Autor: Campmany y Díez de Revenga, Jaime. 
   Azul y rosa     
 
 Informaciones.    12/05/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Informaciones 12-Mayo-1977

LETRAS DEL CAMBIO

AZUL Y ROSA

Por Jaime CAMPMANY

LA imagen del Centro Democrático está como la pintura de Pablo Picasso. Del azul al rosa. Del

«Niño con paloma» (que «Diario 16» tomará por el cisne del SEU) a la «Familia de acróbatas» (a la que

cada lector puede poner el apellido que la parezca)

No se necesitaba ser profeta mayor -Isaías, Jeremías, Ezequiel o Daniel- para adivinar que en cuanto

quedase formada la Unión del Centro, con Adolfo Suárez a la cabeza, iban a llover los mandobles y las

cuchilladas desde la diestra y la siniestra. Es natural. El Centro tiene que vivir y engordar de devorar

derechistas y de roer Izquierdistas. Y unos y otros intentan aproximarte entre sí para llegar al duelo

directo, adelgazando en lo posible la franja intermedia.

Desde la izquierda se acusa al Centro de azul, de SEU-docentro, de socialismo amarillo, d e coalición

efímera, oportunista y vacía, sin más sentido que la de ser el «partido» del Poder. Desde la derecha se

le tacha da rupturista, de «compañero da viaje» y de oficialismo. En su propio seno se producen

deserciones. Don Joaquín Ruiz Giménez y don José María Gil-Robles se llevan una facción de la

Democracia Cristiana. Larroque se va con sus liberales, que no deben da ser muchos, y Juan García

Madariaga, con sus progresistas. Antonio García López se pasa a la Alianza Socialista, con sus

socialdemócratas. José María de Areilza había abandonado antes. Fernando Suárez se queda fuera de las

candidaturas, porque este es un país mágico y sorprendente. Carlos Ollero se mantiene en la reserva. Y la

confección de las listas, con el dichoso sistema Hondt, produce otras deserciones y patatuses.

Es verdad que las cosas no se han hecho bien. El heñido de las candidaturas en los Gobiernos Civiles ha

resultado de excesivo descaro. Y el codazo o el acoplo da algunos ministros, también. Pero no es menos

cierto que el Centro primitivo, sin Suárez al frente y la Televisión al quite, podía haber sido engullido

entre Manolo y Felipe, es decir, entra el tanque gallego y el banderillero sevillano. Da aquí al 15 de

Junio van a llover sobre el Centro las acusaciones y los improperios. Calvo Sotelo dice que no piensan

responder al improperio con el improperio. Está bien dar ese ejemplo de civilidad, moderación y buenas

formas políticas. Pero si los improperios llueven y las violencias continúan (y este es tema para otro día),

Rafael Antón va a tener que hacer labor di filtiré.

 

< Volver