Autor: Pérez Ferrero, Miguel. 
 París. 
 Francia establece un crédito de ciento cincuenta millones de dólares a favor de importadores españoles  :   
 Está destinado a la adquisición de material eléctrico, siderúrgico, para refinerías petrolíferas y modernización de ferrocarriles.. 
 ABC.    26/11/1963.  Página: 59. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC. MARTES 26 DE NOVIEMBRE DE 1963.

FRANCIA ESTABLECE UN CRÉDITO DE CIENTO CINCUENTA MILLONES DE DOLARES EN FAVOR DE

IMPORTADORES ESPAÑOLES.

Está destinado a la adquisición de material eléctrico, siderúrgico, para

refinerías petrolíferas y modernización de ferrocarriles.

NAVARRO RUBIO INFORMA QUE ES POSIBLE QUE BÉLGICA Y HOLANDA ADOPTEN FORMULAS

PARECIDAS A LAS QUE HAN DADO LUGAR AL ACUERDO FRANCO-ESPAÑOL.

París 25 (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por "telex"). A primera hora

de esta tarde, y al regreso del señor Navarro Rubio de una rápida visita a

Bélgica y Holanda, se ha firmado, en el Ministerio de Finanzas de esta ciudad,

el protocolo financiero hispano-francés, acerca del cual se venía hablando desde

hace algún tiempo, estableciendo un crédito de setecientos cincuenta millones de

francos, que equivale a ciento cincuenta millones de dolares, para la

adquisición en este país de bienes y servicios—según especifica el comunicado

que tenemos ante nosotros— con vistas al Plan de Desarrollo español. De parte de

nuestra nación asistieron, además de nuestro ministro de Hacienda, que estampó

su firma en el documento con la del ministro de "Finanzas francés, M. Valery

Giscard D´Estaing, el embajador de España en París, conde de Motrico; el

director general de Financiación Exterior, señor Ruiz Morales, y el director

general del Instituto de Crédito a Medio y Largo Plazo, señor Ortiz Gracia.

La operación, según el ya referido comunicado, consiste, de un lado, en un

préstamo por el Tesoro francés al Gobierno español de una cantidad equivalente

al 20 por 100 de los créditos que se conceden a los importadores españoles. Y,

de otro, en una mejora de plazo en el vencimiento de los créditos habituales de

exportación. Los recursos puestos a disposición de la economía española podrán

destinarse con preferencia a los proyectos de instalación y ampliación de

centrales eléctricas y nucleares, siderurgia, modernización del sistema

ferroviario, y refinerías de petróleo. Para tener derecho a esta financiación,

los empresarios españoles deberán presentar sus peticiones en un plazo de dos

años a contar de la fecha de la firma del protocolo. Si al término de este plazo

no se hubiese utilizado en su totalidad esta financiación privilegiada, ambos

Gobiernos examinarán conjuntamente el empleo eventual del saldo. El desarrollo

de las operaciones se confirmará por cada Gobierno a una entidad bancaria de

carácter público, pero su coordinación se centrará en una Comisión mixta

hispano-francesa que se reunirá periódicamente en el Ministerio de Hacienda de

Madrid y, cuando se juzgue necesario, en el Ministerio de Hacienda francés, en

París. Este grupo examinará las peticiones y decidirá sobre la procedencia de su

financiación.

Hasta aquí, escuetamente, el comunicado que poseemos los informadores. Sin

embargo, hay que advertir en la concesión y firma de este crédito un gesto

público de cooperación al Plan de Desarrollo español que hace el Gobierno del

general De Gaulle, cuyo significado no se puede Ignorar, y que se ofrece como el

resultado positivo obtenido tras una larga y fecunda serie de contactos, cada

vez más estrechos y amistosos, en el campo de la economía y la diplomacia de

ambos países. En la extensa visita que el miércoles pasado hizo nuestro ministro

de Asuntos Exteriores, don Fernando María Castiella, a su homólogo francés, M.

Couve de Murville, se planteó a fondo el problema de la relación hispano-

francesa con una amplitud que, según creemos, prevé otras realizaciones

ambiciosas y fructíferas para las dos naciones en ese vasto ámbito, de las

cuales ésta de hoy puede considerarse la primera.

Poco después de firmado el protocolo, los corresponsales acreditados de nuestros

periódicos hemos sido recibidos por el señor Navarro Rubio, a punto de tomar

éste el avión hacia Madrid, en un salón de nuestra Embajada.

"El comunicado que tiene en sus manos—ha empezado diciéndonos—es el eje de la

operación financiera, la cual es muy clara y supone un trato de favor, que se da

al comprador español en relación con el que compra en el mercado francés en

condiciones normales. El interés es de 3,5 por 100 y el plazo es de quince años

para la operación financiera. En cambio, el plazo de la operación comercial

nacida de ella, pero que luego cobra autonomía, es de doce años."

"Señalaré asimismo—ha proseguido el ministro—que, de las operaciones análogas

hechas por Francia con otros países, España es el que mejores condiciones

obtiene, o sea que la nuestra, si la comparamos con la de Méjico, por ejemplo,

es la más favorable. Por parte de España, en el protocolo, y ésta es cosa muy de

tener en cuenta, no existe ninguna obligación. Todas las operaciones son

voluntarias y convenientes para la economía nacional."

También ha subrayado el ministro de Hacienda la voluntad mostrada por el

Gobierno del general De Gaulle de estrechar los lazos financieros con nuestro

país concediendo el crédito y haciendo honor a su palabra dada cuando el

ministro de Finanzas, M. Valery Giscard D´Estaing, estuvo en Madrid, en el

momento de hallarse Francia en pleno desarrollo de su plan

 

< Volver