Autor: Martín Descalzo, P.. 
   La reelección del cardenal Bueno Monreal como vicepresidente confirma la línea de continuidad en la conferencia episcopal  :   
 El documento sobre reconciliación fue aprobado en una primera votación general por cincuenta y tres votos contra diecisiete. 
 ABC.    06/03/1975.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC. JUEVES 5 DE MARZO DE 1975.

La iGLESiA EN EL MUNDO DE HOY

LA REELECCIÓN DEL CARDENAL BUENO MONREAL COMO VICEPRESIDENTE CONFIRMA LA LINEA

DE CONTINUIDAD EN LA CONFERENCIA EPISCOPAL

El arzobispo de Sevilla obtuvo cincuenta y dos votos, seguido por el de Toledo,

con veintiuno

EL DOCUMENTO SOBRE RECONCILIACIÓN FUE APROBADO EN UNA PRIMERA VOTACIÓN GENERAL

POR CINCUENTA Y TRES VOTOS CONTRA DIECÍSIETE

La línea de continuidad seguida por los obispos españoles en la renovación de

cargos directivos de su Conferencia prosiguió ayer con la elección de

vicepresidente. Los pronósticos que anunciaban una mayor lucha, por este cargo

resultaban, también esta vez fallidos. El cardenal Bueno Monreal, arzopispo de

Sevilla, resultó reelegido en primera votación por una proporción de votos

significativamente próximos a los obtenidas en la elección presidencial. Les

votantes eran 76 y se distribuyeren así: 52 a favor de Bueno Monreal, 21

sostuvieron la candidatura de monseñor González Martín, arzobispo de Toledo; dos

votos recibió el cardenal Jubany y uno el obispo de San Sebastián, monseñor

Argaya. Se sabía que en días anteriores el cardenal Bueno Monreal habia mostrado

deseos de no ser reelegido por lo que habían circulado fuertemente los nombres

del cardenal Jubany y de monseñor Díaz Merchán. Posteriormente, algunos prelados

insistieron al cardenal Bueno para que aceptase, con lo que la línea de

continuidad se ha mantenido mucho más allá de las esperanzas de las mismos

promotores de la idea.

PRIMER PASO DEL DOCUMENTO DE RECONCILIACIÓN

También el documento sobre la reconciliación ha dado un primer paso al frente al

ser aceptado —por 53 «sí», 17 «no» y dos votos en blanco— en una primera

votación sobre su conjunto. Su amplio texto de 58 folios, que fue enviado hace

quince dias a todos los obispos, se presentó oficialmente en el aula el pasado

martes. Monseñor González Moralejo (uno de sus cinco redactores) fue el

encargado de esta presentación.

En la jornada de ayer 22 intervenciones episcopales valoraron el documento en su

conjunto. Y críticas y elogios se multiplicaron. En el capítulo de elogios

muchos prelados mostraron su contento por el hecho de que este tema llegase al

aula de la Conferencia y expusieron su acuerdo en que se afrontase no sólo la

reconciliación en el campo estrictamente religioso, sino también en el civil

Aplaudieron que el tema se estudiase en su doble nivel de causas y electos y

reconocieron que se trataba de un trabajo positivo y serio.

El apartado de críticas fue también abundante. Se criticó su enorme extensión

como documento (58 folios a dos espacios); se discutió su lenguaje abstracto y

profesoral, y mientras algunos acusaban al texto de eclecticismo y tintas

medias, alguno lo veía como demasiado comprometido al tocar los aspectos de la

vida civil nacional. Alguien proponía la elaboracion de dos versiones: una, de

tipo técnico y extenso; otra, mas pedagógica, escrita en un lenguaje apto para

el hombre de la calle.

El peso numérico de críticas y elogios puede medirse por el resultado de la

primera votación Que ya hemos reseñado. Pero no es un resultado facil de

analizar. Ayer pudimos conversar con varios prelados, fue se presuntaban por el

resultado de esos diecisiete votos negativos. ¿Puede pensarse que esa

distribución de votos favorables y desfavorables se debe al modo en que el

documento está elaborado, más que a una posición ideológica de base? Es difícil

de saber. Pero nadie ignora que en todas las últimas votaciones de la

Conferencia Episcopal, tanto si se trata de elección de personas como de

publicación de documentos, desde hace cuatro años se registra idéntíca o

parecidísima distribución de votos: un 70 por 100 de obispos, a favor; un 30 por

100, en contra. En la casi totalidad de los escrutinios realizados en los

últimos años la cifra de votos positivos osciló entre 50 y 55 votos, y el total

de votos negativos entre 16 y 22. ¿Son posturas irreconciliablemente tomadas "a

priori»? La teoría lógica, diría uve no, pero la repeticion de los hechos hace

pensar que sí. El documento sobre la reconciliación parece partir, pues, hacia -

ana meta casi imposible. La inclusión del cardenal González en el grupo redactor

del documento hacía concebir esperanzas de que pudiera lograrse un texto que

alcanzase, si no la unanimidad total, sí la unanimidad moral de los obispos. La

primera votación general pone en duda esa tan importante esperanza. Pero cabe

también la posibilidad de que el desacuerdo sea más formal que de fondo. Los

próximos días nos mostrarán si realmente esa unanimidad es posible.

Porque el documento sigue adelante. Aprobado suficientemente en su conjunto,

comenzó ayer el debate por capítulos En la doble sesión de mañana y tarde se

oyeron numerosísimas intervenciones sobre los tres primeros —y más teóricos—

capítulos. Muchos obispos comenzaron a presentar también enmiendas por escrito,

por lo que la Comisión relatora tendrá largas velas nocturnas para tratar de

introducir tales propuestas en el texto.

PRIMERA REUNION DE LA NUEVA PERMANENTE

En la tarde de ayer tuvo también lugar la, primera reunión de la Comisión

Permanente. No la llamamos le "nueva Permanente» porgue es en un 95 por 100

idéntica a la anterior. De la temática de su runion nada se ha sabido, como es

habitual.

Una última noticia, de ayer: en la rueda de Prensa tenida por monseñor Montero

se informó une el cardenal González Martín había presentado a la Conferencia una

reseña de los contactos celebrados con cincuenta y dos representantes de la

Hermandad SarcedotaL El purpurado, que actuaba en representación de la

Permanente, informó que había salido con una impresión optimista, dado el buen

espíritu que había existido, así como por el ánimo de diálogo entre ambas

partes. Por ello, informó monseñor Montero, este terna sigue sobre la mesa para

un ulterior diálogo y estudio.

La Conferencia cruza así el ecuador de esta XXII Asamblea. Quedan todavía los

escrutinios para nombrar los miembros de las diversas Comisiones y la difícil

tarea de llevar a puerto común el documento sobre la reconciliación.

P. MARTIN DESCALZO.

 

< Volver