Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
 Última jornada de los Príncipes en Barcelona. 
 Audiencia con 308 alcaldes y recepción en el Palacete Albéniz     
 
 Informaciones.    16/07/1975.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 39. 

AUDIENCIA CON 308 ALCALDES Y RECEPCIÓN EN EL PALACETE ALBENIZ

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 16. APARTE de proseguir su agenda de inauguraciones, la segunda -y última jornada oficial del Príncipe don Juan Carlos en Barcelona comportó dos acontecimientos de orden político singularmente importantes. A última hora de la mañana de ayer, el Principe ofreció en el palacio de 1a Diputación Provincial una recepción a los trescientos ocho alcaldes de la provincia. En la misma, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de la Gobernación, señor García Hernández, pronunció un largo discurso, que contiene notas políticas de indudable interés. A las ocho y media de la tarde, en su residencia del palacete Albéniz, los Principes recibieron a más de dos mil barceloneses, compendio de lo que podría calificarse "las fuerzas vivas" de Cataluña. La presencia de don Juan Carlos en la Diputación y el hecho de que don Juan Antonio Samaranch permaneciese, también en papeles de anfitrión, al lado de los Principes durante la reunión del palacete, potencia, a los ojos de numerosos observadores, la figura del ex delegado nacional de Deportes. Paralelamente, la gran noticia que circulaba entre los corrillos de esta ultima recepción era el inminente cese del alcalde —esta vez parece que el rumor es absolutamente consistente— y el nombramiento para este cargo de don Ramón Guardans, actual presidente de la Junta de Obras del Puerto y yerno de don Francisco Cambó.

DON JUAN CARLOS CITO A MARAGALL EN CATALÁN: "TODO ES CAMINO, TODO ES ATAJO PARA QUIEN BUSCA LA VERDAD"

EL SEÑOR GARCÍA HERNÁNDEZ ABORDO EL "HECHO REGIONAL".

La recepción a los 308 alcaldes estuvo jalonada por las palabras del señor García Hernández, junto a otras de don Juan Antonio Samaranch, de siete alcaldes representativos de otras tantas comarcas y del propio Principe de España.

El señor García Hernández comenzó condenando el reciente asesinato del policía don Lucio Rodriguez Martin, en Madrid. Reprochó la circunstancia de que tal noticia, hubiera sido poco destacada en algunos periódicos y reiteró su pesar, una vez más, por la muerte de un hombre joven "que ha regado con su

sangre la paz de España». Del resto del importante parlamento del vicepresidente primero del Gobierno, cabe reproducir los siguientes párrafos:

«Si hubiéramos de buscar unos términos que definiesen con la mayor aproximación la personalidad política de Cataluña, diría que es su irrenunciable vocación española, a través de la rica variedad de las tierras hispánicas unidas por el signo de un ideal o destino común. Esa vocación la reafirmó Cataluña en los momentos de grave crisis nacional, en las horas cruciales en que aquél destino pudo sufrir irreparable quiebra.»

«La llanura interior, la montaña y los caminos del mar fueron el abanico de posibilidades que constituyeron la una y plural opción de esa región que tan directamente contribuyó, con su unión con Castilla, a configurar en Europa la primera nación moderna.»

«Esa variedad geográfica que tiene su reflejo en la variedad económica y en otros aspectos de su vida comunitaria hace que su régimen local tenga una tradición, singularidad e importancia que la sitúan en lugar privilegiado dentro del conjunto de la nación, características que influyen de manera decisiva en la problemática de su Administración Local, y que no puede desconocerse cuando se configuran las instituciones adecuadas para que el pueblo viva al lado de los entes locales y encuentren en ellos el camino para resolver sus problemas y ofrecer a sus conciudadanos una vida más grata y atractiva.»

