Autor: Gundín, José Antonio. 
   No es seguro que pueda aplicarse este año el impuesto religioso  :   
 Presentada la nueva Comisión de Libertad Religiosa. 
 ABC.    05/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

No es seguro que pueda aplicarse este año el «impuesto religioso»

Presentada la nueva Comisión de Libertad Religiosa

Madrid. J. A. Gundín

«Aunque el Gobierno ha tomado ya la decisión de aplicar el llamado "impuesto

religioso", no es seguro que pueda llevarse a la práctica en este año»,

manifestó el director general de Asuntos Religiosos en el curso de una rueda de

Prensa celebrada ayer. Gustavo Suárez añadió que existen una serie de problemas

técnicos cuya solución puede demorarse más allá del presente ejercicio

económico.

El «impuesto religioso» es el sistema de financiación previsto en los Acuerdos

entre la Santa Sede y el Estado español que sustituirá progresivamente a la

dotación directa de la Administración a la Iglesia católica. De entrar en vigor

este año, el «impuesto religioso» se complementaría,, durante tres; años más,

con el sistema de dotación directa, de tal modo que la Iglesia católica pudiera

percibir la misma cantidad (unos 10.000 millones de pesetas anuales) que hasta

ahora; A partir de ios tres años la Iglesia no contará más que con el impuesto,

que es un porcentaje aún no determinado sobre la renta de las personas físicas.

Cada ciudadano podrá asignar o no libremente ese porcentaje en favor de la

confesión religiosa que desee.

Gustavo Suárez dio a conocer también a los nuevos integrantes de la Comisión

Asesora de Libertad Religiosa. Estos son: José María Rodríguez Oliver, Manuel

Balmaseda y Serafín Sánchez, que, en el apartado de miembros de la

Administración, representan a los Ministerios de Presidencia, Cultura y

Educación, respectivamente. En et apartado de expertos han sido nombrados nuevos

miembros: Francisco Laporta, Jesús Leguina, Gustavo Lescure, Dionisio Llamazares

y Víctor Reina. El tercer apartado que completa la Comisión —el de los

representantes de las confesiones religiosas— no ha sido renovado.

Entre los objetivos prioritarios de la nueva Comisión se cuentan tres de

carácter básico: replantear el funcionamiento de| organismo; estudiar qué se

entiende por «notorio arraigo», condición imprescindible de una confesión

religiosa.para que el Estado pueda negociar con ella, y estudio de los proyectos

de Acuerdo que han presentado la Federación Israelí, Defensa Evangélica, y Unión

de Iglesias Adventistas.

Gustavo Suárez estimó

que en este año podrían ser firmados estos Acuerdos, pero una vez más las

cuestiones técnicas decidirán. En este sentido Manuel Tallada, secretario de la

Comisión, se mostró pesimista, «y no precisamente porque la Administracián´ no

desee suscribir tales Acuerdos. Ocurre que el Estado sólo puede negociar con

aquellas confesiones que presenten un cauce representativo homogéneo, lo que no

siempre es fácil cuando se trata de pequeñas comunidades y cuando no logran

ponerse de acuerdo». Buen ejemplo de esto lo constituye el Registro de

Asociaciones Religiosas, que cuenta ya con 351 de diferente carácter y

condición.

Con todo, sí parece probable que la Unión de Iglesias Adventistas y la

Federación de Comunidades Israelíes puedan firmar este año sendos Acuerdos con

el Estado. Ambas presentaron ya hace un año sus respectivos proyectos. En

cualquier caso es la Comisión de Libertad Religiosa quien deberá dictaminar

sobre cada caso. El paso siguiente será someter al Parlamento el texto aprobado

por la Comisión.

El director general de Asuntos Religiosos estima que la renovada Comisión

Asesora de Libertad.

Religiosa debe jugar un papel fundamental en las relaciones del Estado con las

diferentes confesiones. «Pretendemos que todo lo relativo al desarrollo de la

libertad religiosa sea encauzado, de manera unitaria, a través de la Comisión.

Para ello contamos con el concurso de expertos, representantes religiosos y

miembros de la Administración.» Quedará fuera del ámbito de la Comisión aquellos

aspectos directamente vinculados a los Acuerdos parciales con la Iglesia

católica, para los cuales existe ya una Comisión mixta encuadrada en el

Ministerio de Asuntos Exteriores.

 

< Volver