Iglesia denuncia reaparición de planes sobre control natal     
 
 Última Hora.    21/04/1990.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

La Paz, sábado 21 de abril de 1990

Iglesia denuncia reaparición de planes sobre control natal

(ANF).- El Secretariado Arquidiocesano de Pastoral Social (SE-APAS), dependiente

del arzobispado de Santa Cruz, denunció la reaparición de programas "llamados de

planificación familiar, que no son otra cosa que planes disfrazados para ejercer

el control de la natalidad en nuestro país".

En un pronunciamiento, el "SEAPAS" señala que recientemente fue creado aquí un

Comité Regional del Plan Nacional de Supervivencia Infantil y Salud Materna.

Califica este programa como positivo y aprovechable en algunos capítulos,

advierteue llama la atención la preocupación por la mujer de edad fértil y

adolescente, como así también que se insista que no se trata de control natal,

sino de planificación familiar.

El organismo eclesialrecuerdaque en 1973,lalglesiasepronun-ció en contra de

programas similares y que, luego, el Cuerpo de Paz, cuyo retorno se anunció

recientemente, tuvo qué salir del país ante denuncias similares.

"SEAPAS" también se pregunta a qué se debe el interés y la urgencia de varios

organismos Internacionales y de los Estados Unidos por financiar programas de

planificación familiar, incluso preparando intensivamente a médicos y enfermeras

en el uso de métodos anticonceptivos.

"¿Por qué se dirige los programas a la madre, si es lapareja laque tiene que

decidir el número de hijos que desea? Por qué el asalto sobre la mujer en edad

fértil, para que tome pildoras, preservativos o para ponerse la Tde cobre. A qué

se debe el interés extranjero en programas disfrazados de planificación

familiar?", se pregunta el organismo. El pronunciamiento concluye así: "Es

importante que todos nos comprometamos en la gran tarea de la defensa de la vida

humana, desenmascarando los intereses económicos opresivos y visiones

ideológicas que están detrás de esta ofensiva contra la vida no sólo enBolivia,

sino en toda la América latina. Si bien nuestro pueblo no tiene el dinero, ni

los recursos ni el poder, tiene en cambio la fuerza de la verdad, la familia, el

amor, la vida, la dignidad y la santidad del matrimonio".

 

< Volver