Autor: López Rodríguez, Florentino (NEGRÍN). 
   La inteligencia y la política     
 
 Pueblo.    21/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

La inteligencia y la política

UE pasa con los partidos de derechas y de centro, que aparecen prácticamente ayunos de intelectuales, de

artistas, de científicos, de escritores y periodistas relevantes? ¿No son invitados a participar? ¿O es que no

quieren? Se entiende que ocurra por la banda derecha. La inteligentzia» huye de la derecha como del

diablo. El derechismo, tan fino y elegante socialmente, es de una insólita tosquedad intelectual y aun

diríamos que espiritual. Intelectualmente, la derecha española es muy hortera. Su pasión loca se va por los

abogados del Estado, por ios notarios, por los diplomáticos, por los banqueros... A esa insensibilidad, la

inteligencia responde con el desprecio.

En el centro se comprende menos. La derecha es tan mazorral, y en algunos casos tan brutal, que el centro

tiene que suplir y cubrir ciertos aspectos superiores de la cultura, pero, por lo que se observa, tampoco

conecta con la intelectualidad. Y ello nos parece grave. Los dirigentes de los partidos centristas dan la

impresión de que aspiran a colectivos opacos, de que sienten complejos de la brillantez y resonancia

pública de las grandes cabezas, de las famas o créditos científicos y artísticos. Como si temieran que les

robaran imagen, o les fueran a chafar el acta de diputado. A. ceta sensibilidad un tanto roma, la

inteligencia responde con el desdén. Incluso el nuevo Partido Socialista, quebrando su tradición histórica,

cae ea esta garrulería.

^> Gustará más o gustará menos, pero ello no modifica este hecho verificable: sólo el Partido Comunista

Español posee sensitividad para el planeta de la imaginación y la creación. Sus, adversarios podrán decir

que se trata de una estrategia o una argucia, y quizá sea verdad. Pero el caso es que son los comunistas los

que más cuidan y miman a 1* inteligencia,

^´, Claro que podría ser lo contra^ rio: que la intelectualidad acuda a babor como la cabra al monte, como

su natural ubicación. Pero en este caso habría que reconocerle al gochismo una humildad y un talento de

los que carecen las otras fuerzas políticas. El tema es complejo; no se puede despachar en unas líneas y en

unas impresiones de urgencia.

i.´^ No toda la iniplipentia está a la izquierda. Bájense alguna vez de sus ensoberbecidos pedestales las

fuerzas conservadoras. Por lo menos, las mas cultivadas.

NEGRIN

 

< Volver