El título de la ley, aprobado, a reserva de que responda después al texto     
 
 Ya.    02/06/1967.  Página: 11-12. Páginas: 2. Párrafos: 30. 

YA

2 de junio de 1967

Información Nacional

pag. 11

EL TÍTULO DE LA LEY, APROBADO,

a reserva de que responda después al texto

La Comisión de Leyes Fundamentales y Presidencia del Gobierno, que estudia el proyecto de ley Orgánica del Movimiento y su Consejo Nacional, reanudó sus sesiones a las once menos cinco.

Intervino en primer lugar el señor Asís para defender el proyecto y manifestar que está conforme con mantener el título del mismo, ya que las razones expuestas en contra no son válidas. El señor Martínez Esteruelas no encuentra argumentos solidos y categóricos en aquellos procuradores que impugnaron el proyecto de ley. "Las líneas de impugnación—dijo—se apoyaban en que el proyecto era anticonstitucional. El anticonstitucionalismo tiene que ser flagrante, claro y patente, y sólo por estas razones puede impugnarse una ley como anticonstitucional. Este proyecto no tiene violación de los textos fundamentales, con lo que no estamos ante un caso de anticonstitucionalidad." Dijo también que las palabras pronunciadas en la sesión de ayer habían juzgado a todo el régimen. "Una generación que creía que España, ante los problemas del partido único, había encontrado la tercera solución, esa esperanza de la juventud ha sido en gran parte defraudada por las personas que intervinieron, y que por su experiencia y formación trataron de romper la esperanza generacional. Se dijo que este proyecto de ley creaba un

Estado dentro del propio Estado. Es una expresión tópica. Las líneas generales de la acción del Movimiento y del Estado están perfectamente delimitadas. El Consejo Nacional no es un órgano del Estado, sino la representación del Movimiento." Glosó los diversos artículos del proyecto y dijo que el Movimiento nacido de la guerra y el que se trata de constitucionalizar en esta ley es una comunidad e integración de españoles, y lo considera como la tercera solución entre el partido único y el pluripartido.

Terminó diciendo: "Yo digo que esos señores procuradores que repudian este proyecto de ley: "Vengan con nosotros."

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR MUÑOZ ALONSO

pieza y pureza de pensamiento, por no estar adscrito a ninguna ideología. Yo acepto sobre mis espaldas todos los defectos que ha tenido el Movimiento. No se puede estar en el Movimiento sólo para aprovecharse de las virtudes. Querer una perfección ilimitada en un movimiento político es una Utopia.

Aquí no hay disidentes; aquí lo que TTay es partidarios *st Movimiento y sustltuyentes Sel Movimiento."

Dijo también que "tocto movimiento era política, y que por ello se desgastan las personas, pero no las ideas, que son eternas. Aquí todos somos del Movimiento, y hay una manera de negarlo, no tirándolo por la ventana, sino encerrándolo, asfixiándolo".

Intervino después, también en defensa del proyecto de ley, el señor Gómez de Aranda.

NO SON LAS IDEAS, SINO LAS PERSONAS LAS QUE SE GASTAN

El señor Zelada. de Andrés Moreno, secretarlo de la Comisión, interviene para, al hacer una profesión de fe política, indicar que sus palabras son para defender el criterio de que la prudencia política hubiera aconsejado traer una ley para organizar el Consejo Nacional y no para la que el Gobiarno ha enviado. No niega la iniciativa al Gobierno ni 1?. necesidad de regular el Movimiento, pero estima _fljie ahora es el peer momento. Pudo hacerse antes o debé~hacersr dasptlés.

Señala su pertenencia al Movimiento desde que lo fundó el 19 de abril de 1937 Francisco Franco. Habla de que las circunstancias del mundo y la evolución sociológica de España obligan a una revisión de sus estructuras, pero es preciso un estudio en profundidad, que debería hacer el Consejo Nacional. Añade que las verdades son eternas, pero las voces y las organizaciones que las encarnan tienen que adaptarse a las necesidades de cada época. No son las ideas, sino las personas que las postulan en la vida las que ,se gastan. Y de esto hay que sacar las necasarias consecuencias.

