El T. E. A. C. confirma la sentencia al señor Vilá Reyes     
 
 Informaciones.    20/01/1972.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El T. E. A. C. confirma la sentencia al señor Vilá Reyes

MADRID, 20. (INFORMACIONES.)—El Tribunal Ecocómico Administrativo Central (T. E. A. C.) ha confirmado la pena impuesta por el Juzgado Especial de Delitos Monetarios a don Juan Vilá Reyes.

Como se recordara, el Juzgado de Delitos Monetarios condenó al señor Vilá Reyes al pago de una multa de 1.658.397.852 pesetas y a tres años de cárcel por contrabando de moneda El señor Vilá Reyes recurrió ante el T.E.A.C. Durante la tramitación del recurso y por aplicación del indulto de 1 de octubre pasado, Se le condonó totalmente la multa impuesta y se le redujo la pena de cárcel a dos años y tres meses. Dado el tiempo que lleva el señor Vilá Reyes en prisión preventiva, el T. E. A. C. había decretado por auto que tenia extinguida en responsabilidad en el plano de delitos monetarios con fecha retroactiva del 17 de Julio pasado. El señor Vilá Reyes continúa, sin embargo, en prisión, pues está a disposición de la jurisdicción ordinaria en el sumario Matesa instruido por los supuestos delitos de estafa, falsedad y cohecho y actualmente en la Sala Séptima de la Audienica Provincial, pendiente de distintos tramites antes del juicio oral

La sentencia que acaba de dictar el T. E. A. C. consta de 130 folios escritos por una sola cara. Los 105 primeros se limitan a recoger los hechos probados de la sentencia de delitos monetarios. En esencia, Delitos Monetarios había declarado probado que Matera exportó, sin autorización úel Instituto Español de Moneda Extranjera, un total de 5.631503.830 pesetas Dicha exportación fue clandestina y realizada por empleados o directivos de la entidad durante el período 1965-1969. Este dinero exportado ilegalmente se utilizó para financiar las delegaciones comerciales de Matesa en el extranjero, creación o adquisición de empresas fuera de España, patentes, procesos judiciales, etc. Incluso en los últimos tiempos en adquisición de empresas totalmente ajenas al ramo textil.

Por dicha exportación ilegal de moneda, y sin entrar en ningún otro problema que es competencia de la jurisdicción ordinaria, el Juzgado impuso la citada pena de tres años de cárcel y 1.600 millones de multa al señor Vilá Reyes. El recurso ante el T.E.A.C. contra este fallo lo defendió personalmente, el pasado día 17 de diciembre, el propio señor Vilá Reyes. Tres horas y media duró la defensa, y recordamos como puntos principales de la misma: El reconocimiento indudable por parte del señor Vilá Reyes de la exportación de moneda y la aceptación de toda la responsabilidad, como máximo directivo de Matesa, en este punto: la alegación de que la Administración conocía perfectamente y autorizaba con su tolerancia dicha exportación de moneda, necesaria para el Jesen volvimiento de Matesa como una gran empresa internacional; el incumplimiento por parte de la Administración de las leyes de; I v II Planes de Desarrollo, que ordenaban una adecuación de la legislación sobre delitos monetarios, legislación anticuada y que no permitía la expansión de grandes empresas como Matesa. y el pacto solemne que habla concertado el señor Vilá Reyes con la Administración el 15 de julio de 1969, dos días antes de que se produjera la denuncia que: levantó el caso Matesa, y se gun el cual el señor Vilá Reyes se comprometió a responder con todo su patrimonio. que fue rigurosamente «punteado» e inventariado, para demostrar su falta de ánimo de lucra

El T. E. A. C., en sus razonamientos, rechaza estas alegaciones fundamentales expuestas por el señor Vilá Reyes su autodefensa. Dice el T.E. A. C. que el hecho de que algunos organismos de la Administración conocieran la actividad de exportación de moneda de Matesa, no significa que la conociera toda la Administración ni que la aprobara. Los Planes de Desarrollo invocados no son más que meros principios programáticos, sin valor hasta que se plasmen en leyes modificadoras de lo anterior y, por consiguiente, aplicables por el Tribunal. Y los compromisos a que llegó el señor Vilá Reyes con la Administración no son vinculantes para ésta y no eximen al encartado de las infracciones cometidas anteriormente. Es decir, que no hacen buena toda su anterior actuación.

La sentencia del T. E. A. C. hace aplicación del indulto, tal como el propio Tribunal había hecho ya anteriormente, en un auto dictado en octubre pasada, por lo cual queda perfectamente claro que el señor Vilá Reyes tiene exiguida su responsabilidad ante Delitos Monetarios desde el 17 de julio de 1971. Ante la Sección 7.* de la Audiencia sus abogados han solicitado recientemente su libertad provisional, y se espera, que la Sala 7.» se pronuncie de un momento a otro. La anterior petición en este sentido fue denegada por el Tribunal Supremo en pleno, que entonces entendía en el asunto penal, porque figuraban encartadas personalidades con fuero especial, cuyo caso fue sobreseído por aplicación del indulto.

 

< Volver