"Ha sido totalmente dominada la crisis provocada por la escasez de hierro"  :   
 "Nuestros lubricantes compiten con los mejores del mundo". Discurso de D. Juan Antonio Suanzes en Avilés. 
 ABC.    30/11/1958.  Páginas: 2. Párrafos: 17. 

ABC. DOMINGO 30 DE NOVIEMBRE DE 1958.

«HA SIDO TOTALMENTE DOMINADA LA CRISIS PROVOCADA POR LA ESCASEZ

DE HIERRO»

"NUESTROS LUBRIFICANTES COMPITEN CON LOS MEJORES

DEL MUNDO"

Discurso de D. Juan Antonio Suanzes en Aviles.

En la inauguración del segundo alto horno de la Empresa Nacional Siderúrgica de

Aviles, celebrada el viernes, el presidente del instituto Nacional de Industria,

D. Juan Antonio Suanzes, pronunció un discurso para contestar a las palabras de

salutación y elogio del presidente de "Ensidesa".

Afirmó el Sr. Suafazes que aceptaba el halago de las frases a él dedicadas por

dos razones. La primera—dijo—se apoya en el hecho de que cualquier mérito que

pueda bondadosamente atribuírseme se debe a la existencia de un grupo de hombres

que, disfrutando de un alto prestigio en el país, son capaces de todos los

esfuerzos, hazañas y sacrificios. Yo he sabido crearlo y mantenerlo activo y

vibrante, y eso no sólo no lo rechazo, sino que lo redamo como un inmenso favor

de Dios, al que doy gracias todos los días; pero ellos, 150.000 hombres, a cuyo

frente figuran 600 consejeros y 1.500 dirigentes y técnicos de todas las

especialidades, son por sí mismos y por su obra la prueba más patente de lo que

los españoles pueden hacer y pueden esperar.

Es la Segunda razón la de que todo equipo alguna compensación ha de encontrar,

de cuando en cuando, a las amarguras que proporcionen incomprensiones, calumnias

o ataques injustificados, frecuentes y capaces de afectar a los más

impresionables. De sobra sabemos que en la mayor parte de los casos proceden los

ataques o, son mantenidos por nuestros enemigos comunes, conscientes o

inconscientes, utilizando en ocasionés supuestas o reales intereses lastimados,

no siempre confesables.

Ello no puede sorprender, pero sí duele, amarga y, sobre todo, preocupa que a,

la sombra de. un papanatismo muy extendido, o de un lamentable espíritu

derrotista y suicida, bulos inconcebibles, sin la más insignificante base real,

se manifiesten y se extiendan, tomando carta de naturaleza y sembrando la

desmoralización y la confusión, aun después de haber sido reiterada y

terminantemente desmentidos.

No me refiero ya a esas onda de pesimismo que una y otra vez y sistemáticamente

niegan a nuestro país la facultad o la competencia para consumir acero o

aluminio. en determinadas cantidades; o para fabricar automóviles, camiones o

fertilizantes; o para construir una Marina mercante; o, en definitiva, para

alcanzar niveles de vida que puedan compararse con los europeos, cuando ya

realidades consoladoras demuestran irresistiblemente tocio lo contrario. Es algo

aún rnás grave.

Es la negación reiterada y continua a admitir que las pizarras dé Puertollano

son capaces de suministrar lubrificantes de todos los tipos para el consumo de

la nación, cuando a un ritmo superior a las 50.000 toneladas al año se están

suministrando al país, procedentes de las minas de la región y de la magnífica

planta allí instalada, lubrificantes que en calidad compiten con los mejores del

mundo, y en cantidades más elevadas otros esenciales elementos, como parafinas y

gas oil, de calidad insuperable.

Y ello cuando las minas y la planta están plenamente abiertas a la atención y a

la curiosidad de todo el mundo, y cuando a tres horas de Madrid ha sido visitada

reitéradamente por facultades, escuelas, organismos y técnicos de todas clases.

Es en esta misma magnífica planta de Aviles, que, sin duda por su importancia y

trascendencia, atrae la enfermiza actividad de los enemigos o de los papanatas,

en la que la más normal incidencia del trabajo atrae los más catastróficos

bulos, como recientemente cuando se. comentaba, con auténtico regodeo, la

posibilidad de que se parase el primer alto horno y fuera preciso volarlo, como

reiteradamente se ha afirmado.