Termina diciendcuaue se Inclina ggr la enmienda del señor Sánchez SjEésta antes de que éste la hubiera desbordado en su intervención oral de ayer, pues no desea hacer una enmienda a la totalidad, sino señalar una postura política y un criterio, que aplicará en su caso a íós distintos artículos a discutir.

INTERVENCIÓN DEL SEÑOR ABELLANO

Intervino después el eeñor AreB Intervenciones de los señores Asís, Martínez Esteruelas, Muñoz Alonso, Gómez de Aranda, Celada de Andrés Moreno, Arellano, Lamo de Espinosa y Sanz Orrio, en la sesión de la mañana • Por la tarde pronunciaron discursos los señores González Bueno, Cotorruelo, Primo de Rivera, Gastan Tobeñas, marqués de Valdeiglesias, Porcioles, Herrero Tejedor y Navarro Rubio H El general Vigón dio por no presentada su enmienda a la totalidad del proyecto, y retiraron las suyas los señores Sánchez Agesta y Arellano

llano. Comenzó refiriéndose al acto constitucional de la F. E. T. y de !as J. O. N. S., y dijo que el Movimento era la culminación de una época política, y que rechazaba partidismos políticos y partido único. Loa que venimos representando una doctrina desde hace más da cien años, como es la doctrina tradicionalista, vemos que hoy está consolidada en el Movimiento. Hablo en el Movimiento Nacional Estamos en el mismo barco, viajando juntos, y tenemos que terminar este viaje juntos, por lo que debemos estar interesados en que la ;nave lleve buen rumbo. Dijo después que no se podía tener una susceptibilidad tan a flor de piel como se ha manifestado en la Comisión Tenemos el deber de habí r sinceramente para no cometer un delito de traición. Reconoció la altura de lo-s debates habidos ayer, en los que intervinieron profesores, catedráticos y juristas que explicaron todo el proceso de si esta ley está o no en pugna con la ley Orgánica del Estado y sobre GÍ el Movimiento tiene que ser o no una organización. El problema que hoy nos ocupa no > s de catedráticos ni juristas, sino de políticos. Dijo que no le convencieron los argumentos del señor Fueyo Alvarez, expresados el día anterior, defendiendo el proyecto de ley. Añadió que todos estamos contra los partidos políticos, pero en las discusiones se demostró que todos llevamos dentro esos partidos políticos y tenemos que desterrarlos. ¿No es raro que dos catedráticos mantengan puntos contrarios sobre el contrafuero y la anticonstitucionalidad? Dijo que lo que hay i.ue tener en cuenta es contestar a estas preguntas: Si la ley del •HiHIlMIlMIjtiP^MMSvSiflft

Ü1É KQlílfcWBwff ¡m est« momento, sí o no; y contestar si el Movimiento ha actuado como un partido, sí o no. Anunció que votaría en contra en el tema que se discutía, pero añadió: "Tengo el mismo destino y el mismo fin que todos los que aquí estamos; pido a Dios que el equivocado sea yo, y pido a Dios también que esa seguridad que tiene la ponencia de la Comisión sea cierta Lo celebraré.

EL MOVIMIENTO TIENE QUE ESTAR DESARROLLADO

El señor Lamo, de Espinosa di.jo en su intervención que pretendía serenar los ánimos y llevar la discusión al terreno jurídico, que era precisamente donde no se había planteado el problema. Las discrepancias al proyecto surgen al considerar si el Movimiento debe tener o no una organización. Hace referencia a la ley Orgánica del Estado y dice que el Movimiento tiene preceptivamente que estar desarrollado por una ley, y éste es el tema único que debe ser objeto de debate.

APACIGUAR LOS ÁNIMOS

El señor Sanz Orrio habla también; para apaciguar los ánimos, dice. Se ha dicho ya de todo, y reconoce que el debate interesa más que el estudio que estamos haciendo del proyecto. Pero cree que debe buscarse la unidad entre todos, pues que sólo hay discrepancia en pequeños detalles. ¿Qué hay en el proyecto que no permita su perfeccionamiento? La ley en sí no tiene nada que represente un mal para el rrís. No demos a España la sensación de estar desanimados y desunidos.

A las dos y cinco el presidente levantó la sesión, para continuarla a las cinco y media de la tarde.

título legal hay que considerarlo desde la perspectiva del Estado.

