Autor: Alvear, Carmen. 
   Eliminar la religión de las escuelas  :   
 Propuesta de FETE-UGT. 
 ABC.    28/02/1983.  Página: 15. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Eliminar la religión de las escuelas

Propuesta de FETE-UGT

Madrid. Carmen de Alvear

La medida propuesta por la FETE-UGT en su último Congreso de «eliminar la clase

de religión del ámbito escolar por inconstitucional y discriminatoria» ha

terminado de quitar la venda de los ojos a muchos padres de familia, que creían

que socialismo es libertad.

Más del noventa por ciento de padres, en favor de la religión

El acuerdo dé la FETE supone una falta total de respeto a tos alumnos de los

centros estatales, cuyos padres, en un 98 por 100 en las zonas rurales, y en un

86 por 100 en las zonas urbanas, han solicitado clase de religión para sus hijos

en base a sus derechos constitucionales.

La Constitución, en su artículo 27.1, dice con toda claridad que «se reconoce la

libertad de enseñanza», y en el punto 3, que «los poderes públicos garantizan el

derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación

religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones». El artículo 10, en

el segundo apartado, especifica que «los derechos fundamentales que la

Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración

Universal de Derechos Humanos y Tratados internacionales ratificados; por

´España», donde se dice, en el artículo 26, que «los padres tienen derecho a

elegir el tipo de educación que deseen dar a sus hijos según sus propias

creencias y convicciones». En abril de 1977 el Gobierno español ratificó estos

acuerdos con él voto unánime de todos los partidos políticos. El artículo 16 de

la Constitución garantiza la libertad religiosa afirmando además que «los

poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y

mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y

las demás confesiones».

El presidente dio garantías

El presidente del Gobierno, Felipe González, en una entrevista con la

Conferencia Católica de Padres de Alumnos, garantizó a ´-sus representantes el

respeto de su partido por las libertades ciudadanas, y el ministro señor

Maravall confirmó a este sector de padres de alumnos su deseo

de respetar los compromisos contraídos con el sector de la enseñanza. Estos

compromisos contienen, entre otros, unos acuerdos Iglesia-Estado, ratificados

por las Cortes y firmados por. el Rey, publicados en el «Boletín Oficial del

Estado» el 15 de diciembre de 1979, donde, en el artículo 2, se dice: «Los

planes educativos incluirán la enseñanza de la religión en todos los centros,

educativos.» Existe además´ una orden ministerial que desarrolla el Acuerdo de

16 de julio de 1980, y afirma que «la religión se impartirá en todos los centros

y tendrá carácter de materia ordinaria». Conviene re-, cordar, cor) la

Constitución en la mano, que según el artículo 96: «los tratados internacionales

válidamente celebrados formarán parte del ordenamiento interno. Sus

disposiciones sólo podrán ser derogadas," modificadas o suspendidas en la forma

prevista en los propios tratados o de acuerdo con las normas generales de

Derecho Internacional».

El sindicato, contra la Constitución

Resulta extraño que un sindicato que, sin duda, está perfectamente informado

sobre los aspectos de la legislación vigente, tenga:.el; atrevimiennto de

colocarse fuera de la legalidad con propuestas anticonstitucionales.

¿Qué hay detrás de este absurdo? ¿A qué viene esa descarga de adrenalina

marxista anticlerical que hiere profundamente a muchos millones de padres de

familia en España? ¿Por qué se pretende hostigar a la Iglesia?...

Jose Maria Maravall

El Ministerio parece estar contra la religión

Sobre la mesa del ministro de Educación hay un documento de política educativa

que corre parejo a las declaraciones de la FETE en muchos aspectos. Dos de los

directores generales del Departamento, Blanca Guelbenzu, de Básica, y José Sego-

via, de • Enseñanzas Medias, han sido hasta ahora miembros destacados del

sindicato amarillo, del: Gobierno. No hay ninguna duda de que estas

declaraciones de la FETE se conocían perfectamente en el Ministerio de

Educación, que al estar directamente conectado con la Moncloa a través de

Mariano Pérez Galán, hoy asesor de la Presidencia para Asuntos Educativos,

antiguo disciplina de Luis Gómez Llórente, dan problema una dimensión que

trasciende la del propio sindicato.

Urge aclarar la situación

Nadie puede creer con un mínimo de seriedad que las declaraciones de la FETE se

hayan podido producir si no hubiera voluntad política de que se hicieran desde

instancias cercanas al propio Gobierno. Si no es así, urge que desde el Gobierno

y desde el Ministerio de Educación sé hagan las aclaraciones pertinentes.

Lo exige la inquietud de muchos padres de alumnos de la escuela del Estado, a

quienes, el partido prometió respetar la enseñanza de la religión en las

escuelas; la credibilidad del,propio Gobierno y los diez millones de ciudadanos

que tyan votado al PSOE confiando en la oferta electoral, donde se aseguraba que

socialismo es libertad. Líbertad que hoy la FETE ha puesto en entredicho con sus

planteamientos antidemocráticos y totalitarios.

En un país libre nadie está autorizado para decir a los padres de alumnos cómo,

debe ser. ni cuál es la mejor educacíónjjára. sus hijos. Y mucho menos para

imponérsela.

 

< Volver