La ley del movimiento, en las Cortes. 
 De la pasión, a la cordialidad     
 
 Pueblo.    03/06/1967.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 46. 

LA LEY DEL MOVIMIENTO, EN LAS CORTES DE LA PASION, A LA CORDIAL! D

Ayer viernes, por la mañana, hubo menos procuradores que el día anterior en la sala donde se reúne la Comisión que estudia el proyecto de ley del Movimiento y de su Consejo Nacional, Se entró en la discusión del articulado de la ley.. Tranquilidad y cordialidad son las notas dominantes de esta mañana parlamentaria.

Don Joaquín Bau abrió la sesión a las once menos cuarto. Se registra una, primera y breve intervención del señor Oriol, don Lucas, para decir que su enmienda a la exposición de motivos no es antirreglamentaria,.

El artículo primero, redactado -por la ponencia en sit informe, dice así:

Articulo 1. «En virtud de lo establecido en el artículo cuarto de la Ley Orgánica del Estado, el Movimiento Nacional, comunión de los españoles en los principios promulgados por la ley Fundamental de 17 de mayo de 1958, informa el orden politico, abierto a la totalidad de los españoles, y, para el mejor servicio de la Patria, promueve la vida política en régimen de ordenada concurrencia de criterios.»

• MATÉU DE ROS: LA ORGANIZACIÓN DEL MOVIMIENTO

Interviene largamente el señor Matéu de Ros. El artículo 1.", por ser una transcripción fiel del artículo 4.° de la Ley Orgánica del Estado, es indiscutible. Pero el señor Matéu de Ros añade un artículo 2," que diría:

«El Movimiento Nacional podrá promover aquellas organizaciones, asociaciones y servicios que estime convenientes para el mejor cumplimiento de sus fines.»

A juicio del señor Matéu de Ros el título I de este proyecto de ley es «pobre, tímido e insuficiente en lo

que se refiere al Movimiento. Sólo se le dedica, prácticamente, un artículo, el 2.°...»

Continúa el p r o c u rador opinando que el Consejo Nacional es uno de los órganos más importantes del Movimiento: pero es sólo una parte de él. y el proyecto dedica «el todo a la parte y la parte al todo». Él Consejo Nacional es el órgano colegiado que representa al Movimiento. El señor Matéu de Ros matiza:

«en realidad, es el órgano colegiado que representa a la organización del Movimiento».

«Los Principios Fundamentales —prosigue el señor Matéu de Ros — obligan a to Movimiento no les obliga, no puede serle impuesto. No se pertenece al Movimiento por el hecho de ser ciudadano: se requiere pertenecer libre y voluntariamente. Si al Movimiento no se le da una regulación adecuada, se producirá en el país un vacío lamentable, un vacío que seria llenado por los partidos políticos de hecho, ya que no de derecho.»

• RETIR ADA DE ENMIENDAS

Después, las intervenciones son rápidas. Muchos procuradores´ retiran sus enmiendas, otros se muestran de acuerdo con la ponencia, ya que el articulo primero es fiel transcripción del cuarto de la Ley Orgánica del Estado.

• SE APRUEBA EL ARTICULO I

Don Vicente Mortes por la ponencia, dedica unas palabras a cada una de las intervenciones. Antes de someterse a la aprobación de la comisión, el señor Pedrosa Latas ruega al presidente que «a fin de ganar tiempo, cada vez que en el. articulado se transcriban párrafos de la Ley Orgánica del Estado, se pasen sin discusión, ya que son indiscutibles». El presidente responde que está obligado a conceder la palabra a todo el que ha presentado enmiendas.

Sometido al consenso de la comisión el artículo primero, con la redacción dada por la ponencia, es aprobado unánimemente.

• RECHAZADO EL 1 BIS

Se pasa a la discusión sobre la inclusión de un artículo primero bis. Los señores Mendoza Guinea y Gías no insisten en ello, en vista de que la ponencia ha admitido lo esencial de sus peticiones, si bien en dos artículos distintos. No obstante, el señor Mendoza Guinea hace una alusión a cuantos han hablado del peso del volumen de enmiendas (un kilo), a los que pide pesen las enmiendas que pre t e n d e n marginar al Movimiento y las que pretenden vitalizarlo, y verán que las primeras apenas si pasan de los cien gramos.

