El Ministro de Justicia presidió la apertura de los Tribunales  :   
 Don José Castán Tobeñas disertó sobre "La concepción estructural de la herencia". 
 ABC.    16/09/1959.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL MINISTRO DE JUSTICIA PRESIDIO LA APERTURA DE LOS TRIBUNALES

Don José Gastan Tobeñas disertó sobre "La concepción estructural de la herencia*"

El ministro de Justicia ha presidido ayer por la mañana el acto solemne de la epertura de los Tribuanles.

Previamente, en el salón de Pasos Perdidos, se celebró una misa del Espíritu Santo, oficiada por D. Eloy Montero.

Con el Sr. Iturmendi se hallaban el presidente del Tribunal Supremo, Sr. Gastan Tobeñas. y los presidentes de las distintas Salas, Sres. Gallo, Ruiz-Jarabo, Castelló, De la Plaza, Mariscal de Gante y López Peces, y el fiscal Sr. Almillo. También asistieron a la misa el director general de Justicia," Sr. González García; el presidente de Ja Audiencia Territorial, Sr. Samaniego ; los presidentes del Consejo de Colegios de Abogados, Sr. Escubedo, y de la Junta de Colegios de Procaradores, Sr. Salas; las Juntas de Gobierno de ambas Corporaciones y representación*, de los Colegios de- Notarios, Secretarios Judiciales y numerosos magistrados, jueces y abogados.

Terminada la ceremonia religiosa, el ministro y las,personalidades antes mencionadas se trasladaron al salón de Plenos. Don Antonio Iturmendi, que llevaba el gran collar de la Justicia, concedió la palabra a presidente del Tribunal Supremo, que disertó sobre el tema "La concepción estructural de la herencia".

Después de hacer historia del acto de apertura de .los Tribunales, expuso ttn balance del último año judicial. Dedicó un recuerdo a los magistrados fallecidos y afirmó que la administración de Justicia ofrece perspectivas muy favorables. Resaltó, las importantes disposiciones dictadas últimamente, entre otras, la ley de Tasas* y exacciones parafiscales de 16 de diciembre jde xosB. En el preámbulo de esta disposición se dice que la Magistratura española, modelo de austeridad, se-halla sometida al extremo rigor de las prohibiciones e incompatibilidades ´´que acertadamente le impone su legislación, y quien todo lo sacrifica al cargo y se da por entero a la función, debe obtener de ella, al menos. el rango que corresponde a la tarea que se le confía, base y fundamento de la .paz social. Hemos de agradecer—añadió el señor

Gastan—a quienes han preparado y refrendado este decreto, no sólo el deseo de conceder una retribución adecuada, sino el respeto que para el principio de la independencia judicial se observa a través de sus preceptos.

Explicó a continuación por qué había elegido el tema de su discurso, y se refirió a la crisis conceptual en el Derecho de Herencia, orígep y elementos históricos de la idea de herencia, síntesis comparativa cíe los sistemas hereditarios romano y germánico, la herencia en la Historia del Derecho español, indicaciones críticas y, por último, la construcción dogmática de la herencia, para deducir la conclusión de que la herencia representa una idea integrada por elementos personales y patrimoniales. Hemos de admitir—añadió—que en el fenómeno de la transmisión hay una gran complejidad de elementos y, por tanto, se nos presenta !a herencia en nuestro Derecho, como la continuación o sucesión en la titularidad del complejo formado por aquellas relaciones jurídicas, patrimoniales, activas y pasivas. de «n sujeto fallecido que no se extingue por su muerte; sucesión que produce también ciertas -consecuencias de carácter extrapatrimonial y atribuye al heredero una

situación jurídica modiíicada en determinados aspectos. El Sr. Castán fue largamente aplaudido.

Después, el secretario de Gobierno del Tribunal Supremo, Sr. Tornos, leyó las estadísticas dé la actividad désárrcitlláda jíor aquel Organismo, y flWálftteníe, el ministro d´e Justicia, declaró áoiértó él aña judicial 1059-60.

EN BARCELONA

Barcelona 15.

Con la solemnidad de costumbre se ha inaugurado esta mañana en el Palacio de Justicia, el añb judicial. A primera íiora se dijo una mi´sa dé Espíritu Santo en la capilla del Palacio» a la que asistieron la mayoría de los magistrados y jueces y, después, éstos cumplimentaron al presidente de la Audiencia, D. Elpidio Lozano. Finalménte_ se difirió, üh telegrama a ministro de Justicia.—Cifra.

 

< Volver