Los señores Nieto Antúnez y Ullastres presiden el almuerzo anual de la marina mercante  :   
 Ambos ministros subrayaron en sus discursos la necesidad de modernizar la flota española. 
 ABC.    17/07/1962.  Página: 33-34. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

LOS SEÑORES NIETO ANTUNEZ Y ULLASTRES PRESIDEN EL ALMUERZO ANUAL DE LA MARINA MERCANTE

Ambos ministros subrayaron en sus discursos la necesidad de modernizar la flota española

El tradicional almuerzo calí el que la Marina Mercante festeja a su Patrona, la Virgen del Carmen, fue presidido ayer por los ministros de Marina, don Pedro Nieto Antúnez, y de Comercio, Don Alberto Ullastres. Asistieron también los subsecretarios del Tesoro, señor Lacalle, y de Comercio, señor Bastos, y los´ directores generales de Navegación, Industrias Navales y Banca y Bolsa; el consejero del Reino, don .Salvador Moreno, y el embajador don Nicolás Franco. Una numerosa representación de navieros y armadores tomó parte en la, fiesta. , _EÍ ministro de Marina, a la hora del café, pronunció unas palabras, mostrándose satisfecho de la asistencia de los allí presentes,´ expresión de la hermandad existente entre administradores y administrados. Dijo que hablaba todavía como - subsecretario de la Marina Mercante y envió un saludo a todos los tripulantes, desde el más modesto pescador hasta los que constituyen-las tripulaciónes de los trasatlánticos, petroleros, etc.´ Asi lo pidió a la Virgen del Carmen durante la fiesta religiosa celebrada por la mañana,, rogándole que proteja a todos los hombres del mar. Añadió que no quería hacer un ba-cían, y que en-cuanto al futuro, todo pertecían, y que en cuanto al futuro, tocio pertei.ece-a los navieros y a los armadores, a quienes no puede por menos de agradecer el caudal de su experiericia. ^Después de leer atentamente la Memoria de la Oficina Central Marítima, tengo motivos para sentirme optimista—añadió—. Comprendo que cuando los fletes marítimos han bajado, este hecho ha coincidido con la nueva Reglamentación de trabajo; pero es precisamente en los momentos, difíciles cuando se pone a prueba la capacidad de la Flota mercante. El comercio exterior es indudable que va extendiéndose, y he de decir que tengo una gran fe en el plan de desarrollo económico, de donde saldrá el esfuerzo para dotar a la Marina Mercante de buques nuevos y eficaces. Los, piejos no podrán subsistir, y dentro de poco faltará el dinero para poder desguazar, pero es indudable que hay que terminar con los barcos de más de veinticinco años de servicios."

Recabo de todos su aportación para crear el seminario de estudios "navieros, porque el solo hecho de un análisis critico del negocio naviero permitirá una explotación racional de los barcos. "Estamos—subrayó— en el momento de poder hacer de la mar un gran recurso para la subsistencia, porque en el mundo que se avecina la carne no sólo. será un artículo de´Fu jo, sino que resultará de superlujo, y en cambio, en el mar existen riquezas que pueden sustituirla."

El almirante Nieto Antúnez agregó que tenía que encarecer la necesidad de cuidar al hombre, factor fundamental en la-empresa, por lo que los de "arriba deben humanizar todo lo posible su actuación para conocer las inquietudes de toda índole-de los de abajo; las relaciones entre empresarios y tripulantes deben humanizarse a toda costa.

La formación e instrucción del hombre de jnar está muy adelantada, y se trabaja para hacer una verdadera revolución en las enseñanzas de las Escuelas de Náutica, hasta el punto de que han sido dotadas de un material modernísimo que puede competir con el de las de todo el mundo. Una de las mejores escuelas náuticas -pesqueras europeas será la que se establezca en Vigo próximamente.

Por último, el ministro agradeció las fa-cilida_des financieras dadas por su colega el ministro de Hacienda,.y tuvo frases de gratitud para los Ministerios de Obras Públicas y de Trabajo. Este último ha puesto a su disposición la Universidad1 Laboral de^ La Coruña, centro de formación pedagógica de donde saldrán los mecánicos que precisa la navegación pesquera.

