Autor: Narvión, Pilar (CASANDRA). 
   La socialdemocracia en España     
 
 Pueblo.    24/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

LA SOCIALDEMOCRACIA EN ESPAÑA

UN observador neutral, que no estuviese condicionado por sus propias pasiones 7 simpatías personales,

por «u propia mllitanda activa o cordial, tacarla la conclusión totalmente lorie» de que en España han

ganado las «lecciones, las Ideas socialdemócratas. Ño digo loe partidos socialdemócratas, porque ninguno

de los dos grandes bloques que han resultado triunfadora* se presentaba ante los electores claramente

como sodaldemócrata, eran los electores quienes los suponían en la linea sodaldemocrata 7 han rotado en

consecuencia.

• Una sólida masa de la nueva derecha española ha resultado tan socialdemócrata que se ha convertido

en la derecha mas moderada de Europa, alineándose en política fiscal y social en las mejores Intenciones

de la derecha más inteligente del continente. Dicen que Adolfo Suárez M ha convertido en el Giscard

español. Dislento. Giscard tendría que sacudirse una herencia aristocrática —presume de ser descendiente

de Luis XV— y un aprendizaje político en las mejores cunas de la burguesía y el capitalismo galo, para

estar en la linea de Suárez, que procede de 1» sufrida clase media y estas realidades son consustanciales.

No veo vo a Suárez moviéndose como el pez en el agua en los pasillos del capitalismo y la alta burguesía

que son habituales a Giscard. El político francés, gran rea~ fleta, se acomoda 7 cede a las soluciones de

«gauche» por exigencias Ineludibles de 1a realidad francesa. conoce la sociedad en que Ttve y pisa el

acelerador de lo social con la mayor prudencia y porque es Inevitable, Suárez ha llegado a la política

desde otros terrenos —no ha heredado el escaño de su abuelo— y puedan Intentar hacer, por convicción,

lo que Giscard hace por táctica. Lo curioso es que Suárez no ha explicado estas cosas a] electorado, por

las anormales circunstancias de la campaña electoral que todos conocemos, ha sido el electorado el que

se na apuntado a esta nueva derecha sospechándola. La U. C. D., prácticamente, no ha hecho campaña

electoral, pero sus electores han votado de Instinto un talante liberal en política y sodaldemócrata en lo

social y fiscal, y es a esta Intención de voto a la que el nuevo Gobierno tendrá que servir si no quiere

ponerle demasiado fácil el juego a Felipe González.

• Vamos ahora con la socialdemocracia del Partido Socialista Obrero Español Un observador neutral

debe reconocer que ha habido muy pocas tomas de posición decididamente marxistas en la campaña

electoral de Felipe González. SI algo han enviado al refrigerador los socialistas en la campaña, han sido

|a« doctrinas marxistas. Felipe ha hablado de conquistar la libertad para conseguir una nueva sociedad;

pero la mayoría de sus electores han pensado en una nueva sociedad escandinava, con un respeto total a la

iniciativa privada 7 un capitalismo perfectamente libre, al que se le pasa la cuenta feroz— a la hora del

fisco. La sociedad escandinava que siempre ha estado haciendo chiribitas a los españoles, toca el timbre

de alarma cuando el socialismo quiere pasarse la raya, ahi están los toques de atención a Palmer; M un

socialismo e) escandinavo que cada vez acusa más su tendencia al socialismo de perfil humano y se

rebela con más Insistencia contra ciertas durezas del socialismo asistencias materialista que aparca a los

vfefon en residencia* asépticas y confortables a dolarlos morir frente a los encantadores cementerios

alineados en sus propios Jardines. Cuando la izquierda ha conquistado para el hombre los mínimos

vitales, el borabre exige una calidad de la vida que sólo puede darle una sodaWemocracla Infinitamente

respetuosa con los valores humanos y a fa que dice cada vez menos el materialismo marxista.

• Esto lo sabe tan bien ese viejo zorro de la potitira que es Santiago Carrillo, que, hasta «I, hizo una

campaña electoral socialdemócrata, lo que ocurre es que la clientela de esa linea, que parece ser la

mayoría de U* españoles, confuí más en Felipe González o en Adolfo Suárez, quizá hasta por una

cuestión generacional España ha votado a la Joven generación, a la que supone más apta para entender y

llerar a la práctica la )oven socialdemocracia.

Pilar NARVION

 

< Volver