Ya no se trata de cristianos y marxistas, sino de integrismo y progresismo     
 
 Ya.    23/11/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Yo no se trata de cristianos y marxistas, sino de integrismo y progresismo

«Reflexión crítica sobre la Interpretación marxista del origen del

cristianismo», de don José María González Ruiz, abre la semana de conferencias

sobre «Marxismo y cristianismo» en la A. G. de P.

En la Asociación Católica de Propagandistas ayer se inauguró la semana de

conferencias sobre el tema de "Marxismo y cristianismo". La primera ponencia

corrió a. cargo de don José alaría González Ruiz, quien disertó sobre la

"Reflexión crítica sobre la -interpretación marxista del origen del

cristianismo".

El conferenciante, al referirse a las varias etapas desde sus comienzos, por las

que ha pasado la interpretación marxista del cristianismo, explicó que en un

principio, tanto Marx como Egels no aportaron nada nuevo al planteamiento,

fundamentalmente crítico que la Ilustración había adoptado frente al fenómeno

histórico de la persona de Jesús de Nazarct y del desarrollo sucesivo de las

comunidades cristianas a través del Imperio Romano. Cuando posteriormente, a

principios de este siglo, se fue imponiendo la llamada "escuela mitológica",

muchos autores marxistas se adhirieron, gro-so modo, a este planteamiento,

aportando algunas o b s e rvaciones deducidas fie la nueva ideología marxista:

materialismo dialéctico y materialismo histórico.

A partir de la revolución de octubre—prosiguió el señor González Ruiz—comienza

en la Unión Soviética una nueva etapa en el estudio sobre los .orígenes del

cristinaismo. Durante mucho tiempo la gran Enciclopedia Soviética se veía

obligada a situar el lugar original. del cristianismo en el Asia Menor, mientras

que progresivamente los .historiadores no podían honestamente sostener tal

hipótesis, dadas-las aportaciones. científicas sobre la materia. A partir de

entonces los- historiadores soviéticos pudieron respirar tranquilos.

A comienzos de los años veinte Antonio Gramsel, el fundador del PCI, afirma

categóricamente que el cristianismo, "como materialismo práctico", ha llevado

siempre una fuerte carga positiva en función de un proceso de liberación del

pueblo, sí y en tanto que su "idealismo" teórico" está manipulado por unos

intelectuales y teólogos al servicio de las clases explotadoras.

Gramsel, dijo el conferenciante, no le plantea la cuestión de si esta

manipulación teológica desvirtúa lag esencias fundamentales del cristianismo;

más bien se inclina por la afirmativa.

El lo que se refiere a los últimos años, el conferenciante apuntó que, cuando

entre cristianos y marxistas se abrió el diálogo, hubo una mutación importante

en el planteamiento por ambas partes: planteamiento proporcionalmente paralelo.

Ya no se trata—añadió—de cristianos y marxistas, sino de integrismo y

progresismo. Por una y otra parte hay doe talantes irreconciliables: el

integrismo marxista pretende ser un "totum" que cubre con sus alas toda la

realidad humana y cósmica, convirtiéndose también en una nueva especie de

religión. Por su parte,´ el integrismo cristiano tiene la« mismas pretensiones

absorventes.

 

< Volver