«Cataluña tiene una historia y cultura labradas a través de los años, hechas de singularidades que se manifiestan en la inquietad de sus corporaciones, consecuencia lógica por cuanto las entidades locales vinculadas directamente al pueblo, al que sirven y representan, han de intentar no sólo resolver los problemas puramente técnicos y administrativos, sino también los políticos.»

«La Administración Local ha sido, es y seguirá siendo cauce de participación del pueblo en las tareas públicas, y de ahí la sensibilidad que frente a cualquier problema tienen sus órganos representativos.»

«La riqueza de las peculiaridades de esta provincia y su región son tan extraordinarias que tienen de por sí entidad propia para su consideración singular y encuentran el marco más adecuado en esta casa.»

EL «HECHO REGIONAL»

«Pero junto a estas características de la Administración Local de Cataluña existen entrañables peculiaridades de la región, como son; el cultivo de su lengua, arte y cultura, y el anhelo descentralizador como forma de potenciar la región dentro de la unidad de la Patria por la vida de auténtico regionalismo, entendido como reconocimiento de sus especialidades en el marco de la nación y no como aliento a actitudes carentes de sentido en un mundo donde las naciones se nos han quedado pequeñas.»

«La vigencia del idioma catalán es un hecho indiscutible, como lo es la existencia de una cultura propia catalana.»

«El valor histórico, cultural y social del lenguaje regional no puede desconocerse, y prueba de ello es su reconocimiento por la ley general de Educación.»

"La nación, en su conjunto, ha de fomentar los valores de todas y cada una de sus singularidades, a las que hemos de ser extremadamente sensibles, dentro de principios irrenunciables y del lugar que corresponde a la lengua castellana, como idioma oficial."

"La elevación del nivel político-administrativo de las entidades locales ha de hacerse por el camino de su inserción en la esencial unidad del Estado y no por la vía de su aislamiento, como si de piezas extrañas y separadas se tratase."

«La descentralización, en su verdadero alcance y sentido, no aspira a otra cosa que a constituir un medio que facilite a las comunidades naturales de ciudadanos la solución directa de sus problemas y aspiraciones, sin atentar contra la unidad nacional, que, como fruto del esfuerzo de todos los españoles, ha sido, es y seguirá siendo la única posible para la existencia de España y el camino viable para el engrandecimiento del pueblo español.»

"Pero esta unidad, que no equivale a uniformidad, es compatible con las peculiaridades de cada reglón, cuyo reconocimiento puede armonizarse a través de formulas asociativas voluntarlas de los entes locales, dándose así respuesta adecuada a lo que ha venido en llamarse «hecho regional». Si éste existe es porque el pueblo lo desea, y, por tanto, de él ha de nacer a través de sus instituciones más representativas".

Consciente de este hecho, el Gobierno desarrolla una política encaminada a dar cauce legal a estas manifestaciones.

Las leyes tienen a los hombres como destinatarios y han de procurar constituir el marco adecuado que en cada momento permita una vida ordenada y pacífica.

Para ello, la base sociológica ha de ser la comunidad a la que sirven, ya que en caso contrario se producirla una disociación entre pueblo y ordenamiento legal, que haría a éste ineficaz a los fines que persigue.

Quizás una de las innovaciones fundamentales de la reforma local en curso sea la variedad de figuras que en la misma se admiten con el fin de servir mejor a cada parcela del territorio nacional.

Dentro de la legalidad y no al margen de ella, han de servirse estos propósitos, con el deseo de que cada día sus habitantes puedan intervenir más directamente en la resolución de sus problemas, a fin de conseguir una patria fortalecida por el esfuerzo de los empeños comunes al servicio de la nación.»

Por su parte, don Antonio Samaranch pronunció un discurso en el que hizo hincapié en la necesaria electividad de los alcaldes y habló concretamente del futuro recordando las peculiaridades catalanas.