Aludió a los millares de*telegramas y cartas que ha recibido estos días de los hombres del mar y que a su juicio valoran con eso su personalidad, y desde ahí. les aseguraba" que el ministro de Comercio, capitán mayor de las Flotas mercantes, a cuyas órdenes ha tenido el lionor de servir; y el Jefe del Estado son prendas seguras del brillante porvenir que aguarda a las Flotas de pesca y mercante españolas.

PALABRAS DEL MINISTRO DE , COMERCIO

Habló a continuación e] ministro de Comercio, don Alberto Ullastres -que hizo un cálido elogio del almirante Nieto Antúnez, cuya Jabor al frente de la Subsecretaría no _ ha podido-ser más brillante, como lo demuestran esos telegramas que ha ´recibido erí estos días y los aplausos tributados por los concurrentes al almuerzo. "Yo puedo decir que los hombres de mar no sólo no le. han perdido, sino que en su condición de ministro de Marina seguirá ayudándolos a resolver los problemas de la Marina Mercante. Las enseñanzas náuticas y pesqueras seguirán dependiendo de él. Suscribo—añadió el señor Ullastres—el criterio sustentado por el almirante de que . el elemento fundamental en este caso y en todos es el hombre. Con las flotas modernizadas, al mando de hombres modernos, la fortaleza será considerable.".

Prosiguió el ministro de Comercio afirmando que se ha avanzado a pasos de gigante y se han establecido bases para continuar este avance. Los navieros están demasiado cerca de los problemas de cada día de sus empresas y no pueden ver, como las vemos nosotros en toda su magnitud, las ventajas logradas en este último período de tiempo. Las importaciones van a ir en aumento a ritmo acelerado, y en cuanto a las exportaciones, es voluntad del Gobierno aumentarlas también. Dentro de la relación tonelaje-construcción y desguace surge ahora el problema de las nuevas nacionalidades independientes, principalmente en África, que quieren tener sus flotas y disponer de medios para hacerlas prosperar. Por el momento eso significa una demanda de fletes para su progreso, aunque en un plazo no lejano vayan a esa creación de flotas propias, e incluso a la construcción de sus propios barcos.

El ministro alude al problema de los fletes y del coste de la construcción, y dice que nos encontramos en un trance de transformación en el que hay que actuar a ritmo continuado. "Creo que saldremos adelante e iremos completando toda la labor con arreglo a las circunstancias, que no dependen de nosotros. Si los fletes están muy bajos es porque la oferta es mayor que la demanda y porque la construcción crece al ritmo del tráfico. Las perspectivas son buenas. Estarnos pasando revista a las dificultades. Tanto el crédito naval como el pesquero no son suficientes para hacer frente a estos problemas. Entiendo que sería mejor acudir al mercado de capitales. En los últimos años no hubo aspecto de la vida del mar que no hayamos tocado, y nos encontramos con que nos movemos en torno a un momento difícil en el que el mundo se halla en período de transición, y España se encuentra en un período de transformación. Somos un barco bien construido, pero hasta los mejor construidos crujen cuando la mar está picada, y ahora estamos capeando el temporal. Nuestros intereses son los vuestros. Todavía el tráfico naval puede estar en nuestras manos, porque vuestros fletes son más remuneradores que los internacionales ; nuestra exportación ha aumentado en un 10 por 100 y las importaciones en un 25. Las perspectivas, pues, son de que irá en aumento."

"HEMOS DADO LA BATALLA HASTA DONDE DEBÍAMOS"

Encareció luego el señor Ullastres la necesidad de sociedades navieras en las que el capital propio fea mayor y también lo sea la intensificación de las líneas regulares, pues dentro del tráfico internacional el 50 por 100 lo dedicamos a líneas regulares y en un 25 por 100 los barcos van al lugar donde hay materia prima que importar. "Esta situación habrá que cosiderarla para el futuro porque se plantea el problema de si somos o no somos navieros y de si somos o no somos un país que quiere pesar internacionalmente.

Téngase en cuenta que el prestigio sólo corresponde a las líneas regulares. Todas las buenas noticias vienen de las empresas que en Oriente y en el Norte están dando la batalla con barcos modernos, con tripulantes capacitados y empresarios capaces. El Plan de Desarrollo, la coordinación con el Ministerio de Obras Públicas en cuanto a transportes por tierra y mar pueden servir de base para la resolución del problema, pensando en los intereses a largo plazo del país. Hemos tenido grandes facilidades por parte del Ministerio de Hacienda y no me duele proclamarlo aquí delante de los representantes de este Ministerio.

