En defensa de la democracia     
 
 Informaciones.    06/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

INFORMACIONES

En defensa de la democracia

PARECE que la solución a la amenaza de cristo que hemos atravesado estos días actúa como revulsivo

nacional de las principales f uerzas político-sociales de nuestro país. De repente, una serie de problemas

políticos enconados empiezan a entrar en rías de solución mediante el acuerdo o compromiso entre las

distintas partes afectadas. Lo que ayer mismo parecía Imposible, y hacia pedir a algunos fórmulas

excepcionales de Gobierno, en menos de veinticuatro horas encuentra un camino allanado.

El rerre«o a Madrid de los dos principales líderes políticos, que prácUcamente soa hefemónlcos, tanto en

la derecha eomo en la Izquierda, ha barrido "ipso faeto" toda la polvareda política de estos días. Don

Adolfo Suárez y don Felipe Gonzalez neffocian la defensa del proceso democrático sin abdicar un ápice

de sus respectivas posiciones. Simultáneamente en Barcelona los parJamentarJo» catalanes, ¿ráela» a Jot

votos del P.S.U.C. que rompieron la plataforma unitaria de la izquierda, deciden reconocer a don Josep

Tarradellas eomo "primus inter parea", con lo que facultan la negociación con el Gobierno. A la vez

también los trabajadores del callado, después d* una larga 7 tensa huelga, deciden por mayoría

reincorporarse al trabajo. Y el mismo peliagudo tema de la inmunidad parlamentarla, suscitado por los

Incidentes de Santander en torno a un diputado socialista, empieza asimismo a ser negociado para que los

partidarios de la Involución no creen un artificial choque entre las Cortes y las fuerzas de orden publico.

Estos síntomas de recuperación meteorológico-política, que tendrán que ser confirmados en el Pleno de

las Cortes, obedecen sencillamente a la convicción generalizada de que es prioritario defender la

democracia. Ante este otoño cadente, en la que los involucionbtas esperan ver la trampa en la que calta la

democracia, no hay mis remedio que unirse en defensa de la democracia. Lo que en absoluto presupone

mezclarse perdiendo la derecha y la Izquierda sus respectivas señas de Identidad. Es necesario ir juntos en

cuanto a propósitos finales, pero separados, en los métodos. Exactamente lo que realizan en nuestro Dais

P.S.O.E y U.C.D.

En dirección a este objetivo común —la defensa de la democracia—, uno de los principales problemas

que no se acaban de resolver es la elaboración de un nuevo concepto de autoridad democrática. Porque

desde junio nos estamos enfrentando a un doble peligro: por un lauo, hay quienes creen que democracia

es sinónimo de falta de autoridad, y por otro, quienes siguen aferrados a la larga práctica de estos últimos

anos. Debe quedar bien claro que quien ejerce la autoridad no es ningún "fascista" y quien ejerce sus

derechos democráticos no es ningún "qutnqul político". Espéreme* que el plan tranistorlo que prepara el

Gobierno, a tln de cubrir las lagunas legislativas desfasadas, contribuya a superar esta peligrosa doble

sensación que se observa en el paü; una evidente falta de autoridad junto con DO meno* «vidente

muestras residuales de autoritarismo.

tsSS//´Sf/fff//f

 

< Volver