Autor: ;Sáenz-Díez, Margarita. 
 Conclusiones de la Asamblea de pax Christi Internacional en Montserrat. 
 Amnistía para vencedores y vencidos en España     
 
 Informaciones.    10/05/1976.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

CONCLUSIONES DE LA ASAMBLEA DE PAX CHRISTI INTERNACIONAL EN MONTSERRAT

Amnistía para vencedores y vencidos en España

Por Enrique SOPEÑA y Margarita SAENZ-DIEZ

BARCELONA. 10.

APOYAR todas las medidas no violentas que se tomen para la liquidación total y

definitiva de las consecuencias de la guerra civil española, o sea, apoyar una

amnistía y reconciliación que incluya tanto los delitos de los vencidos como los

de los vencedores», constituye una de las resoluciones aprobadas por Pax Christi

Internacional durante la reunión mantenida por este organismo católico en la

abadía de Montserrat. Tales resoluciones fueron dadas a conocer en una rueda de

Prensa celebrada el sábado a mediodía, a la que asistió, entre otros miembros

cualificados, el cardenal holandés Bernard Alfrink, presidente de Pax Christi.

Otro punto consiste en «reiterar con insistencia, una vez más, los acuerdos y

las decisiones tomadas anteriormente por este mismo Consejo internacional, dé

reconocer el derecho de los objetores de conciencia y, muy especialmente, la

necesidad por lo que concierne al Estado español, de adoptar las medidas

necesarias para el establecimiento de un servicio civil de acuerdo con las

propuestas concretas que han sido hechas al Gobierno español por Pax Christi y

otras organizaciones». Asimismo, entre las resoluciones figura la referente a

«insistir en la necesidad, en cualquier situación de enfrentamiento y de cambio

social, de evitar por todos los medios las torturas, siempre intolerables para

la dignidad humana y para la integridad física de los detenidos». Ademas, se

apoya explícitamente a Pax Christi española—a nivel catalán, forma parte de la

Assemblea de Catalunya— «como catalizador y ejecutor de acciones de compromiso

por la libertad y la reconciliación dentro de una sociedad necesitada de cambio

y de mejora. Y, muy especialmente —se afirma—, apoyar la "Marxa per la

llibertat" ("Marcha por la libertad"» que se celebrará en Cataluña el verano de

1976».

LA «MARCHA POR LA LIBERTAD»

Este aspecto de la "Marxa per la llibértat» ocupó parte de la rueda de Prensa.

Como ya informamos en su momento, la «Marxa» es un proyecto de movilización

popular a lo largo de todo el verano, con cuatro itinerarios que partirán de

otros tantos lugares de la geografía catalana para fusionarse al final. Pretende

sensibilizar a los ciudadanos en favor de los derechos humanos, la amnistía y,

en definitiva, la democracia, con particular insistencia sobre el programa de la

Assemblea de Catalunya.

EDUCACIÓN PARA LA PAZ

Sobre otros temas de gran transcendencia se han aprobado también estos dias en

la abadía monserratina otras tantas resoluciones. En la referida a Timor

oriental, se refleja la profunda angustia del

Consejo por la invasión indonesia de aquel antiguo territorio portugués, con

desprecio total del derecho a la autodeterminación. El paro en Europa ha sido

considerado en su inquietante actualidad y como embrión de futuros conflictos

que podrían llegar a poner en peligro la paz. La moción, tercera de las

aprobadas, habla concretamente del paro juvenil.

El estudio de la «educación para la paz» ha sido considerado el tema

absolutamente prioritario por todos los asistentes. También se ha tratado de la

organización de un congreso en Holanda el año próximo sobre las cuestiones de la

carrera de armamentos, tráfico de armas y la proyectada «fuerza nuclear europea»

integrada por Gran Bretaña y Francia, con intervención alemana.

El ex presidente de la Conferencia Episcopal holandesa, cardenal Alfrink, que en

la actualidad preside el Comité directivo de Pax Christi, asistió con la mayor

de las discrepciones a la rueda de Prensa mantenida con los representantes de

los medios informativos catalanes. Uno de los más destacados valedores del

reformismo conciliar reforzó con su prestigiosa presencia la charla con los

periodistas, pero fue evasivo en su única respuesta. Al ser requerida su opinión

sobre el centralismo en la Iglesia, el antiguo primado de Holanda dijo: «Estamos

aquí para hablar de Pax Christi y no de la organización interna de la Iglesia.»

ASOCIACIÓN CATALANA DE ECLESIÁSTICOS

Por otra parte, una nueva asociación, esta vez no política, se dispone a

trabajar activamente en la linea marcada por el Concilio Vaticano II. Se trata

de la «Associacio Catalana de Eclesiástica» (Asociación Catalana de

Eclesiásticos), constituida por el 10 por 100 del clero catalán —130 entre

sacerdotes y religiosos— A la espera de que esos Estatutos sean aprobados por la

Conferencia Episcopal Catalana, mañana día 11 realizarán su asamblea

constitutiva.

Lo que podríamos denominar «izquierda del clero de Cataluña», decepcionados del

confesional Estado católico español —decepción que apoyó el Concilio—, vio un

día la necesidad de alentar el cambio. De esto hace unos diez años.

Aquel acto fue sólo un sintonía de que unas nuevas responsabilidades eran

asumidas por sacerdotes y religiosos. Los participantes no pretendían dar

ninguna transcendencia al acto; intentaban, y asi ha

quedado ampliamente demostrado, entregar una carta al jefe superior de Policía,

protestando por los malos tratos inflingidos a un estudiante de Ingenieros. El

11 de mayo de 1966 fue un acto espontáneo fraguado en pocas horas sin finalidad

y sin buscar espectaculares resultados. Ahora, diez años después, algunos de

aquellos hombres de Iglesia, y otros más, se proponen conseguir objetivos

imnortantes. Las finalidades de la Asociación se resumen en tres puntos:

— «Crear lazos de colaboración e información mutua entre los sacerdotes de las

distintas diócesis catalanas, que sientan esta necesidad para-trabajar por y

para una Iglesia auténticamente catalana.

— Identificarse con las aspiraciones y luchas del mundo del trabajo, tanto

rural como urbano

— Trabajar por una reforma profunda de las estructuras de una Iglesia, hasta

conseguir un nuevo rostro acorde con las realidades actuales.»

 

< Volver