El Consejo Nacional es un órgagano ambivalente. Sirve, de un lado, como representación colegiada del Movimiento, y por otro lado, es un órgano del propio Estado. Es indispensable para la constitución de las Cortes y del Consejo del Reino. Interviene en la prepara, ción del referéndum y del recurso de contrafuero. Y cumple la misión de ser un órgano consultivo del Gobierno y particularmente del Jefe del Estado.

Ahora bien, la exposición de motivos de la ley Orgánica del Estado lo ve solamente desde la perspectiva del Estado al decir que "es llegado el momento oportuno para culminar la institucionalización del Estado nacional...; señalar la competencia del Gobierno...; delimitar las atribuciones ordinarias de la suprema magistratura del Estado...; establecer la organización y funciones del Consejo Nacional". Hay, pues, en este planteamiento un "todo", que es la institucionalización del Estado nacional, y una parte de esta institucionalización, que es el Consejo Nacional. Este encuadre d e 1 Consejo Nacional dentro del marco institucional del Estado ha hecho, a mi juicio, entre otras razones, que la ley Orgánica del Estado hable tan sólo de Consejo Nacional sin más apelativos, y no de Consejo Nacional del Movimiento, como el proyecto postula. Porque en este último caso se produce un cambio de ángulo visual que desenfoca la visión de todo el sistema Institucional del Estado. Y. lo que es más importante, extorsiona las funciones que incumben al Consejo Nacional como órgano del Estado y, en especial, las que debe prestar "particularmente" al propio Jefe del Estado, conforme al articulo séptimo de la ley.

Si el Consejo Nacional, que regula la ley Orgánica del Estado, no tuviese otros fines que los propios del Movimiento, el problema estaría sólo en el nombre. Pero resulta que, con independencia, de estos fines señalados en el artículo 21, como propios de la representación colegiada del Movimiento, el Consejo Nacional cumple también otras en relación directa con el Estado. Tal es el caso del artículo 7." de la ley Orgánica del Estado: "Corresponde, particularmente, al Jefe del Estado (entre otras siete atribuciones claramente señaladas) recabar informes del Consejo Nacional."

OTRA DIFICULTAD

Otra dificultad del nismo fuste se nos presenta al considerar la función del Consejo Nacional en la preparación del referéndum, del que, por cierto, no se habla en el proyecto de ley, sin duda por omisión involuntaria. Es preceptivo «1 informe del Consejo Nacional, a fin de considerar si existe motivo para promover un recurso de contrafuero.

Con arreglo al articulo 7." de la ley Orgánica del Estado, el Jefe de! Estado puede pedirle al Consejo Nacional que informe no sólo sobre el hecho mismo de la conveniencia o inconveniencia política de pulsar la opinión nacional acerca de un supuesto determinado y en un preciso momento. Y volvemos a tronezar con la imposibilidad de reducir la competencia del Jefe del Estado confundiéndola con la del Jefe del Movimiento, poique en este último supuesto el Consejo Nacional tendría que limitar su informe a los fines especificados en el artículo 21. V Va no podría ser órgano de amplia comunicación puesto por la ley al servicio del Jefe del Estado, a fin

(Continúa en pág. siguiente)

Información Nacional

2 de junto de 1967

YA

COMISIÓN de las CORTES

(Viene de la pág. anterior)

de que lo utilice de un modo excluyente o concurrente, según los casos, en combinación con el Consejo del Reino;

Conviene, a mi entender, que dejemos las cosas en su lugar y con el encuadre con que las fijó la ley Orgánica del Estado, si no queremos provocar complicaciones constitucionales que resultarían, a mi juicio, Inevitables.

La ley Orgánica del Estado es tá muy bien pensado y muy bien matizada. Cuando habla de Consejo Nacional y no de Consejo Nacional del Movimiento—lo que podo hacer perfectamente y no lo hizo—es, sin duda, por algo. Creo por ello conveniente llamar a las cosas por el nombre que la ley les puso al darles forma. Y aconsejo nuevamente que evitemos unas complicaciones que considero, por otro lado, innecesarias. RETIRADA DE ENMIENDAS El señor Vigón interviene para decir que se de por jm presentada su enmienda a IS totalidad del proyecto na pofque sa .esjé eaguf» xie que le falta la razón, sino porqué no ss la van a dar.