Hoy mismo habéis visto poner en marcha el segundo alto horno y efectuar una

colada normal en el primero. Uno y otro marcharán conjuntamente, Dios mediante,

sin interrupción y sin que se. prevea ninguna anormalidad.

Pues,bien, un rumor extendido, y con aspecto de opinión responsable, afirma que

nos hemos visto precisados a forzar 1? puesta en marcha del segundo, que por

cierto lleva un ligerísimo retraso sobre 1as previsiones publicadas y

reiteradamente anunciadas, porque era urgente e indispensable parar el primero y

vaciarlo para . cambiar su recubrimiento refractario, que, afortunadamente, goza

de magnífica salud y que hasta ahora—y que así continúe—se comporta de manera,

excepcionalmenta buena.

Comprenderéis que cuando me he detenido tanto en estos lamentables aspectos es

porque les asigno importancia y considero que hay que tomar medidas para

corregirlos.

"SERÁN CUMPLIDOS TODOS LOS PROGRAMAS"

Tras este ingrato, pero a mi juicio necesario, paréntesis, he de referirme a

aspectos auténticos y positivos.

Después de catorce meses de marcha continua y normal en los que el primer alta

horno manejado por un equipó bisoño ha superado sus características y todas

nuestras esperanzas, puede decirse que ha sido totalmente dominada la enorme

crisis provocada por la agobiante escasez en el país de lingote de afino y,

sobre todo, dé modería que afectaba a toda nuestra industria fundidora y

transformadora. Ya aquellos fantásticos precios de estraperto, a .la sombra del

cual tanto desaprensivo debe haberse enriquecido, se han perdido en la noche de

los tiempos y nuestros fundidores han visto atendidos en cantidad y perfecta

calidad todos sus pedidos. "

Afirmó luego el señor Suanzes que todas las demás, instalaciones, de la

factoría—acero y laminación—continúan montándose con una actividad que honra a

los equipos que las están realizando y, en general, a toda • la organización,

pudiendo indicarse que, salvo imprevistos, serán cumplidos todos los programas y

plazos anunciados hace un año, y que 1959 culminará con la sucesiva puesta en

marcha de todos los trenes de laminación en montaje, mientras se autorizan los

pedidos preparados hace tiempo y que han de completar y ájustar esta etapa de la

factoría, poniéndola en condiciones de pleno rendimiento.

Después,..., después y desde ahora, deberíamos afrontar, a mi juicio, la segunda

fase correspondiente a los altos hornos números 3 y 4, qué han de duplicar la

capacidad de la fábrica, evitando de manera radical otra crisis todavía más

grave que la pasada, ya que afectaría a mayor consumo y mas elevada producción,

y que de; ninguna manera debe llegar a producirse.

Luego, y también desde ahora, ir pensando y planeando el segundo Aviles, cuando

la capacidad posible del primaro" haya sido alcanzada´ y cuando la factoría

actúa! haya logrado su plenitud y el pleno rendi-

miento de una instalación cuya concepción y construcción honra a España, provoca

la admiración de propios y, sobre todo, de extraños, y que, en su escala, no

creo que haya sido hasta ahora superada en el mundo. En resumen: algunos de

vosotros estaréis pensando que el incorregible optimista, sigue soñando... en

base de realidades y realizaciones tangibles. Así es. No ignoro que, en

ocasiones, ondas de pesimismo económico y de desánimo o fatiga corren por. la

epidermis del país; realmente no me interesan; las juzgo completamente

artificiales y, desde luego, transitorias; las producciones siguen aumentando;

los niveles medios de vida sin interrupción se elevan. Y eso; son, en un país

atrasado y en evolución como el nuestro, los auténticos objetivos que no deben

ser confundidos en lo económico, con todo lo demás, que es purlamente

instrumental y fácilmente corregible. Tal vez haya que exigir al país que

ambiciones o apetencias comprensibles, pero. Exageradas, en relación con

nuestras reales posibilidades, sean frenadas; tal vez haya que imponer criterios

de austeridad y espíritu- de relativo sacrificio a determinados sectores. Nada

de eso puede ser, en definitiva, "obstáculo para que el objetivo.fundamental se

realice: el que conduzca a que los grandes sectores del país, que constituyen su

entraña, mejoren paulatinamente y sin interrupción sus niveles de vida,

aproximándolos a los de otras naciones que de ninguna manera, nos superan en

auténticas bases económicas, no obstante las opiniones de muchos pesimistas.

 

< Volver