Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
 Información religiosa. 
 Cardenal Hoffner: "En el Sínodo no se ha hablado de levantar la excomunión a los comunistas"     
 
 Informaciones.    22/10/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Cardenal Hoffner: «En el Sínodo no se ha hablado de levantar la excomunión a los

comunistas”

Por Abel HERNÁNDEZ (Enviado especial de INFORMACIONES.)

CIUDAD DEL VATICANO, 22

«En el Sínodo no se ha hablado de levantar la excomunión a los comunistas. De

cualquier manera, en la asamblea hay una gran diversidad de opiniones, una

auténtica pluralidad. Lo mismo que cuando descendió el Espíritu Santo sobre los

apóstoles en Pentecostés y los hombres hablaron diversas lenguas.

Sobre muchos y diferentes problemas, uno manifiesta un pensamiento, y otro, un

pensamiento diverso.

Sobre muchos temas no existe una opinión común.» Esta fue la respuesta del

cardenal Hoffner, arzobispo de Colonia, durante la última conferencia de Prensa

en la sala del vaticano, a la pregunta de un periodista «¿Alguien ha propuesto

en el Sínodo cancelar la excomunión contra los comunistas?».

Por su gesto, por sus titubeos, nos pareció que el cardenal alemán quería dar

una respuesta evasiva. Sin embargo, a través de sus palabras, se entrevé que en

el Sínodo las opiniones de los obispos sobre este punto, tan importante en la

realidad actual de nuestro tiempo, están muy divididas.

Parecido gesto de embarazo puso monseñor Echegaray cuando, en otra conferencia

de Prensa, un periodista le preguntó: «La Iglesia ha condenado al comunismo

muchas veces. ¿Qué se piensa hoy?» El arzobispo francés, que a lo purgo del

Sínodo se ha ido destacando como una de las grandes figuras de la Iglesia pe

nuestro tiempo, respondió textualmente: «Es difícil dar una respuesta. Es una

cuestión muy compleja. Los mismos comunistas no están de acuerdo en la

definición de comunismo. Si implica el materialismo ideológico, la condena,

ciertamente, permanece vigente.»

Hasta el momento se ignora si este vidrioso tema aparecerá tratado de alguna

manera en el documento final del Sínodo, cuyas proposiciones empezarán a

votarse a partir de hoy en el aula sinodal. Al final de la última sesión

plenaria intervino el cardenal Koenig, presidente del Secretariado Pontificio

para los no Creyentes, instituido por Pablo VI en 1965 y que tiene por misión

estudiar el ateísmo en sus formas variadas y en sus causas. «Tal estudio —dijo

el cardenal Koenig— requiere e incluye el diálogo de la fe con la cultura de

hoy», pero de este encuentro se deduce con clari-dad que «las situaciones, las

exigencias y las dificultades, en relación con la evangelización, son muy

diversas en los distintos países y que el ateísmo, la secularización y la misma

posibilidad de diálogo son también muy distintos en las diversas naciones e

incluso en las regiones de una misma nación». El cardenal austríaco y

presidente primero del Sínodo terminó su intervención con estas palabras: Es

verdad que el dialogo por si solo no es la conversión, pero puede favorecerla.»

Han sido dolientes y, en general, ásperas las voces de los obispos del este de

Europa a el comunismo institucionalizado. La mas sonora, llamativa y comentada

ha sido la del cardenal Wyszynki, primado de Polonia. Fue una autentica denuncia

pública, que puede tener consecuencias «diplomáticas».

POSTURA DE LOS OBISPOS ESPAÑOLES

A lo largo del Sínodo —y ahi está, cercana, la postura del Episcopado español y

de los obispos de Latinoamérica, que son los que más han apoyado la teología de

la liberación— se ha rechazado de plano la praxis marxista e implícitamente se

han puesto barreras prácticamente infranqueables a los grupos cristianos que se

confiesan marxistas y que defienden la revolución y la violencia como técnica

evangelizadora, tales como «Cristianos por el socialismo», aunque tampoco se les

ha condenado expresamente.

 

< Volver