Autor: Pujol, Aurelio. 
 Las elecciones en el Colegio de Abogados. 
 Segura Ferns: No a la política en la Corporación  :   
 La perennidad en los cargos de la Junta produce el inmovilismo. 
 Madrid.    16/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Las elecciones en el Colegio de Abogados

Segura Ferns: No a la política en la Corporación

La perennidad en los cargos de la Junta produce el inmovilismo

(De nuestra Redacción, por Aurelio Pujol)—Ante las ya tan

próximas elecciones en el Colegio de Abogados de Madrid, la candidatura que encabeza, pana el puesto de decano, el letrado don Santiago Segura Ferns, ha lanzado una mueva circular.

En ella dice que su postura es netamente profesional e independiente; no quieren el inmovilismo, pero tampoco quieren política.

Señalan, que el inmovilismo, enfermedad crónica que hasta ahora han padecido, llevó al Colegio a un verdadero anquilosamiento, y a los abogados a sufrir año tras año los mismos problemas, sin que nadie, hasta hoy, los haya abordado.

Afirman que ese inmovilismo se ha producido por la. perennidad en los cargos de la Junta; precisan que si se tiene la curiosidad de examinar una guia de la Corporación se observará como, a través de muchos años, la Junta de gobierno ha estado constituida casi por los mismos nombres; eso, sí, con un riguroso escalafón; cada, elección ha servido—sigue la circular—para escalar un peldaño.

Y así—continúa—, sin que se dude de la buena fe ni de la integridad de nadie, esa especie de situación vitalicia, en algunos casos de diez años y más, ha impedido la renovación de

energías y enfoques de sitúa» dones y ha servido para que la profesión, en momentos en que los problemas se suceden vertiginosos en cualquier orden de la vida, haya caído en el inmovilismo que comenta la circular.

También da la candidatura de Segura Ferns su mas ropiaido no a la política en el Colegio. Este no es una institución política; es una Corporación profesional, cuya principal misión es la defensa de los intereses de los abogados como tales. Solamente cuando estén protegidos, cuando haya un verdadero espíritu de dase y una clase, el Colegio habrá cumplido, insisten, su misión.

 

< Volver