Interviene por la ponencia el señor Mortes, quien confirma que se han recogido ambas enmiendas, por lo que. por unanimidad, se rechaza la inclusión de este artículo primero bis, y el presidente concede un descanso de quince minutos a las doce y media de \a mañana.

• ARTICULO II

A la una menos cinco se reanuda la sesión, que aborda ahora el artículo segundo, para el que la ponencia propone el siguiente texto:

«I. el Movimiento Nacional actúa por medio de:

a) La Jefatura Nacional.

h) El Consejo Nacional.

c) La Secretaria General.

.di .Lee. Canse jos grovinciaTPT y rocains.

e) Aquellas organizaciones y entidades que se consideren convenientes para el cumplimiento de sus fines.

II. La composición de los Consejos provinciales y locales será fundamentalmente representativa, en la forma que reglamentariamente se establezca.

III. El Movimiento Nacional y sus entidades y organizaciones estarán abiertos a todos los españoles previa aceptación expresa de fidelidad a sus principios en la forma que reglamentariamente se determine.

Esta participación se entenderá y regulará de modo que quede garantizado el pleno respeto a la libertad de 1» persona y permita el legitimo contraste de pareceres.

IV. En los términos del principio VIII de la ley Fundamental, de 17 de mayo de 1958, que define el carácter representativo del orden político, el Movimiento Nacional asegura la participación responsable de los españoles en la vida pública, procurando que la pluralidad de opiniones se encauce y desarrolle al servicio de la unidad nacional y del bien común.»

El señor Mendoza Guinea mantiene la postura de que >?el Movimiento es inconcebible sin la adhesión fervorosa y directa de los hombres que están dispuestos a servirle». .El señor Matéu de Ros pide que en el apartado 3 se haga aceptación expresa de fidelidad a los principios del Movimiento y demás leyes Fundamentales y que, en el apartado d), antes de los Consejos provinciales y locales. se haga mención de las jefaturas del Movimiento.

El señor Oriol (don Lucas) pide que el secretario general, al que hace mención en el texto de la ponencia, sea el del Consejo Nacional y no el ministro^secretario general del Movimiento.

• UDINA MARTORELL: DEFENSA PERSONAL

Interviene a continuación el subsecretario de Obras Públicas, don Santiago Udina Martorell. Comienza por rechazar las definiciones que se han hecho de su persona, por su intervención anterior, y manifiesta que expuso su enmienda sin levantar bandera ninguna. «Creo que estamos en unas Cortes a las que se viene a trabajar por el pueblo, para, en unión del Jefe del Estado, colegislar. Estoy de acuerdo en que hemos de hacer todos los esfuerzos posibles para lograr la unidad, reflejo de la unidad de los españoles, que se logrará sacando una ley con posibilidades de futuro.»

Vuelve a plantear el señor Udina el tema del contrafuero en el artículo del proyecto de ley. Dice que el artículo 2." que se discute vulnera el concepto del Movimiento que da la Ley Orgánica del Estado, convirtiendo la comunión en organización; tamWén transforma el sentido dfl artículo 1.°, ya aprobado. «pues esa apertura a todos los españoles se cierra con el requisito de la aceptación expresa, que puede ser requerida para la adscripción a las organizaciones filiales del Movimiento, pero nunca para la comunión en sus principios. No es que el Movimiento no tenga organización lo que yo pretendo, debe tener tantas organizaciones como sean necesarias para el cumplimiento de sus fines».

Termina e! señor Udina proponiendo se acepte que «el Movimiento actúa a través de su Jefatura Nacional, los españoles en comunión de svis principios, el cuerpo electoral y el Consejo Nacional.»

• RIVAS GUADILLA: APERTURA

El último que interviene en la sesión de la mañana es el señor Rivas Guadilla. quien manifiesta que «echa de menos las indispensables normas que. efectivamente, abren al Movimiento a todos los españoles en comunión de los principios, así como la ordenación de la concurrencia de criterios, que son las notas deftnitorias y delimitadoras establecidas en la Ley Orgánica del Estado como informadoras del orden político del 18 de julio».