Ef-señor Sanchez Agesta dice que defendió su enmienda sT proyecto porque en. el título dei mismo no se satisfacía una regulación del Movimiento, y ello no suponía un ataque a algo que le dolería se pudiera interpretar así. El Movimiento fue transformado con la ley Orgánica del Estado. Llamó la atención sobre el hecho de que el Consejo Nacional aparece regulado en la ley Orgánica del Estado como órgano del Movimiento, pero también del Estado, El proyecto no es anticonstitucional en principio; el proyecto puede ser mejorado. Encuentra inmadura la organización del Movimiento en este nuevo momento que estructura la ley Orgánica. Mis enmiendas al proyecto, dice, hay qu« verlas en su conjunto; no desmantelan nada y confían en que sean consideradas al estudiar el articulado, porque pueden perfeccionar el proyecto.

Dice que no cree exista división entre los procuradores. Lo que sucede es que en el diálogo, que es fecundo, a unos les ha tocado lo fácil, decir sí; a oíros la dolorosa y difícil misión de disentir, porque creemos que el proyecto puede ser mejorado.

El señor Pérez Embid interviene para decir que mairtterre su enmienda.

Por la ponencia habla don Licinio de la. Fuente Agradece qué~el señor Vigón retirase su enmienda a ha totalidad del proyecto, pues facilitará ´ las cosas. Ha quedado claro que el título no plantea un problema de inconstitucionalidad de la ley. La ponencia mantiene el título del proyecto, pero si durante las discusiones del articulado se modificasen éstos sustancialmente, cabría la posibilidad de reconsiderar el titulo del proyecto. El título puede sostenerse porque todas las funciones que al Consejo Nacional le correspondan son contó órgano colegiado del Movimiento, y esto es lo que le da autoridad para que el Jefe del Estado pueda, pedirle informe.

Hay una realidad evidente, v es que €¡ Movimiento existe y hay que regularlo por ley. Las discrepancias están en si deben ser dos leyes o una sola. Lógicamente, el Movimiento debe regularse en la misma ley que el Consejo Nacional, y esa regulación debe ser flexible, parn hacer las reformas de estructuras y aperturas que el propio Movimiento exig-e. Recordó cómo, mediante moción, el propio Consejo Nacional pidió la regulación del Movimiento al Jefe del Estado.

No encuentra por qué se ha de hacer cuestión fundamental el título del proyecto, que tendrá que estar siempre configurado con el contenido. Quizá estemos afrontando Ja prueba del luego del contraste de pareceres. ¿Qué va a resultar de esta prueba? El pueblo, al que representamos, es el destinatario de esta ley; está atento a nuestro ejemplo y no debemos defraudarlo. Hemos de tratar de superar las diferencias.

Llamo a la unidad. No podemos desilusionar a los jóvenes de que somos incapaces de alcanzar ana nueva convivencia. Y no podemos desilusionar tampoco a los jóvenes ni insinuar con nuestra conducta que no les queda otro camino que volver a los viejos partidos políticos. Nos unen a todos más cosas que nos separan, y hemos de fijarnos só:o en esa unión común. La ponencia—concluye— mantiene el título del proyecto de ley, y ello no prejuzga discutir después todo el contenido.

El señor Pedresa Latas pide evitar en lo posible Una «Natación sobre el título del proyecto de ley. El señor Oriol Urquijo (don Lucas) dice que la unidad no se resquebraja porque haya grietas en ella.

APROBACIÓN UNÁNIME

El presidente de la Comisión, don Joaquín Bau, sometió a votación la denominación de la ley que la ponencia mantiene, pero, recogiendo las manifestaciones de la ponencia por boca del señor De la Fuente (don Licinio), dice quo, una vez discutida la ley, se podrá reconsiderar el título definitivo de la misma.

Los señores Sánchez Agesta y Arellano, en vista de ello, retiran sus enmiendas. Y el enunciado de ta ley queda apMbadcf por unanimidad en las condiciones flachas.

A las nueve y cinco de la coche se levantó la sesión, para continuarla hoy a las diez y media de la mañana.

 

< Volver