Solidaridad humana     
 
 ABC.    14/01/1959.  Página: 29. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

SOLIDARIDAD HUMANA

Esta tarde, a las ocho y media, comenzará en el estadio Santiago Bernabén. e´ partido de fútbol entre mi equipo combinado con´ jugadores del Atlético madrileña y el Real Madrid, y el once del fortuna S. K., de Dusseldorf.

El acontecimiento sale de la órbita -puramente deportiva para constituir un testimonio de estremecida solidaridad humana. Se trata de afrontar tenaos ni- ra ayudar a los supervivientes de ´ la catástrofe de Ribadelago a reconstruir sus hogares, a reanudar sus trabajos agrícolas, a enderezar contra el dolor, contra el recuerdo atormentado,´ sus vidas, laceradas como árboles a los que se hubieran arrancado brusca y brutalmente sus mejores ramas.

Madrid, villa abierta al más acendrado sentimiento provinciano, porque está hecha, acrecida, caracterizada, por el impulso de hombres nacidos en todos .los rincones de España, se ha conmovido hondamente ante la tragedia de ese minusculo y escondido pueblo zamorano, arrasado por el manotazo gigantesco de la ola tic ocho millones de metros cúbicos que saltó sobre el caserío al forzar la presa tic Vega de Tera. Por eso, hoy, los • madrileños acudiremos en masa al hermoso estadio de Chamartín. Si alguna vez causó asombro que un graderío capaz para ciento veinte mil personas se llenar» «ate el atractivo de un partido de futbol más asombro causaría ahora que no estuviera fileno ante la llamada dolorosa de una familias que han llenado de conmiseración al mundo entero.

La iniciativa de la esposa del Jefe del Estado, doña Carmen Polo de Franco, de modificar la finalidad primitiva del partido, y en lugar de destinar su beneficio a edificar, viviendas modestas dentro del plan de. la Campaña de Navidad, se empleará en otra necesidad más urgente y perentoria, ha sido tan» generosa y acertada, que merece que todos los madrileños, unos como veteranos en la noble afición al deporte y otros movidos por el limpio espíritu de la piedad y la fraternidad, contribuyan a que el fin benéfico de este acontecimiento deportivo sé cumpla plenamente. El desinterés, el puro juego que es todo acto deportivo, aun aquel encuadrado en la finalidad de victoria que supone todo torneo oficial, se supera hoy con este otro interés altruista y humano. Bajo los focos del estadio de Santiago Bernabéu, que a veces hacen brillar el césped corno un verde lago, brillarán esta noche ante los ojos de la imaginación los reflejos dramáticos del lago de Sanabria, bajo cuyas aguas suenan, según la antigua leyenda, las campanas de un pueblo sumergido. A la orilla, entre las ruinas de Ribadelago—lodos lo hemos visto—hay una niña abandonada que llora. Tenemos el deber de enjugar esas lágrimas.

 

< Volver