Vida jurídica. 
 Tomas de posesión en el Ministerio de Justicia  :   
 Don Alfredo López: "El Concordato subsiste en contra del Estado Español". 
 Informaciones.    27/06/1973.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

VIDA JURÍDICA

TOMAS DE POSESIÓN EN EL MINISTERIO DE JUSTICIA

DON ALFREDO LÓPEZ: «EL CONCORDATO SUBSISTE EN CONTRA DEL DESEO DEL ESTADO

ESPAÑOL.

MADRID, 27. INFORMACIONES

«El Concordato de 1953 subsiste no porgue lo quiera el Estado español, sino a

pesar de su deseo en contra», dijo el subsecretario saliente del Ministerio te

Justicia, dan Alfredo topee en el ocio de relevo de los altos cargos de dicho Do

par tomento ministerial. Indicó también que «hay que potenciar los Colegios de

Abogados».

Presidio el acto de toma de posesión el ministro de Justicia, tenor Ruiz-Jarabo,

y estuvieron presente» el fiscal del Tribunal Supremo, señor Herrero Tejedor, -

presidentes de Sala v funcionarios del Ministerio.

Se leyó en primer término «I decreto por el que se nombra o don José del Campo

Llarena subsecretario de Justicia; a don Luís Vacas Medica, secretario general

técnico, y a don José Poveda Murcia, director general de Registros y del

Notariado. En el mismo decreto Se publican los ceses de don Alfredo López, don

Marcelino Cabanas y don Francisco Escrivá de Román!, que ostentaban los

respectivos cargos

Después de la lectura, juraron los nuevos altos cargos. y a continuación, el

subsecretario saliente don Alfredo López, pronunció un largo discurso, un

informe más bien de su quehacer al frente del Departamento, en el que destocó

los siguientes epígrafes:

La Justicia — El subsecretario saliente quiso rendir tributo a la independencia

de la Justicia, que «no ha dependido ni dependerá nunca de su retribución, y que

situarla en sus niveles justos no será nunca una necesaria medida de protección

de la independencia de quienes administran Justicia, sino una exigencia

ineludible del decoro del Estado»

La Iglesia — «siento —dijo— la satisfacción Interior de haber trabajado, en

ocasiones dolorosamente. al servicio de la fecunda colaboración entre la Iglesia

católica y el Estado.» En este apartado, el subsecretario saliente afirmó: «La

Iglesia católica sufre una infección epidémica, producida por la mezcla

virulenta de viejos errores doctrinales y seducciones marxistas.» A los que

tienen a su cargo la sagrada responsabilidad de gobernar la Iglesia incumbe la

tarea de adoptar las medidas pertinentes, y no a los gobernantes de la comunidad

política. Sabemos, sin embargo, con luminosa certeza, que impidiendo, sin

claudicación ni transigencia, las invasiones clericales en el campo civil de los

clérigos de fe perdida o vacilante, y de impropios amores marxistas, al tiempo

que se cumple el deber de servir al Estado, se presta también indirectamente un

servicio a la Iglesia.»

Don Alfredo López dijo también: «Pese a propagandas tendenciosas, la gran verdad

no conocida suficientemente del pueblo español es que si subsiste el Concordato

de 1953, con su caudalosa carga de privilegio» a favor de la Iglesia, y un

sistema de nombramiento de obispos que permite a la comunidad política una

cierta intervención, que siempre se ha hecho con ejemplar respeto, no es porque

1o quiera el Estado español, sino a pesar de su deseo en contra.»

Libertad religiosa — El subsecretario saliente expuso cómo, siguiendo las

instrucciones de don Antonio Oriol, contribuyó a que, como lo pidió el Concilio

Vaticano II, se insertara en nuestro ordenamiento jurídico el derecho civil a la

libertad en materia religiosa.

La abogacía y la democracia orgánica. — Recordó don Alfredo López que ha

ejercido la profesión de abogado y es miembro del colegio de Madrid, y pidió al

ministro de Justicia que impulsara, hasta el completo logro, el proceso ya

iniciado a favor de las vacaciones de los abogados, de la remuneración del turno

de oficio y del incremento de los ingresos de la mutualidad general de su

previsión.

Dijo también: «Estamos dando vida a una democracia orgánica, lo cual vale tanto

como decir que hay que potenciar la vida, la libertad y la autonomía de los

entes orgánicos que componen el tejido de la sociedad española, y entre ellos,

los Colegios de Abogados. Pero de los entes orgánicos —repitió—, no de partidos

políticos ni declarados ni encubiertos.

El nuevo subsecretario, señor Del Campo Llerena, expresó su agradecimiento al

ministro, en su nombre y el de sus compañeros, por la prueba de confianza que

les otorgaba al designarles para los cargos; y asimismo, su absoluta e

incondicional lealtad, así como la adhesión al Jefe del Estado, al Príncipe de

España y presidente del Gobierno.

Cerró el acto el ministro de Justicia, señor Ruiz Jarabo.

 

< Volver