"Affaire" Matesa. 
 Ante el inminente pleno     
 
   10/09/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

ANTE EL INMINENTE PLENO

Todas las noticias parecen confirmar qué ya se han reunido más de las 107 adhesiones necesarias para pedir la convocatoria del Pleno de las Cortes. En el caso de ser atendida la petición, según el parecer de un procurador que ha promovido la recogida de firmas, la convocatoria del Pleno debiera celebrarse después que una Comisión especial nombrada al efecto haya examinado «1 Informe que sobre el asunto presente el Gobierno. A esta Comisión debiera tener acceso todo procurador que aporte algo positivo a las tareas que se le encomienden.

"Convidados de piedra"

En torno al Pleno han comenzado a pronunciarse los comentaristas políticos de la capital. Asi Lorenzo Contreras, en una crónica para el vespertino barcelonés "Tele Express", escribe: "Corren voces de que la aspiración de una "cumbre" parlamentaria ha sentado como un. tiro en los altos niveles de la Administración. Este malhumor estaría fundado en la aparatosidad de una "cita" sin otra finalidad que ampliar los ecos de un asunto escandaloso. En medios políticos y periodísticos se comenta que, con el Reglamento de las Cortes en la mamo, no se comprende bien el empeño de solemnizar un trámite informativo en el que los procuradores no pasarían de ser "convidados de piedra".

La normativa vigente descarta la posibilidad de un debate en sesión plenaría, de una confrontación dialéctica que, el pudiera plantearse seria y profundamente, justificaría la petición de los procuradores y prestigiarte, a la Cámara, dentro y fuera del país. Pero el Reglamento actual conforma una Cámara que solo discute a nivel de Comisiones y se limita en la practica a conferir al Pleno una función refrendadora.

Si los procuradores han de ser, inevitablemente, oyentes, también pueden ser lectores del informe que la Comisión designada al efecto redactará en su día. La mera observación del desarrollo de esta pugna por hacer efectivos unos controles imposibles por definición a escala parlamentaria produce una evidente sensación de confusión y aturdimiento."

 

< Volver