Votar, pero ¿a quién?     
 
 Diario 16.    25/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Votar, pero ¿a quién?

Con la publicación de las normas electorales se inicia la marcha atrás para las primeras elecciones

generales que este país va a vivir en mas de cuarenta y un años. La gran masa de la población española va

a tener asi la oportunidad de votar por primera vez en su vida. Y sería un error imaginar frivolamente que

elegir una u otra candidatura, decidirse por un partido u otro, va a ser fácil para unos ciudadanos bisónos,

carentes de hábitos políticos democráticos y sin puntos concretos de referencia. Al elector de cualquier

democracia consolidada no le resulta especialmente complicado el acto de votar porque conoce la

topografía política de su país, al menos en sus lineas más generales; no ignora lo que se esconde tras las

diferentes siglas y sabe quiénes son los líderes y cuál ha sido su trayectoria anterior. Por todo ello, no le

cuesta demasiado trabajo elaborar su decisión electoral en función de sus aspiraciones y de unas

expectativas racionales. Que al final el elegido actúe de manera diferente a sus promesas y a lo que de él

se esperaba es otro cantar y forma parte de ese mundo de decepciones y sinsabores que es la política.

Siempre queda el consuelo de no votarle a la elección siguiente.

Pero al elector español las cosas se le presentan de un modo mucho más confuso. Y no sólo por las

complicaciones habituales de cualquier acto electoral, que las normas publicadas no contribuyen a

simplificar, porque ¿se ha pensado, por ejemplo, en lo que va a suponer esa listo alfabética de todos los

candidatos al Senado? Puede imaginarse ^ut tiara esta cámara, el voto va a carecer de la más elemental

coherencia política y que el número de votos nulos va a ser muy abundante. Pero con no ser nimias estas

dificultades técnicas, serán mucho más importantes las específicamente políticas, porque ante el presente

magma de partidos ¿a quién votar si los programas son a veces casi idénticos y lo que los líderes dicen y

cómo lo dicen se parece a menudo como una gota de agua a otra?

Ese sector mayoritario de españoles que se mueve entre la derecha y la izquierda moderadas, no tiene ante

sí una tarea fácil. Todo ese enorme arco político que queda entre Alianza Popular y el PCE está todavía

tan indefinido que más bien parece una tierra virgen cuyo mapa no ha sido levantado por ningún

cartógrafo.

El mundo de los socialismos, de los liberalismos, de las sorcialdemocracias, de las democracias

cristianas... se le presenta al ciudadano medio como una especie de caleidoscopio que cambia cada poco

tiempo sin acabar de encontrar su forma definitiva. Un mundo variopinto con mucho de rompecabezas

capaz de descorazonar al más animoso. Mala cosa para elaborar reflexivamente una intención de voto.

Que a poco más de dos meses de las elecciones sea esta la situación es alarmante y no presagia nada

bueno para nuestro futuro político. La alternativa fundamental se va a dar entre democracia y

neofranquismo, y esto quiere decir que el objetivo más importante ha de ser cerrar el paso a Alianza

Popular. Y ello sólo se conseguirá creando un gran frente democrático. La decisión del PSOE y de los

democristianos de presentarse aisladamente, acaso para medir su peso electoral, perjudica ese hipotético

plan, pero no debe impedir que el resto de los partidos organicen un centro ampliado que se presente

como una opción democrática capaz de frenar a cuantos están decididos a la perpetuación de los

mecanismos dictatoriales. Ante una fuerza definida así, Suárez tendría que adoptar una actitud pactante.

El problema de si el presidente se presenta o no, que ahora parece la gran cuestión del momento, podría

ser considerado desde una perspectiva distinta. Para frenar Alianza Popular, no se ve la utilidad de que

Suárez se presente por Avila ea solitario, ni de que comparezca como independíente con unos cuantos

amigos. Pero un pacto del presidente con un gran frente democrático puede ser el factor clave para

consolidar nuestra balbuciente democracia. lAAflL/fZO

 

< Volver