La programación religiosa en el medio televisivo. 
 Gran Bretaña: No puede ser eliminada, reducida o manipulada arbitrariamente     
 
 Ya.    04/03/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Gran Bretaña: No puede ser eliminada, reducida o manipulada arbitrariamente

Como todo el mundo sabe, Gran Bretaña es el país de las libertades democráticas

y el respeto riguroso a sus instituciones fundamentales. El espíritu democrático

surge en este país de las propias raíces del pueblo; de aquí que cualquier

persona, proceda del estrato social que sea, tenga profundamente arraigado el

sentido de la libertad y la democracia. Si uno se pone a hablar con el frutero o

con el lechero en seguida te lo sacan a relucir. No pretenden dar uña lección

política, sino que lo básico lo´ tienen muy claro y lo sienten como algo

esencial que informa y rige sus vidas cotidianas.

Esto es aplicable a todas las facetas de la vida ciudadana británica, y

concretamente a la vida religiosa. Toda religión puede manifestarse y

desarrollarse en Gran Bretaña, siempre y cuando sus fines estén claros y no se

pretenda ocultar algo raro tras ellos. Por sistema, la sociedad británica está

en contra de todo cuanto no se presente abiertamente a la opinión pública, por

muy polémico que pueda ser. Si no se hace así se consideran grupos marginales,

sectas, organizaciones siniestras que pretenden alcanzar objetivos inconfesables

y, por tanto, no son dignos de la confianza de la sociedad. Esta manifestación

de la religión como algo consustancial al ser humano está protegida legalmnte en

cuanto a su difusión en los medios de comunicación social del Estado —radio y

televisión (BBC)— y en la ITV (Cadena de Televisión Comercial) y emisoras

privadas locales.

El principio del que parte la sociedad británica para esto es muy simple: la

difusión religiosa en los citados medios es reflejo de la fe de los cristianos

(el pueblo británico es sumamente cristiano) y explora la relevancia del

cristianismo como forma de vida en la actividad y trabajo de las iglesias. En

este sentido la programación religiosa se dedica, en parte, a la discusión de

los grandes temas morales, sociales y filosóficos que preocupan a la sociedad en

determinado momento .histórico. En muchos casos, en los programas intervienen

también agnósticos, ateos y miembros de otras creencias,.en debate con los

cristianos sobre las citadas áreas de la existencia humana.

En materia religiosa —como en todas las

demás áreas de la información y programación en radio y televisión— ja British

Broadcasting Corporation (BBC) y la Independent Broadcasting Authority

(televisión comercial) disponen de un Central Religious Advisory Committee

(comité consultivo central en materia religiosa), en el cual están representadas

las principales iglesias y, esencialmente, la Iglesia de Inglaterra (anglicanos)

y la Iglesia católica (unos cinco millones de fieles en todo el país). Pero,

además de esto, la BBC cuenta´ con tres comités regionales en materia de

religión (en Escocia, Gales e Irlanda del Norte) y la televisión comercial, con

un panel importante de consejeros religiosos en representación de la Iglesia de

Inglaterra.

La Iglesia- católica, las iglesias libres y las iglesias de Escocia, Gales e

Irlanda del Norte. Todos estos organismos consultivos garantizan la existencia

regular de la programación y la calidad de los mismos.

Aunque la programación religiosa ha disminuido en los últimos tiempos, aún sigue

siendo importante. La BBC-televisión emite dos horas y media semanales y la BBC.

radio ocho horas semanales. La televisión comercial emite otras dos horas y

media a la semana, mientras las radios locales independientes emiten más de una

hora semanalmente. Los programas religiosos son puestos en antena principalmente

los domingos; Tanto la BBC como la televisión comercial los difunden

simultáneamente desde las 6,40 a las 7,15 de la .tarde, aunque cada canal

presenta regularmente programas de contenido religioso en diversas horas.

Ni estos programas ni cualquiera otros en materia educativa, información

general, difusión política imparcial, promoción de las artes, etc., pueden ser

eliminados´o reducidos arbitrariamente. La decisión tendría que venir dé la

cúspide. La BBC está regida por 12 gobernadores designados por la Reina a

propuesta del Gobierno. La televisión comercial, por otros 12 miembros nombrados

por el ministro del Interior, que son los encargados de determinar las compañías

privadas de programación de televisión, que arriendan la .cadena mediante

contratos temporales.

 

< Volver