A las dos y diez de la tarde el presidente, señor Bau, levanta la sesión, hasta las cinco y media.

• LA SESIÓN DE LA TARDE

Con menos procuradores que por la mañana continuaron por la tarde los debates. El presidente, señor Bau. abrió la sesión a las seis menos cinco de la tarde y concedió la palabra a la ponencia, representada en esta ocasión por el señor Fueyo.

• FUEYO, POR LA PONENCIA

El ponente centró su disertación en contestar a cuatro procuradores, los señores Matéu de Ros, Oriol (don Lucas), Udina Martorell y Rivas Guadilla. Dice a! primero que ha reprochado a la ponencia que no avance más en las lineas de estructura de organización del Movimiento. «Lo cierto —responde el ponente— es que estamos navegando entre Escila y Caribdis. pues mientras unos piden que avancemos, otros se pronuncian por no coartar al Consejo Nacional.» Con relación a la inclusión de los jefes provinciales, dice que éste ha sido uno de tos aciertos de equilibrio y de prudencia de que ha dado muestra el Gobierno al no avanzar sobre este tema, ya que no es el momento idóneo. «La ponencia no puede incurrir en el defecto: que le ha sido reprochado, de recortar las competencias del 1efe nacional y rio´ Consejo Nacional.»

Pasa a ocuparse a continuación de la enmienda del señor Oriol y dice que no insiste sobre el tema de la «minoría tutelar en monopolio exclusivo», pues «preguntarme a mí por el partido único es como preguntar al señor Pérez Embid. catedrático de Historia, por el descubrimiento de América» Respecto a la ftffrjra flel secretario general, dice que «si fuera un órgano interno del Consejo Nacional su cese tendría oue producirse con el fin de la temporalidad lega I del Consejo. Pero, según la Ley Orgánica del Estado, cesa automáticamente al cesar el presidente del Gobierno por iniciativa de éste; es decir. P! Consejo Nacional no interviene en el mecanismo de! cese porque no es un órgano interno».

Respecto a! oroblema de contra fuero, replanteado por p] señor Udina, dice el señor Fueyo que no existen términos de procedimiento para determinar el contrafuero. Dice también que «informar a través del cuerpo electoral —como propone el señor Udina— seria prejuzgar desde arriba la decisión de los electores».

• INSTITUCIONAUZACION CONTRA PARTIDO ÚNICO

Por último, se refiere al señor Rivas Guadilla, a quien dice que está en las antlpodas del señor Matéu de Ros. «La ponencia h» tratado de establecer un equilibrio constructivo, un punto medio entre las normas dé organización básica y aquellas otras materias de reglamentó.» Insiste en que «a ninguno nos gusta el partido único: precisamente porque no tíos gusta llevamos muchos años intentando institucionalizar el Movimiento».

Finalizada la intervención del ponente,1 le toca el turno al señor Beyes Morales, quien, a propósito o"eí ´«plteso en catalán, pero habló en castellano», que dijo el señor Udina, hace un canto al espíritu catalán. Cuando empieza a hablar de «aquellas gentes que siguieron al tambor del Bruch...» el presidente le interrumpe y dice que le concedió la palabra equivocadamente, pues todavía quedan por hablar varios enmendantes.

• APARTADO POR APARTADO

Aprobado en general el artículo, se pasa a su discusión apartado por apartado. Los a) y b) no tienen enmiendas, por lo que se aprueban sin débale. Otro tanto ocurre con el c), pero en el d) la ponencia acepta la sugestión de) señor Sánchez Agesta, quien propone d i s c utir conjuntamente este apartado y el párrafo 2. que deberá ser modificado. El señor Chozas propone que se incorpore el párrafo al apartado d), y el señor De la Fuente, por la ponencia, propone el siguiente texto:

d) Los Consejos provinciales y locales, cuya composición será representativa.

Se aprueba el espíritu, pero no la redacción, que queda pendiente.

