Conferencia de don Pedro de la Herrán. 
 ¿Puede un cristiano ser marxista?     
 
 Arriba.    29/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Conferencia de don Pedro de la Herran

¿PUEDE UN CRISTIANO SER MARXISTA?

MADRID. (De nuestra Redacción.)—Don Pedro de la Herrán, doctor en Derecho

Canónico, ha pronunciado la tercera y última conferencia dentro del ciclo de

Teología que en Montelar se está llevando a cabo con el título «¿Puede un

cristiano ser marxista?

Entre otras cosas, dijo: «El mundo de hoy está enormemente sensibilizado a los

imperativos de la justicia; el estado actual de las cosas no anda demasiado

cerca de los ideales del Evangelio. Y el marxismo se presenta para algunos

cristianos como la solución para ligar objetivos justos a corto plazo.»

«Piensan que pueden utilizar los métodos marxistas. La diferencia con el

marxismo es radical: Está tanto en la visión que tiene del mundo y del hombre,

como en los métodos de acción, en los medios para, conseguir lo que propugnan.

Los medios cristianos no pueden ser más que los del Evangelio, que los de

Cristo: Jesucristo predicó la conversión del corazón humano, predicó la

liberación interior de las propias miserias, de los propios pecados. La

revolución que viene a hacer Cristo en la sociedad es una revolución que parte

de cada hombre, desde la persona hacia las estructuras, desde el mundo de cada

conciencia individual, hacia los sistemas estructurales. Esto, siempre

respetando la libertad humana —aunque con ello nos encontremos, con quienes no

quieren colaborar—. Hay quien piensa que es mejor violentor, aplastar al prójimo

y lanzarse contra los demás caiga quien caiga. La vida evangélica para la

construcción del mundo pasa por la libertad humana es más lenta, carece de

soluciones a corto plazo, pero se basa en la conversión y transformación del

hombre. Este será quien cambie las estructuras y no al revés.»

«Las causas del atractivo que sienten algunos cristianos por el marxismo están

basadas en la falta de fe intensa y formada, en la falta de oración, de

frecuencia de sacramentos, de. información seria sobre lo que es la Iglesia.

El gran arma para contrarrestar el avance marxista es tomarse profundamente en

serio la revolución de la sociedad enarbolando la bandera de una sociedad más

justa. Sé frenará el avance cuando los cristianos nos formemos mejor y vivamos a

fondo nuestra fe.

Martes 29 marzo 1977

 

< Volver