Autor: Bayón, Miguel. 
 Garaudy, en Madrid. 
 Cuando la utopía es lo posible     
 
 Diario 16.    19/01/1977.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Miércoles 19-enero 77/DIARIO 16

SOCIEDAD/21

Garaudy, en Madrid

Cuando la utopía es lo posible Miguel Bayón

Roger Garaudy, antiguo stalinisia y hoy socialista autogestionarlo, presentó

ayer en Madrid su último libro "Una nueva civilización. El proyecto Esperanza",

editado por "Cuadernos para el Diálogo". Fue presentado por Joaquín Ruiz-

Giménez, y su personalidad, glosada por Gregorio Peces-Barba.

"Esta obra —dijo a D16 Peces-Barba— está en la línea de Garaudy, después de «u

expulsión del Partido Comunista Francés. Propone un debate abierto ea pro de la

.autogestión, de la democracia directa y de un socialismo no dogmático."

Garaudy, cuyas influencias Intelectuales más ostensibles vienen del marxismo,

del personalismo y de la crítica antipositivista, dejo, desde el principio bien

sentado que su marco es la situación francesa, aunque BU reflexión abarque en

cierta medida a todas las democracias liberales.

Aparte de los partidos

En el curso de un prolongado coloquio con el público que abarrotaba la sala del

hotel lía, el profesor francés explicó: "Mi proyectco de alternativa global a

esta sociedad se sitúa aparte de los partidos tradicionales. Estos, que

entienden por política sólo el voto, pueden cambiar el Gobierno o, todo lo más,

un Régimen, pero no construirán el futuro. No podemos fundar una política de

futuro sobre una delegación permanente de poder, que ea justamente lo que

constituye el modo de ser de los partidos. La revolución es algo que se hace día

a día. Por eso es tarea de la base, porque la base siempre ha sido excluida de

esta sociedad que sólo aspira al crecimiento por e] crecimiento, sin finalidad.

Sin embargo, ¡as bases son el lugar .privilegiado de la anunciación profética.

Esto no se quiere ver, porque, si miramos el pasado, podemos pensar que solo era

posible lo posible que fue realizado. Pero es que la historia la escriben los

Vencedores, los no excluidos, aunque la bagan directamente los excluidos".

Autogestión y utopía

lia autogestión, le utopia, son, pues, realizables para Garaudy. "Autogestion es

autodeterminación de fines y autogestión de medios. Diría que es resolver los

problemas allí mismo donde se presenten, y con el protagonismo directo de los

sujetos. Yo no creo en lo que dice Althusser de que la historia no tiene sujeto.

Yo creo que los hombres concretos son sujetos y han de ser protagonistas. Es

preciso des-fatalizar la historia, y el futuro, no creer de antemano que va

hacia el "progreso" o hasta la "catástrofe"

"Hay que desterrar —continuó— el concepto de socialismo como inevitablemente

impuesto desde arriba: eso no es socialismo, sino ausencia de socialismo.

Ejemplo, el modelo déla U. R. S. S. Especialmente corremos peligro de un cierto

stalinismo " en Francia, ea cuanto que nuestra historia es centralista. La

alternativa autogestionaria es todo lo contrario: antiburocrática,

descentralizada. Se. diferencia del cooperativismo proudhoniano en que éste sólo

ES movía en el seno de la empresa. ,Pero hoy ya habla del marco exclusivo de la

empresa hasta la CGT, que repite así el esquema capitalista."

Cristianismo y marxismo

coinciden para Garaudy en tanto que aún pueden ser considerados como elementos

vivos, pese a su pasado de perversiones institucionales e ideológicas. "La tarea

del cambio es inmensa. Pensemos que un partido que propusiese en Francia o en

una democracia liberal cambiar el modo de vida actualmente en vigor para el

ciudadano, se suicidarla. Hay como una ley entropica, una ley de pesadilla, que

condiciona el equilibrio de los votos. Los consejos de autogestión superarían

esta sociedad: los representantes serían rotativos, la información permanente, y

la cultura no solo académica, sino fundada, en el debate y en la

antiespecialización."

 

< Volver