DISCURSO DEL PRINCIPE

Después de que terminaran las intervenciones de los siete alcaldes, que expusieron problemas concretos de sus respectivas zonas, el Principe de España, cerró el acto con las siguientes palabras:

"Queridos alcaldes: He escuchado vuestras Intervenciones con enorme interés y sé que muchos más de vosotros hubierais querido presentarme también vuestros problemas y necesidades. Tendremos oportunidad para ello más adelante. A los que habéis intervenido hoy os ruego me entreguéis vuestros informes para que puedan examinarlos los Departamentos correspondientes.

Vosotros, los alcaldes, estáis en la vanguardia, porque tenéis la representatividad y la responsabilidad de vuestros vecinos y el deber de buscar lo mejor para vuestros logros. Tened ánimo, tened fe, porque, como dijo el insigne Maragall, "tot es cami tot es drecera pel que busca la veritat".

Tengo gran confianza en el porvenir, porque a las pequeñas dificultades de cada día hay que saber oponer esos sentimientos más elevados que constituyen la razón de vivir de los pueblos."

Su reproducción en catalán de Maragall fue acogida con una larga ovación. Su traducción es la siguiente:

"Todo es camino, todo es atajo para quien busca la verdad."

INAUGURACIONES

En cuanto a las inauguraciones al margen de las reseñadas en nuestra edición de ayer respecto a la variante de los Bruchs y las ochocientas cincuenta viviendas en Manresa por la tarde el Principe puso en servicio un tramo de la línea tercera del Metro y del ferrocarril Sans-Aeropuerto.

Hacia las cinco de la tarde, don Juan Carlos y doña Sofía llegaron al andén de la estación de Pueblo Seco, en un tren de servicio normal, confundiéndose con los usuarios que utilizaban aquel Metro. Hablan llegado desde la estación de Liceo e iban acompañados por las autoridades nacionales y locales que

desde la mañana formaban parte de su séquito.

Don Juan Carlos y doña Sofía fueron recibidos en el andén por el presidente del ferrocarril metropolitano, al que acompañaba el Consejo de Administración y el Jurado de empresa. Después de los saludos de rigor el Príncipe cortó la cinta, que dejaba inaugurado el tramo.

Inmediatamente la comitiva se embarcó en un tren especial, compuesto por cuatro vagones y adornado con flores, hasta la estación de la Renfe, en Sants. A la llegada a esta estación grupos de personas aplaudieron a los Principes. Después los Príncipes subieron al tren inaugural de la nueva línea férrea Sants-Aeropuerto.

La comitiva se trasladó por la cinta sinfín desde la estación de ferrocarril hasta el aeropuerto; donde esperaban a los Principes el capitán general de la Reglón Aérea Pirenaica, con base en Zaragoza, asi como otras autoridades militares y civiles.

RECEPCIÓN EN EL PALACETE ALBENIZ

Seguidamente la comitiva se trasladó al palacete Albéniz para presidir la recepción oficial.

En cuanto a la multitudinaria recepción en el palacete Albéniz. consignemos que ésta se desarrolló en los jardines del mismo, que ofrecían un brillante aspecto. Los altavoces hicieron sonar diversas composiciones musicales, entre las cuales canciones típicas catalanas y sardanas. A las nueve menos veinte los Principes ae situaron frente al estanque, que remata el parque, al lado del señor Samaranch (algo más retirado figuraban los ministros de la Gobernación, Vivienda y Obras Públicas y otras autoridades), y frente a ellos fueron desfilando prácticamente todos los invitados. Estos constituían, como queda dicho al comienzo de esta crónica, las "fuerzas vivas" de la región.

Algunas conversaciones giraban en torno al cese de don Enrique Masó. Muchos de los "alcaldables" se encontraban presentes.

Pero paulatinamente tomó cuerpo la posibilidad muy concreta de que el sucesor sea don Ramón Guardans. Incluso se insistía que este hecho podría acontecer antes del 25 de julio.

Después, los Príncipes emprendieron viaje de regreso a Madrid.

16 de julio de 1975

 

< Volver