Nota vaticana sobre la postura de la Iglesia ante la masonería  :   
 La consulta a los Episcopados recibió respuestas muy variadas. 
 ABC.    31/10/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

MUNDO DE HOY NOTA VATICANA SOBRE LA POSTURA DE LA IGLESIA ANTE LA MASONERÍA

La consulta a los Episcopados recibió respuestas muy variadas

El «Boletín Oficial» del arzobispado de Toledo publica un documento dirigido al

cardenal primado por el prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de

la Fe, cardenal Seper, en que se expresa él criterio actual de la Santa Sede

sobre la masonería. El documento se publica en latín, con membrete de la Sagrada

Congregación para la Doctrina de la Fe, y su texto es el siguiente:

«Eminentísimo señor, muchos obispos han consultado a esta Sagrada Congregación

sobre el peso e interpretación del canon 2.335 del Código de Derecho Canónico,

que prohibe a los católicos, bajo pena, de excomunión, alistarse a las

asociaciones masónicas y a otras del mismo género.

En el trámite de un largo examen de esta cuestión, la Santa Sede consultó muchas

reces a las conferencias episcopales a las que el tema interesa de manera

particular, para conocer mejor la naturaleza actual de estas asociaciones y

también el criterio de los obispos.

La gran divergencia de las contestaciones, dando cuenta de las situaciones

diversas en cada nación, no ha permitido a la Santa Sede cambiar la legislación

general vigente hasta hoy, la cual se mantiene en vigor hasta que se promulgue

la nueva ley canónica, que prepara la competente Comisión encargada de revisar

el Código de Derecho Canónico.

En la consideración de los casos particulares ha de tenerse en cuenta que la ley

penal debe interpretarse en sentido estricto. En consecuencia, con seguridad

puede enseñarse y aplicarse la opinión de los autores, que sostienen que el

antedicho canon 2.335 se refiere sólo a los católicos que dan su nombre a las

asociaciones que realmente maquinan contra la Iglesia.

Continúa en todo caso, para los clérigos, los religiosos y los miembros de

Institutos seculares, la prohibición de Inscribirse en cualquier clase de

sociedad masónica.

Al tiempo que te comunico estas cosas, te expreso mis sentimientos de profunda

estimación. Tuyo afectísimo en el Señor, cardenal Seper; prefecto.»

El canon 2.335, a que hace referencia el actual documento, afirma lo siguiente:

«Los que dan su nombre a la masonería o a otras asociaciones del mismo género,

que maquinan contra la Iglesia o contra las potestades civiles legitimas,

incurren, por el mismo hecho, en excomunión, simplemente reservada a la Sede

Apostólica.»

Cifra.

 

< Volver