La programación religiosa en el medio televisivo. 
 TVE debe aumentar el tiempo de sus emisiones religiosas  :   
 El Papa lo autorizó previamente. 
 Ya.    30/07/1983.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La programación religiosa

En repetidas ocasiones hemos informado sobre los proyectos de una nueva

programación religiosa en

Televisión Española. Diversos proyectos han ido quedándose en deseos por

imponderables, por cambios

en los directivos de TVE y este es el momento en que parece que de nuevo las

conversaciones entre

representantes de la Iglesia católica y de RTVE pueden llegar a buen puerto

finalmente. Numerosos lectores de YA nos ´escriben interesándose y manifestando

sus puntos de vista sobre este importante tema: «La programación religiosa en

televisión.» Ofrecemos la opinión de uno de ellos ,como punto de partida de la

rueda de opiniones e informaciones que nuestros corresponsales han recogido al

respecto: Mercedes Cordón, desde Roma, ofrece la situación en la Radiotelevisión

italiana; Gustavo Valverde, desde Nueva York, el pluriforine panorama en las

múltiples cadenas de los Estados Unidos; Ángel Antonio Hernández desde Londres,

Antonio Pelayo desde Parts y David Ramos desde Lisboa, completan la rueda

informativa, ampliamente significativa del tratamiento que en el medio

televisivo se da a la programación religiosa.

TVE debe aumentar el tiempo de sus emisiones religiosas

Don Manuel Vázquez Lábourdette ve así el tema «religión y TVE»: «La programación

religiosa es un tema candente. Siempre fue verdad en los países mediterráneos,

especialmente en nuestra patria, que pesaron más razones sentimentales que

lógicas. Pero se puede hablar de religión en España, sin quemar las iglesias o

sin llevarnos a ellas por decreto.

.

Vivimos en crisis mundial no solamente potencial, sino patente, y la Iglesia en

crisis vive, pero bendita sea la crisis de la Iglesia, que regenera, limpia y

´purifica. Al fin de cuentas rio era otra cosa lo que se proponía Juan XXIII.

Siempre que tratamos de la Iglesia, como siempre que lo hacemos de temas

sociales, caemos en la misma ambigüedad. Son las personas, Fulano y Mengano, los

que no cumplieron el Evangelio e hicieron daño a otras personas, no la Iglesia.

Sí, hay qué reconocerlo, han existido muy malos curas..., y-obispos, y Papas...

Es suficiente pasearse por las páginas de la historia humana de la Iglesia.

Pero, ojo, que nadie tire la primera piedra... Si estudiamos cual´ quier

comunidad, sea religiosa, política, científica, sean civilizaciones existentes o

extinguidas, todas han dejado un sello cultural y beneficioso a la humanidad,

pero todas ellas, sin excepción, han presentado un aspecto deplorable. Porque

son los hombres los que escriben la historia, y´. existen hombres generosos, que

viven realmente su vida para el bien y la alegría de los demás hombres, y

existen hombres egoístas, que emplean a los demás hombres en su solo provecho;

esto se ha dado y se dará en todos los tiempos, con todas las banderas, con

todas las ideas. Son dos mil años los que tienen los cristianos, y.hay que

juzgar a muchos seres que generación tras generación han llevado sobre sus

hombros la carga y la gloria de seguir predicando la palabra de Cristo.

Si TVE obra con profesionalidad, imparcialidad y justicia, ha de aumentar el

tiempo de emisión religiosa, y hay que tener en cuenta que más importante que el

tiempo de emisión es la calidad de los programas. No debe olvidarse que siempre

que en una emisión se ensalzan los principios materialistas, a lo que tiene

perfecto derecho TVE por la lógica libertad de expresión, ha de permitírsele a

los cristianos, en contrapartida, tiempo para decir algo sobre ello. Los

responsables de emisiones religiosas han de ser conscientes de su grave

responsabilidad. La TV es un arma única Han de concebirse programas atractivos,

con presentadores y actuantes que calen en el público, sabiendo lo que dicen,

sabiendo hablar bien. Yo no soy profesional de TV, pero creo que, por ejemplo,

los programas religiosos de TV podrían ser de varias clases, unos en plan corto,

casi como «spots» publicitarios, pero atractivos al público. Otros podrían ser

en plan de películas amenas, pero de matiz religioso. Y, en fin, un tercer

paquete de emisiones en que se traten temas más profundos, con invitados que

además de especialistas estén familizarizados con el medio, sepan hablar de

forma coherente y agradable, tratando asuntos interesantes. Aunque creamos lo

contrarió, hay mucha más cultura en el´ pueblo español de lo que se piensa, y

especialmente en la juventud; lo que pasa es que no sabernos hablar con ella. No

hay más que leer «El pensamiento cristiano del siglo XX», de John Macquerrie,

para darse cuenta de lo mucho que se está profundizando en la búsqueda moderna

de la verdad de Cristo.

Si se consigue que la TV en España sea privada, se abriría una gran puerta a los

cristianos para poder hablar sin trabas, al permitírseles poseer este medio; son

muchos los católicos en nuestro país que lo harían posible. Y no solamente los

católicos, sino los de otras confesiones cristianas e incluso las demás

religiones, para hacer realidad.la TV que nos hable de Dios. Hay que terminar

con la • competencia de las creencias. La próxima visita de Juan Pablo II a

España puede ser el catalizador para que los responsables de TVE tomen

conciencia de la injusticia que están cometiendo con los cristianos españoles,

cosa que estoy seguro no tiene nada que ver con el espíritu de revancha que

existe en muchos sectores.»

 

< Volver