Apertura del año judicial     
 
 Informaciones.     Páginas: 1. Párrafos: 12. 

APERTURA DEL ANO JUDICIAL

MADRID, 16. (EUROPA PRESS.)

—A mediodía de hoy se ha celebrado, en el Palacio de Justicia, la solemne apertura de los Tribunales españoles, presidida por el ministro de Justicia, señor RuizJarabo. El presidente del Tribunal Supremo, señor Silva Melero, ha pronunciado un discurso sobre «Jurisprudencia y evolución», y el fiscal del Tribunal Supremo, señor Herrero Tejedor, ha presentado la Memoria que se eleva al Gobierno, como cada año.

El señor Silva Melero ha dicho que, si bien es cierto que la evolución del derecho se realiza fundamentalmente

por los legisladores, la historia de las instituciones jurídicas demuestra que la adaptación de las leyes a la realidad social de cada momento histórico ha sido obra principalmente de ese gran monumento cultural que es la Jurisprudencia.

Ha resumido una serie de tendencias que en la actualidad pretenden politizar la jurisprudencia. Ha dicho que el derecho lleva siempre en sí mismo un elemento de conservadurismo, compatible con su evolución y progreso, que permiten enlazar el pasado con el presente en un justo equilibrio y ha afirmado que para sincronizar el Derecho con la vida no son necesarias convulsiones revolucionarias, y que no parece que la solución esté en arrumbar el principio de legalidad, que es una de las más fundamentales garantías del estado de derecho.

«Cuando las leyes envejecen y corren el peligro de no responder a las exigencias de justicia de la sociedad —ha añadido—, la conciencia social se funde en ellas porque son hombres de la época los que las aplican jurisprudencialmente, desarrollando su energía potencial y sincronizándolas con la vida social para tratar de realizar la justicia.»

«La historia enseña —ha concluido— que el revolucionario, que en ocasiones es un idealista, es también un exaltado que sueña que la Justicia debe cumplirse aunque perezca el mundo, olvidando que si el mundo perece es bastante claro que no se salva ni la Justicia.»

SEÑOR HERBERO TEJEDOR

El fiscal del Tribunal Supremo, al hacer pública la Memoria del pasado año judicial, ha dicho que la dinámica social conduce cada día a una mayor diferenciación de las funciones de cada institución y a un mayor perfeccionamiento de su ejercicio, principio aplicable en lo que afecta a la función de administrar Justicia, que apunta ya a una mayor autonomía y por consiguiente a un mayor grado de responsabilidad.

Respecto a la salud penal del país, el señor Herrero Tejedor ha dicho: «Nos preocupa, y mucho, el cambio de sentido que se está operando en la sociedad sobre el fenómeno de la delincuencia. Lo que antes era generalmente repudiado y rechazado, hoy encuentra una tolerancia nacida del embotamiento de la conciencia y de la pérdida de la capacidad para discernir lo que es bueno y lo que no lo es.»

«De esta forma —dice—, la sociedad misma vive en una flagrante contradicción, tolerando lo que antes repudiaba, confundiendo lo que antes reconocía y eludiendo su propia responsabilidad, al achacar a la autoridad misma —a la que tantas veces niega y critica— la culpa de la falta de seguridad, de orden o de estabilidad sociales.» Ha dicho más adelante que «la propia libertad se entiende fuera de sus límites lógicos y esenciales, como un pretendido derecho a disponer de la propia vida o de la de los semejantes y comienza por justificar el aborto y la eutanasia y la propia destrucción física y psíquica, conseguida a través de la droga o de la violencia».

Este fenómeno, tan frecuente en nuestro tiempo, es más grave que la delincuencia misma, tanto porque es causa eficiente para su extensión, como porque impide que actúen los resortes sociales para evitarla o prevenirla.»

Al referirse al papel de la Administración de Justicia, cada día más preponderante y decisivo, dice que se impone su actuación con firmeza ante la aparición de formas nuevas de delinquir y la irracionalización de todas ellas. Insiste en la necesidad de perfeccionar la actividad jurisdiccional de carácter preventivo.

El ministro de Justicia —según preceptúa la Ley Orgánica del poder judicial— ha declarado abierto el nuevo año judicial.

 

< Volver