Las carreteras españolas necesitan internacionalizarse  :   
 Una inversión cuantiosa y rápida sería productiva. 
 ABC.    23/11/1960.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 8. 

ABC MIÉRCOLES 23 DE NOVIEMBRE DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 55

LAS CARRETERAS ESPAÑOLAS NECESITAN INTERNACIONALIZARSE

Una inversión cuantiosa y rápida sería productiva

El jueves último recibió a los periodistas El director general de Carreteras, D. Vicente Mortes, para informarles sobre el proyecto de ley del Plan general de Carreteras, que ha sido publicado en el "Boletín Oficial de las Cortes". El Sr. Mortes dijo que se va a desarrollar una política de carreteras con continuidad y eficacia; continuidad, porque es necesario asegurar a los contratistas un plazo de actividad razonable, y eficacia, Para buscar a la inversión el máximo rendimiento. Con continuidad, eficacia y un aumento en las dotaciones presupuestarias, en un plazo de dieciséis años, el Gobierno pretende remediar la penosa situación en que se encuentra la actual red de carreteras españolas. Para el año próximo se anuncia un incremento, sobre e1 presupuesto actual, de mil seiscientos millones de pesetas, destinadas a trabajos de señalización, conservación, y mejora de firmes. En 1961, el Gobierno someterá a las Cortes el plan de actuación del primer cuatrenio de los diesiséis años señalados para salvar la red española de la ruina.

Naturalmente, no se conoce el total del nuevo presupuesto del nuevo Plan General de Carreteras que ha de aprobar las Cortes.

EL PRESUPUESTO ESPAÑOL, EL MAS REDUCIDO DE EUROPA

.La "Federation Routiére International" ha publicado las inversiones que para el sostenimiento y construcción de carreteras tenían asignadas los países de la Europa occidental, en 1959. Según la "Federation", España tenía previstas 2.280.000.000 de pesetas para una red de 117.825 kilómetros, lo que significa 19.320 pesetas por kilómetro. En relación con los , demás países, España ocupaba el último lugar en las inversiones, a poca distancia de Austria, bastante lejos de Grecia y a más de la Mitad, e incluso de la cuarta parte, de los otros países del occidente europeo. Exceptuada, claro está, Alemania, que para la reconstrucción de sus autopistas tenía presupuestada una suma equivalente a 343.020 pesetas por kilómetro. La elocuencia de estas cifras demuestra que aun contando con él suplemento de mil seiscientos millones al antiguo presupuesto para el año próximo, nuestra nación seguirá entre los últimos países de Europa occidental en cuanto a "inversión en carreteras. , •

Si la "importante modificación" de la estructura del presupuesto de la Dirección General de Carreteras alcanza, a unos rumoreados 80.000 millones de pesetas para el plan de dieciséis años, una simple división nos señala la cifra de 5.000 millones por año, lo que tampoco sería una cantidad de asombro si la comparamos con los presupuestos de los restantes países europeos.

AI amparo de estos datos cabe preguntarse si el anunciado aumento significa alguna mejora dentro de nuestra red. Si tenemos en cuenta el estado en que se hallan las carreteras españolas, no es difícil llegar a la conclusión de que la reducida suma asignada sólo servirá para reparar, en cura de urgencia, por encima, sin ahondar, su penosa situación. Pero este remedio puede ser peor que la enfermedad; puede convertirse en un gasto parecido a lo inútil, que en ningún momento justifique el esfuerzo y sacrificio de las arcas públicas. Lo lógico sería enfrentarse con el problema de frente, de forma definitiva, sin rodeos, en busca de una solución terminante que permita a nuestras- carreteras ponerse en linea, con

los medios de comunicación de otros países. Es oportuno recordar aquí las palabras de un ministro italiano de Transportes. Decía :• "Somos un país pobre, tan pobre, que rio podemos permitirnos el lujo de construir unas carreteras malas."

