Incondicional apoyo de [Arias] al Príncipe de España     
 
 Informaciones.    24/06/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Incondicional apoyo de Arias al Príncipe de España

MADRID, 24 (INFORMACIONES.)

Antes de acudir a la sede de las Cortes, el Gobierno, encabezado por don Carlos Arias, había ido al palacio de La Zarzuela para cumplimentar y felicitar al Príncipe don Juan Carlos, con motivo de su onomástica. Ante el Príncipe, e! presidente Arias ha pronunciado las siguientes palabras:

«Señor: Con respetuoso y cordial afecto, la gran familia española se siente asociada a la gran fiesta que, con ocasión de vuestra onomástica, se celebra boy en este hogar de ejemplares virtudes. Del corazón del pueblo brota como una fervorosa y unánime oración por la felicidad de los Príncipes de España y de sus hijos, porque el pueblo os quiere. En vuestros recorridos por ciudades y aldeas, por las tierras de España, y en esos frecuentes contactos con las magnificas, excepcionales, queridas gentes, habréis podido advertir cómo en el contento de sus semblantes y en el clamor de sus voces se expresaban respeto, admiración, gratitud, cariño y adhesión al futuro Rey de todos los españoles. Porque el pueblo sabe que su instinto no le engaña y que ese instinto le ha enseñado con claridad que en Su Alteza Real el Principe don Juan Carlos tiene España fuertemente asegurada su mejor esperanza.

Yo creo que nuestro pueblo está satisfecho de haber pronunciado por dos veces —en 1947 y en 1966— un "Si" inequívoco y abrumadoramente mayoritario a la ley de Sucesión; se reconoce deudor de Franco, porque el Caudillo acertó también al poner la mejor cima a su histórica e inigualable obra de genial estadista al proponer a Vuestra Alteza como sucesor con el titulo de Rey; finalmente, está reconocido a sus legítimos representantes en las Cortes Españolas, que; al dar su aquiescencia a la solución monárquica propuesta por Franco, interpretó fielmente sus deseos.

El pueblo, señor, ha expresado ya con indubitable firmeza su voluntad, y reitera en todo tiempo y lugar su adhesión más firme a vuestra persona y a 1a Monarquía que tiene su origen y legitimidad en el 18 de julio, cuyos principios jurasteis servir. El pueblo admira en el Príncipe de España la firmeza en la decisión, la limpia cordialidad, la discreción y prudencia, el juvenil espíritu de servicio, la templanza en el mandar, el claro decir y hasta el buen callar.

Me es muy grato y honroso el ser hoy, como presidente del Gobierno, portador de las lealtades y afectos de los ministros que me acompañan, de las autoridades, de los Ejércitos, de todos nuestros compatriotas.

Señor: en nombre del Gobierno, os deseo la mayor felicidad y una larga vida, que—de ello estamos seguros— consumiréis en el mejor servicio a España. Que el Santo Bautista, celestial protector de Su Alteza, nos ayude a los que estamos constituidos en autoridad para que podamos rematar dignamente la obra de hacer más rectos, llanos y transitables los caminos del futuro Rey de España.

 

< Volver