Somos partidarios de la pervivencia de Matesa, ya que es, tanto técnica como financieramente, una empresa rentable  :   
 Afirma el presidente de la Comisión de acreedores de la empresa, la cual propondrá que el Estado sea quien la administre hasta su normal funcionamiento. 
 ABC.    19/09/1969.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 20. 

SOMOS PARTIDARIOS DE LA PERVIVENCIA DE MATESA, YA QUE ES, TANTO TÉCNICA COMO FINANCIERAMENTE, UNA EMPRESA RENTABLE

Afirma el presidente de la Comisión de acreedores de la empresa, la cual propondrá que el Estado sea quien la administre hasta su normal funcionamiento

"Somos partidarios de la pervívencia de Matesa, ya que, después de los estudios que hemos realizado, llegamos a la conclusión de que es una empresa rentable desde el doble punto de vista técnico y financiero", declaró ayer a un redactor de - Cifra el presidente de la Comisión de acreedores privados de aquélla, don Ignacio Otaño López-Alen, al término de la reunión que dicha Comisión celebró en las oficinas de Matesa, en Madrid, con una duración de más de nueve horas.

Los acreedores representados en la Comisión se elevan al número de 575 y se les debe más de mil millones de pesetas. A la reunión, en su primera fase matinal, asistió don José Antonio Ramírez López, abogado del señor Vila Reyes.

Señaló asimismo el señor Otaño en sus declaraciones que la desaparición de Matesa sería un hecho excepcional que podría dejar sin trabajo a unas siete mil personas e indirectamente a otras muchas.

"Da cara al exterior—añadió—, la desaparición de la empresa puede significar el descrédito de nuestro comercio exterior a la vez que crearía graves perjuicíos_ financieros, siendo así que tenemos necesidad de divisas. De otra parte, las consecuencias monetarias serían catastróficas, por cuanto que el pueblo español perdería, de inmediato, unos diez mil millones de pesetas."

EL TELAR ES ÓPTIMO

Se refirió seguidamente a que 3a Comisión posee un informe elaborado por su Comité técnico asesor, que preside el doctor ingeniero textil don Antonio Camarasa Monge, y que forman otros cinco ingenieros más, en el que se afirma que el telar de la patente Fatex es óptimo para los fines por los que fue concebido.

Las consecuencias inmediatas de la desaparición de Matesa, a juicio del presidente de la Comisión de sus acreedores privados, serian triples: Se perderían algunos miles de telares qué se encuentran en depósito en diversos países; se dejarían de cobrar créditos de telares vendidos a plazos, al no existir servicios de posventa y finalmente, la desaparición de Matesa comportaría IB simultanea desaparición de todas sus filiales repartidas por el mundo, algunas de ellas rentables.

FORMULA DE SOLUCIÓN

Dijo también el señor Otaño que ta Comisión que preside piensa proponer una fórmula de solución, basada en la ley de primero de noviembre de 1939, por la aue se prevé la incautación de empresas por parte del Estado. La incautación—aclaró el señor Otaño—no significaría que el Estado se apropiaría de la empresa, sino que la administraría hasta su nuevo y normal funcionamiento.

Esta propuesta, en su día, irá acompañada de un exhaustivo informe jurídico en el que, subsidiariamente, además de solicitarse la incautación, se pediría el levantamiento del embargo que. por importe de hasta quince mil millones de pesetas, ha ordenado el Tribunal Especial de Delitos Monetarios.

PAGOS DE PATENTES

Informó el señor Otaño asimismo que la Comisión de proveedores privados de Matesa se dirigirá al juez especial de Delitos Monetarios solicitando se conceda permiso a los acreedores para pagar las patentes Fatex, porque de lo contrario se perderán los derechos el próximo sábado, día 20 del presante mes, fecha en que caduca uno de sus pagos. "Sin estes patentas —agregó—la empresa Matesa no tendría razón de existir en el mundo." También se dirigirá la Comisión al Instituto Español de Moneda Extranjera al objeto de que se le conceda el cambio de divisas para hacer frente a estos pagos.

"La situación de las empresas auxiliares—concluyó el señor Otaño—es extremadamente grave, y si estas empresas no cobran las deudas contraídas por Matesa, por suministros que le fueron efectuados. se verían

«i trance de desaparecer,"— Cifra.

 

< Volver