Autor: Laredo, Claudio. 
 Casablanca. 
 Llega a Marruecos, como invitado de honor a las fiestas del trono, el Ministro español de Industria  :   
 Hoy será recibido en audiencia especial por Hassan II. Para los medios oficiales del reino, el señor López Bravo es el hombre capaz de realizar unas posibilidades casi inéditas de cooperación entre ambos países. 
 ABC.    03/03/1964.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

CASABLANCA LLEGA A MARRUECOS, COMO INVITADO DE HONOR A LAS FIESTAS DEL TRONO, EL

MINISTRO ESPAÑOL DE INDUSTRIA.

Hoy será recibido en audiencia especial por Hassan II

PARA LOS MEDIOS OFICIALES DEL REINO, EL SEÑOR LÓPEZ BRAVO ES EL HOMBRE CAPAZ DE

REALIZAR UNAS POSIBILIDADES CASI INÉDITAS DE COOPERACIÓN ENTRE AMBOS PAÍSES.

Casablanca 2. • (Crónica telefónica de nuestro . corresponsal.) Casablanca es

durante estos días la capital de Marruecos, y por ello, el ministro español de

Industria, llegado a primera hora de esta tarde, tendrá en ella su base de

actuación. La visita del señor.López Bravo coincide con las de otros dos

invitados de honor: el ministro francés de Asuntos Culturales, André Malraux,

amigos personal del Rey, y el príncipe M •-.,„ ^Hussein

de Jordánia 3J .., _,,.i-ic •´.. cuen-

tra un Msi´.r"´ :."A´h.™.´"•"- :- "a gente ha respondido • -".. *.>»,«> al

propósito de su Soberano: que la fiesta del 8 de marzo sea este año más que

nunca una comunión entre el pueblo y el Trono. Casablanca es hoy, en vísperas de

la " gran jornada conmemorativa, un ascua patriótica. Delegaciones de todo el

Reino se han congregado en la ciudad, y encontrar alojamiento no es tarea fácil

en una localidad abarrotada. Para dar una idea del esfuerzo decorativo realizado

este año baste decir que se han levantado en el perímetro urbano 230 arcos de

bienvenida al Soberano.

Todo ello no hace olvidar en los medios oficiales que el señor López Bravo es,

además de un invitado de honor a los grandes actos que jalonan estas jornadas,

el hombre capaz de realizar unas posibilidades casi inéditas de cooperación

industrial entre España y Marruecos. Recaerda oportunamente la Prensa marroquí

estos días, y conviene Lnsitír en ello, que la invitación del Rey al señor López

Bravo había sido cursado antes de que el, ministro español emprendiese su.

reciente viaje a Argel.

El señor López Bravo llegó en avión especial acompañado de nuestro embajador

saliente, don Manuel Aznar; de los directores generales de Industrias Químicas y

Construcciones Navales, señores Salís y González Adalid, respectivamente, y del

cónsul, de España en Casablanca, señor Garante. Para recibirles acudieron al

aeropuerto de Casablanca dos ministros del Gobierno marroquí: el de Asuntos

Económicos, señor Driss Slaui, y el delegado de la: Presidencia, señor Butaleb;

el gobernador de Casablanca, general Driss Ben Aomar, y numerosas personalidades

del Reino. Se hallaban también presentes todos los representantes dé nuestra

Embajada, nuestro cónsul general en Casablanca y destacados miembros de nuestra

colonia, lina compañía de las Fuerzas Reales rindió los honores.

El señor López Bravo expresó la satisfacción que sentía al encontrarse en un

país amigo y vecino, unido a España por una tradición histórica y cultural

secular y por ideales comunes de paz, progreso y bienestar social. Agradeció a

Hassan II la invitación que.le ha hecho para asitir mañana a las fiestas del

Trono y la audiencia especial que le va a conceder. "Estoy seguro de que en los

asuntos de mi competencia ministerial hay un amplio campo en el que España y

Marruecos deben trabajar unidas—dijo el ministro español—. Nuestros dos países

esencialmente agrícolas, se. esfuerzan por desarrollar su sector industrial, del

que depende su prosperidad económica y social. Nuestra experiencia de

veinticinco años de paz y trabajo fecundo puede servir á Marruecos, cuyas

estructuras no son muy diferentes de las nuestras.

Vecinos que se compenetran en muchos aspectos vecinos, ricos en condiciones

humanas que facilitan la comprensión mutua, tengo la firmé esperanza de que

nuestras conversaciones y contactos de éstos días serán fructuosos." El señor

López Bravo terminó su breve .alocución dirigiendo un saludo de respeto y

simpatía al pueblo de Marruecos y a su augusto´ Soberano.

En el hotel El Mánsóur, donde se aloja, el ministro español y sus acompañantes

fueron invitados a almorzar por nuestro embajador. Después; el señor López Bravo

realizó una visita a la ciudad y al puerto. Por la noche fue invitado a una cena

típica, marroquí por el ministro de Asuntos Económicos, señor Slaui. Mañana, a

primera hora, el señor López Bravo será recibido en audiencia especial por el

Rey, y luego asistirá como invitado de honor a la gran manifestación y desfile

que se celebrarán en la plaza de las Naciones Unidas para conmemorar el tercer

aniversario de la exaltación de Hassan II al Trono.

Se han hecho muchas conjeturas acerca de los objetivos de la visita del ministro

español a Marruecos y no han faltado

 

< Volver