Esa cooperación que subrayo nos pon drá en la mejor línea de competencia. He mos dado la batalla hasta donde debíamos: la contrapartida estriba en el aumento de la productividad, y la batalla está planteada entre los términos problema humano v relaciones entre los armadores y los tripulantes. Las Memorias navieras tienen siempre un tono constructivo, pero yo digo a los navieros que el Estado no lo puede hacer todo, que no nos pidan iniciativas, porque son ellos los que tienen que darlas y .exponerlas para conseguir una reforma eficaz del tráfico marítimo. La retribución del personal es sustancial por cuanto puede suponer el aumento de la productividad. Pero tanta importancia como tiene la remuneración la tiene, a mi juicio, la relación de cordialidad humana entre los dos factores: navieros y tripulantes. Este planteamiento humano del problema, si se resuelve, servirá para ganar todas las batallas de la Marina Mercante y de la Flota pesquera."

Por último dijo el señor Ullastres que el problema de las importaciones de barcos y de los aranceles se hallaba, sub judice, pendiente del Plan de Desarrollo, que tanta importancia ha de tener para este considerable factor de la economía española, a la que auguró los más felices días. El ministro de Comercio, lo mismo que antes lo fuera el de Marina, fue largamente aplaudido.

Cerró el acto don Ernesto Anastasio, que dijo hablaba por el privilegio de los años. Declaró que no había habido hasta ahora un ministro de Marina tan capacitado en problemas mercantes, y añadió que la productividad no es necesario pedirla, porque todos los que van embarcados en esas naves por esos mundos de Dios, rinden el máximo en sus esfuerzos. Proclamó la vocación mercante como fundamental para el desarrollo de esta Marina. Si ese "veneno" lo sienten también los dirigentes, los problemas planteados tendrán solución.

Tras felicitar a todos, agradeció al ministro de Comercio sus promesas e hizo votos por que fueron una realidad.

Entrega de los premios de Investigación Agraria

El ministro de Agricultura, durante un acto celebrado ayer, procedió a la entrega de los premios de Investigación Agraria, Prensa Agrícola y a Maestros Nacionales de "San Isidro". Con el señor Cánovas se hallaban en el salón el titular de la cartera de Educación Nacional, don Manuel Lora Tamayo; arzobispo de Sión, doctor Alonso Muñoyerro; subsecretario de Agricultura, señor Pardo Canalís; director de la Academía de Farmacia, señor Montequi; presidente del Consejo Nacional de Colegios de Farmacuticos; don Alberto García, y otras personalidades.

En el mismo acto, don Cirilo Cánovas impuso las insignias de la Gran Cruz del Mérito Agrícola al doctor Rivas Goday. Bajo esta sencilla ceremonia—dijo el ministro—late el profundo sentir de una política agraria. No puede haber programa ni desarrollo agrícola avanzado si no se logra poner una mejor técnica al servicio de un agricultor mejor preparado. Por eso el Ministerio elige la festividad de San Isidro Labrador para mejor constancia de esa preocupación, convocando y otorgando unos premios nacionales que abarcan desde la escuela primaria hasta la más alta investigación científica, sin olvidar el papel decisivo de la información.

Y es que la agricultura progresiva de nuestro tiempo es el resultado de la incorporación a un esfuerzo disciplinado por la economía de un caudal de ciencia y de técnica cada día mayores; por ello tenemos plena conciencia del señero papel del investigador en el proceso evolutivo de una actividad en la .que la agricultura es capaz de vencer en gran medida los obstáculos que la Naturaleza le opone con frecuencia.

La presencia de los doctores don Salvador Rivas Goday y don Salvador Rivas Martínez, entente paternofilial de ilustres investigadores, es una demostración de lo que digo:

El señor Cánovas felicitó a todos, investigadores, educadores y periodistas y les agradeció, como español, su esfuerzo y la colaboración que prestan. La Cruz otorgada por el Caudillo al señor Rivas Goday la tiene perfectamente ganada, y me complazco en imponérsela con el mayor afecto. Luego agradeció la presencia del ministro de Educación en dicho acto.

Por su parte, el doctor Rivas Goday expresó su agradecimiento al Cuidillo y al ministro de Agricultura por la distincion de que era objeto.

 

< Volver