Autor: Cavero, José. 
   Los seis mil     
 
 Arriba.    13/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

Arriba 13 Mayo 1977

LOS SEIS MIL

POR una vez, las «famosas listas» no son. precisamente, las de los contribuyentes a le Hacienda Pública.

Aunque no haya faltado quien haya Ido • esa relación «de los seis mil» con el claro proposito de

reconocer nombres más o menos Ilustres y destacados en algún Ámbito de la actividad. Alguien ha

destacado que son muchísimos más los perfectos desconocidos que los nombres que «suenan». Y en esto

habrá de desmentirse, o confirmarse, ana antigua predicción, qoe apuntó, meses atrás, qoe «en estas

primeras elecciones se votarán mucho más i los nombres que e sos Ideologías». SI no hay demasiados

nombres «con hechos conocidos», sera* Imprescindible «adir e la Ideología que exhiben sos etiquetas,

aunque no perece que sea esta recete de absohíu validez. Entre otras razones, porque ca

da cual se ha colocado la que más le ha gustado, sin mayores exigencias de ningún tipo, ni propias ni

ajenas.

Las «famosas» listas de candidatos electorales, los «seis mil», aspiran, en mayor o menor grado, a llenar

los escaños de las nuevas Cortes. También se había predlcho, semanas atrás, que en esas Cortes

remozadas habría muchos viejos ocupantes de las antiguas, aunque la modificación —no parece que haya

dudas sobre ello— vaya a resultar esencial. De ana j otra predicciones, en muchos casos se concluía que

«las elecciones que, de verdad, serán Importantes, no son (as primeras, sino las segundas, Oue es algo asi

como decirfe a un veintenero que tas Ilusiones que pueda tener no sirven para nada, porque las de verdad,

las auténticas, fe vendrán diez anos más tarde.

En fin, «eas famosas listas tienen de todo: perfectos desconocidos en gran proporción, aspirantes

sempiternos a algo, y decididos comprometidos a que «esto* cambie de una vez por todas. Un partido ha

hecho suyo el slogan de «España, lo único importante». Es un slogan bastante más decisivo que otro que

también proflfera en los últimos días: «Vote ahora esperanza, y la próxima vez lo hará con fe».

Justamente porque la educación escolar nos Inculcó profundamente aquello de que «fe es creer lo que no

vimos». Si de algo se trata aquí y ahora, es de ver, de comprobar, de examinar por si mismo, sin

Intérpretes ni médiums. Esa superabundancia de candidatos por cada escaño es una excelente muestra de

querer variar muchas cosas, de querer renovarlo casi todo. Democracia también es afán de

protagonismo...

José CAVERO

 

< Volver