El apartado e) tiene más enmendantes, aunque la mayoría da las gracias, porque se han tenido en cuenta sus argumentos, con ío que se dan por satisfechos. Intervienen los señores García Valdés. Arroyo, señorita Sedeño, señores Bailarín y Correa Veglisson y, por último, los señores Cotorruelo y Udina, quienes señalan que «queda demasiado en el aire cómo habrán de adoptarse las disposiciones reglamentarias sobre la forma en que habrán de crearse estas entidades».

• UN VOTO EN CONTRA

UN señor Oriol (don Lucas) insiste en que se entra en «una nueva etapa, que precisa una ley clara», y el señor Matéu de Ros pide que el apartado sea sacado del primer párrafo y, por la ponencia, contesta don Licinio de la Fuente, quien dice a los señores Cotorruelo y Udina que no se acepta su enmienda por considerar preferible dejar el asunto al Consejo Nacional. A! señor Oriol contesta que el Reglamento impide volver a reconsiderar ahora el artículo en su totalidad, por haber sido ya aprobado. Por todo ello mantiene el mismo texto del proyecto, • que es aprobado, con el voto en contra del señor Cotorruelo.

• EL PÁRRAFO TERCERO

Se reanuda la sesión a las ocho y media, y se pasa al estudio del párrafo tercero del artículo segundo, cuya redacción es:

«El Movimiento Nacional y sus entidades y organizaciones estarán abiertos a todos los españoles, previa aceptación expresa de fidelidad a sus Principios Fundamentales, en la forma que reglamentariamente se determine. Esta (jarticipación se entenderá y reirula^á de twodo qne fjMefle grncnhtfiw¿ do e) pleno respeto a la libertad de la persona y permita eJ legítimo contraste de pareceres.» El señor Villegas Girón propone una nueva redacción, en la que se diga que «todos los españoles tendrán derecho a pertenecer, etc.». A juicio del orador, se están mezclando los principios de la democracia orgánica y los de la democracia inorgánica.

«Cualquier malabarismo político que pretenda hacer asociacionismo al amparo de tal o cual palabra de la ley, debe ser reducido al fracaso», dice.

• EMILIO ROMERO: EL ORDEN VIGENTE

Siguenmos trándose de acuerdo con la ponencia los señores Rico y Reus. El señor Romero, director del

diario PUEBLO, pide que la referencia que se hace a la fidelidad a los Principios del Movimiento sea sustituida por fidelidad «al orden constitucional vigente».

• OTRAS REDACCIONES DEL TEXTO

El señor Cotorruelo propone la siguiente redacción: «El Movimiento Nacional y sus entidades y organizaciones están abiertos a todos los españoles. Para el acceso a cualquier car^o de estas entidades y organizaciones se precisará la previa aceptación expresa a los Principios Fundamentales.»

Los procuradores intentan mejorar el texto de la ponencia y proponen sin cesar nuevos párrafos o añadidos. Para el señor Sánchez Agesta debe suprimirse la frase^«en la forma que reglamentariamente se determine». Por su parte, el señor Reyes propone que se añada: «y correlativamente exigirá efectiva fidelidad a aquellos Principios».

El señor Pedrosa Latas, en emocionada intervención, se refiere a que no es obvia la referencia a que «el Movimiento está abierto a todos los españoles», ya qu& es la primera vez que en una ley se hace esta declaración solemne. Finalmente, el señor Udina propone a la presidencia que se aunen las enmiendas v que los primeros firmantes redacten un articulo acorde con ellas.

• OTRA REDACCIÓN QUE NO GUSTA

La ponencia, por boca del señor Sánchez Cortés, somete a la Comisión una nueva redacción en la que se trata de dar conformidad a todos. Dice así: «Todos los españoles tienen derecho a pertenecer a las áiveraa* ¿woaaiza cío BPS y erftTHaffes cf-?7 Movimiento, previa aceptación expresa de fidelidad a sus Principios y demás, leyes Fundamentales, a propuesta de) Consejo Nacional.»

No parece convencer a todos esta redacción y se inicia una masiva petición de palabra al presidente.

Teniendo en cuenta lo avanzado de la hora —nueve y media — , don Joaquín Bau suspendió la sesión.

 

< Volver