota de sangre española-, lamentan que España "cediera" el Sahara a Marruecos

y Mauritania. La verdad es que no hubo tal cesión y que España no ha reconocido soberanía alguna sobre

el territorio. En todo caso, ¿cómo se hubiera logrado la o ocupación por parte de los vecinos sin hacerles

frente con las tropas?

Luis BLANCO VILA

 

< Volver