Materias reservadas     
 
 Ya.    24/05/1970.  Página: 7-8. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

MATERIAS RESERVADAS

LOS lectores conocen que el presidente de las Cortes ha dispuesto clasificar como reservada la documentación de la Comisión especia] sobre el asunto Matesa. En relación con este tema nuestra opinión es conocida: cuantos más secretos se quieran guardar, tanto peor. La falta de noticias—hablamos aquí del tratamiento político del asunto—será sustituida por los bulos, siempre peores. porque suelen ir envenenados. Suponemos, por ello, que oficialmente se dará. la Información precisa.

Pero no era ése el tema de nuestro comentario de hoy. Escribimos sólo para congratularnos del procedimiento seguido, porque sienta precedentes de extraordinario Interés. Téngase en cuenta que no se trata aquí de una clasificación, do secreto, al amparo de la ley de Secretos Oficiales. Esta ley dispone que, cuando se prevea que sus secretos pueden llegar a la prensa, le sea comunicado de modo fehaciente la clasificación.

Pero no es éste el caso de hoy. Se declara la reserva según la ley de Prensa y el decreto 750/66, de 81 de marzo. Este decreto —después de la ley de Secretos Oficiales—planteaba un problema de vigencia que figura abordado en una de las conclusiones del Importante coloquio de juristas organizado por el Circulo de Estudios Jurídico» y que los lectores conocen. En esa conclusión se dice: "La ley de Secretos Oficiales —de superior rango y posterior al decreto 750, efe 31 de marzo de 1960—proclama en su parte expositiva, que el respeto de la seguridad jurídica Impone la, necesidad de que a loa medios informativos se les notifique cuáles son las noticias que a juicio de la autoridad deban considerarse como reservadas.

Por tanto, no puede estimarse—después de la vigencia de esta ley.—que alcance a loa medios informativos la obligación de considerar como materia reservada cualquiera qtis no haya sido previamente clasificada como tal por la Administración."

CERTERAMENTE apunta esta conclusión a un problema gravísimo, puesto que a nadie es posible saber con frecuencia cuándo está dentro o fuera del articulo 10 del decreto citado. Vea el lector lo que dice este artículo: "Art. 10. Las actuaciones, disposiciones o acuerdos del Gobierno, de -la Administración o de las entidades públicas tendrán el carácter de reservadas por su propia, naturaleza cuando se refieran:

a) A asuntos de índole militar, diplomática, económica o industrial que deban permanecer secretos en interés de la defensa nacional, de la seguridad del Estado y del mantenimiento del orden público interior y la paz exterior.

b) A actuaciones, disposiciones o acuerdos que no hayan tenido carácter público o no hubieren sido oficialmente publicados y que, por las razones determinadas en el apartado anterior o por especiales circunstancias de interés nacional, deban permanecer secretos, o a los actos y documentos en que Zas referidas actuaciones se formalicen y que expresamente se declaren de carácter reservado.

c) A la actuación de las autoridades en la investigación o persecución de hechos delictivos y a la de los Tribunales de Justicia, siempre que con la difusión pueda abstaculisarse la acción de tales órganos o la independencia judicial, o cuando suponga revelar, antes de la vista pública o de la sentencia, hechos, documentos o cuestiones que deben quedar sometidos al secreto de las actuaciones."

De donde resulta que "especiales circunstancias de interna nacional"-frase tan vaga que nadie podra considerar como tipificacion juridica para poder sancionar-pueden hacer que lo que era secreto ayer no lo sea mañana, y viceversa. Se imponia asi una especie de obligacion de adivinar, cosa que resulta absolutamente insolita. Y la responsabilidad no se hablan porque entre las infracciones muy graves de la ignora la "publicacion de disposiciones, acuerdos o documentos oficiales que tengan el caracter de reservados", circunstancia que puede ser DESCONOCIDA POR AQUELLOS A CUYO poder lleguen las referencias.

De ahi la importancia que consideramos-aunque no nos la primera vez-a la declaracion del presidente de la Cortes. De ahora en adelante es razonable entender que la infraccion muy grave-o las fracciones de menor gravedad— que hemos citado no se pueden concebir como originarias de responsabilidad legal mas que cuando las disposiciones, acuerdos o documentos hayan sido declarados reservados y se haya comunicado debidamente a los medios informativos. Se suple asi por la via de interpretacion, tal como vemos que se hace, una vaguedad legal y reglamentario completamente que no creemos conforme con las normas juridicas premios.

 

< Volver