Unas expresivas palabras de justicia     
 
 ABC.    27/05/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

UNAS EXPRESIVAS PALABRAS DE JUSTICIA

En un acto público celebrado el 20 de febrero último,"Para recapitular lo que un hombre de nuestro estilo os daba basta con exhumar ciertas impresiones, en mí muy arraigadas, y dejar hablar libremente al corazón,

Os estoy reconocido por el bello y edlficante espectáculo que constantemente ofrecéis del rendido culto qus profesáis a vuestra carrera, forma la más, diferenciada del noble amor que un hombre tiene a su trabajo, y que en virtud del ancla que es una vocación, fiólo concibe Incluso el progreso propio dentro de un panorama delimitado de anhelos.

Gracias también, y en calidad de intelectual, por todo lo que contribuís al fomento de la cultura con fermentos activos y con óptimos frutos. Obra estos últimos de personalidades ilustres de ´vuestro seno que a diario enriquecen la literatura jurídica con publicaciones valiosísimas. Labor ejercida a titulo más bien corporativo la otra contribución, que cristaliza en la organización de tantos actos durante repetidos cursos, que si no son indispensables para la génesis de la ciencia y su difusión, ya que puede tener ésta, y tiene, otros modos de ser creada y de manifestares, sí son muy apropiados para favorecer un clima donde se sienten estimulados y aun reverenciados los esfuerzas de orden intelectual.

Don Fatuto Vicente Gella. (foto Santos Vubero.)

Gracias, y en cuanto hombre de Derecho, por vuestra labor creadora y por la confianza que inspiráis. Artífices constantss con vuestro dominio de la técnica de fórmulas que vivifican las leyes. Piedras angulares de la seguridad y el respeto de tantas situaciones Jurídicas por vuestra probidad.

Gracias, como compatriota vuestro, por haber alcanzado merced a virtudes tan altas y a dotes tan preclaras que el Notariado de España sea el más preparado, digno y selecto del mundo.

La ley de 1882 os forjó una carrera de altos vuelos: vuestros esfuerzos os han techo una "´élite" cuya luz, proyectada hacia atrás, constituye el mayor esplendor de la aureola de Fernández Negrete. Una "élite" científica y moral; esto es, en congruencia con la dinámica sociedad de nuestro tiempo.

Gracias, en fin, por haberme deparado la oportunidad de ejercer la más emocionante y clavada de las funciones: la de haceros justicia diciendo en voz´ alta todo lo que acabáis de oir."

 

< Volver