Autor: Ysart, Federico. 
 Las elecciones en el Colegio de Abogados de Madrid. 
 No hay candidatura profesional  :   
 Pero la de Ruiz-Giménez aporta una nueva dimensión. 
 Madrid.    12/12/1969.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

LAS ELECCIONES EN a COLEGIO DE ABOGADOS DE MADRID

NO HAY PERO LA DE RUIZ-GIMENEZ APORTA UNA NUEVA DIMENSIÓN

MADRID. (De nuestra Redacción.)—"Se ha dicho «que hay ana candidatura política y otra estrictamente profesional. Pero quisiera saber, y ´ se lo pregunto al titular de esta segunda, señor Segura, sí 1a tercera candidatura, 1» gran ausente de «ata noche, es también estrictamente profesional. Porque loa nombro «que I» avalan parecen agrupados en torno a una llamada imperiosa y concreta; son hombre* Ilustre» mochos de ellos, per» muy político*, pues la política, de verdad, se realiza desde el Poder. Los demás

Teñimos a ser políticos por analogía. Y es la candidatura indefinida, los ausentes, quienes llevan sobre sus espaldas la responsabilidad de nuestras Inquietudes y descontentos .puestos de manifiesto aquí esta noche, pues ellos son quienes han Tenido dirigiendo el Colegio basta ahora."

Estos son palabras del profesor Manuel Jiménez de Parga en el coloquio que ayer tuvo lugar en el Eurobuilding patrocinado por él Circulo de Estudios Jurídicos. Su presidente, Pedrol Rius, habla convocado a las tres candidaturas presentadas para las elecciones en el Colegio de Abogados madrileño, que enoabesan, como se sabe, los seriare* Ruiz-Giménez, Del Valle Iturriaga, actual decano, y Segura Femé, La candidatura que víene siendo la que rige los destinos del Colegio no quiso asistir. Las postura» quedaron, pues, reducidas a dos: Ruiz-Giménez, que M manifestó brillante y seguro, y a su izquierda—fisicamente—, Seguna Ferns.

Dos temas

El "careo" tenia dos gratules temas fijados previamente: Qué es lo que 1a abogacía puede ofrecer y qué es lo que puede pedir a la sociedad española actual. Para Ruiz-Giménez, los abogados, con «a ejercicio profesional, deben servir a la sociedad en tres órdenes: técnicamente (eficacia y competencia), éticamente (veracidad y honestidad) y social-politicamente. "La* justicia—dijo—es tendencia y afán de Igualdad en la vida social. Se dice que nuestra candidatura es política. Si pedir que lo que está reconocido oficialmente en texto* Internacionales, firmados por «1 Estado español, es política, aceptamos que se diga que nuestra candidatura es política,** La misión del abogado, como ciudadano y profesionalmente, es defender los derechos humano*.

Segura Ferns manifestó respecto a este punto: "Ofrecemos los abogados muchas cosas a la sociedad: la tutela profesional de las peticiones ante los Tribunales, la colaboración a la interpretación de I» Ley, a la Jurisprudencia, y la defensa del reo contra la propia sociedad."

Respecto a las peticiones que la abogacía debe formular a la sociedad, el primer colegiado expuso que debía ser todo aquello preciso para dignificar el ejercicio d« la Justicia, cosa que estaba por encima de los Intereses mas concretos y pequeños de loe problemas asistenciales, etcétera, de la propia profesión, excepto la promoción universitaria de loa hombres del trabajo, que puedan ser abogados muchos mas de ese 2 por 100 escaso que hoy figuran en «1 Colegio venidos de familias humildes.

Perfeccionamiento de un Estado de Derecho

Segura Ferns habló exclusivamente de que se pagara el turno de oficio y se resolvieran los problemas asistenciales.

Había una tercera cuestión: contribución del abogado al perfeccionamiento de un Estado de Derecho. A esto sólo respondió Ruiz - Giménez: "Es necesario desmitiflcar la expresión "Estado de Derecho", ya que para todo Estado lo es de Derecho para si mismo." "Lo que hay que construir—dijo—es el Estado Social de Derecho, en el que los hombres encuentren su satisfacción social."

Intervinieron varios colegiados. Antonio Rato preguntó a Segura que si las Leyes Funda-mentales establecen que en nuestro país la política ha de ejercitarse a través de la familia, el Municipio y las

Corporaciones, y, según su criterio, en ésta, en el Colegio, no pueden hacerlo, están Incapacitados los abogados para ella. Y Villar Arregui, después de distinguir entre el ámbito personal y el corporativo, puso de relieve que la Corporación tenía un compromiso con la sociedad en que se inserta que los abogados tienen el deber de pronunciar una palabra sobre los grandes temas con que la sociedad plantea día a día...

A pesar de la Insistencia mostrada por la candidatura de Segura por monopolizar la profesionalidad, una cosa parecía clara: la preocupación es Igualmente compartida por ambas, pero la de Ruiz-Giménez parece apuntar una nueva dimensión, como quedó ayer reflejado en el diálogo. Lastima no poder haber comprobado, algo semejante en los ausentes.

FEDERICO YSART

 

< Volver