Religión; Documento episcopal de monseñor Añoveros. 
 "Una información recortada, tergiversada o manipulada va contra los derechos de las personas"     
 
 Informaciones.    06/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

DOCUMENTO EPISCOPAL DE MONSEÑOR AÑOVEROS «UNA INFORMACIÓN RECORTADA,

TERGIVERSADA O MANIPULADA VA CONTRA LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS»

BILBAO. 6.

(INFORMACIONES.)

UNA información que sirva al público oyente o lector la noticia recortada,

tergiversada, manipulada, según las presiones de grupos económicos, políticos o

partidistas, aparte de ser mala Información, denota una grave actitud contra los

derechos de las personas», escribe el obispo de Bilbao, monseñor Antonio

Añoveros, en un documento espiscopal titulado «La verdad, único fundamento de la

información», que publica el número del mes de mayo del «Boletín Oficial» del

Obispado de Bilbao.

Comienza monseñor Añoveros este documento manifestando que la elección por parte

de la Santa Sede del tema de la reconciliación para la IX Jornada Mundial de las

Comunicaciones Sociales es señal de la intensa preocupación de 1a Iglesia «para

que todos aceptemos la necesidad, la urgencia, de la reconciliación».

Posteriormente se refiere el obispo de Bilbao al poder de penetración y de

conquista que los medios de comunicación ejercen sobre el pueblo y que no es

necesario ponderar. «Estimo —agrega— que es valedera la famosa afirmación de

Aparisi y Guijarro: el hombre es hijo del periódico que lee. Lo cual puede

extenderse en mayor o menor grado a la radio, a la televisión, al cine, etc.»

«Debemos manifestar nuestra gratitud —dice el obispo de Bilbao— a los medios que

informan lealmente y, por tanto, colaboran con eficacia a la formación de la

recta conciencia e iluminan con su reflexión certera las mentes de los hombres,

siguiendo el camino áspero, valeroso, de facilitar el acceso a la verdad, cueste

lo que costare.»

«Porque este es el fundamento sólido de la información: proclamar la verdad.

Sólo la información verdadera cumple su finalidad social. Esa verdad que nos

hace libres posibilita el diálogo, fomenta la convivencia pacifica, reúne las

distintas mentalidades en un punto de arranque incontrovertible, dando así cauce

a las opiniones diversas.»

Sobre esta base continúa monseñor Añoveros— todo informador debe cuidar con

extraordinario celo, mantenerse fiel a la verdad. En la práctica resulta

difícil, pero esta es la genuina ética de la información.»

 

< Volver