EL PESO DE LOS CAMIONES Y LAS CARRETERAS

Desarrollar una política de carreteras con eficacia supone no sólo buscar el máximo rendimiento a la inversión, sino también adaptar los medios de comunicación a los postulados de los acuerdos internacionales, que ha redactado la Conferencia de Ministros de Transportes - de Europa con vistas a la posible liberalización del transporte dentro de la Unión Económica Europea, aspiración de la cual España no puede estar ausente. Los ministros de Transporte han estudiado el problema de las dimensiones y pesos de los camiones, problema de gran interés económico, ya que estas dimensiones y pesos influyen considerablemente en el coste de la construcción y conservación de las carreteras. Los acuerdos que se firmaron en la Conferencia han sido sancionados en nuestra Patria por el Consejo de Ministros. Para incorporarse a estos acuerdos es necesario construir carreteras de base estable capacitadas para resistir pesos de diez y más toneladas; estudios realizados indican que para soportar estos pesos hacen falta firmes de setenta a ochenta centímetros. Es evidente que si nuestras carreteras se encuentran heridas con el peso actual, mucho peor se hallarían en caso de sufrir pesos internacionales. Es también evidente que construir camiones da poca carga, aparte de ser antieconómico

ABC. MIÉRCOLES 23 DE NOVIEMBRE BE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 56

comercialmente para el transporte, sería un gran impedimento para la incorporación al Mercado Común.

Todo parece indicar que hay que enfrentarse de cara con el problema. Con visión futurista. Atacarlo por la raíz con un estudio racional que conjugue el sistema económico con el técnico.

LA RAPIDEZ EN LA ACCIÓN ES PRODUCTIVA

La solución de nuestras carreteras no está en inversiones realizadas en un tiempo de dieciséis años. Las solución está en una rápida acción, a lo más. de cinco- años, y en el empleo de muchos miles de millones de pesetas. Estudios realizados señalan que para acometer una total realización del plan general de carreteras serían necesarias alrededor de setenta mil millones de pesetas. Esta cantidad, empleada en un quinquenio, ya estaría más de acuerdo con las urgentes necesidades. Adaptar las carreteras ya construidas a los acuerdos internacionales supon-

dría de cuarenta a cincuenta mil millones. Otra solución es afrontar con urgencia la eficaz reforma de los 10.000 kilómetros de carreteras más importantes y arreglar y construir posteriormente las secundarias. Las cifras son elevadas. Producen temor. Pero mayor es el miedo que causa el comprobar que nuestras carreteras puedan "seguir en un régimen de penuria.

Para llegar a estas sumas es necesario

CARRETERAS INTERRUMPIDAS

POR INUNDACIONES EN BURGOS,

PALENCIA Y VALLADOLID

Alteraciones en la vialidad de otrás rutas

CARRETERAS CORTADAS.- La carretera Palencia-Santander está cortada en los, kilómetros 77 y 81 por desbordamiento del Pisuerga. Desvío: Herrera, Calahorra, Espinosa y Osorno. Igualmente hay corte en esta carretera entre Amusco y

arbitrar fórmulas económicas que Jiuyan de lo gravoso. Sabemos qué hace algún tiempo se ha presentado un estudio consistente en la emisión de obligaciones, cuyos intereses se pagarían por el Estado. Con los 3.600 millones que han sido señalados para 1961 se podrían pagar intereses a un "importante empréstito, que permitiría sufragar los costos de una adaptación rápida a los sistemas internacionales. La fórmula presentada señalaba que esos empréstitos serían sufragados por la actual generación y la siguiente. Justo, ellos- serían los beneficiarios.

Por otro lado,,está demostrado que unas buenas carreteras consiguen un ahorro en el transporte de un 30 por 100 sobre unos malos medios de comunicación. Y es de tener en cuenta que las últimas estadísticas españolas señalan un promedio de toneladas kilómetro 10.000 millones. La cifra es considerable. Esto sin contar con los beneficios que reporta el incremento del turismo, al que unas buenas carreteras favorecerían enormemente.

 

< Volver