Autor: Montes, Eugenio. 
 ABC en Roma. 
 Eco en la prensa Italiana de la audiencia concedida por el Papa a López Bravo  :   
 Cábalas de todo orden sobre el contenido de la entrevista. 
 ABC.    16/01/1973.  Página: 27. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

A B C EN ROMA

ECO EN LA PRENSA ITALIANA DE LA AUDIENCIA CONCEDIDA POR EL PAPA A LÓPEZ BRAVO

Cabalas de iodo orden sobre ef con-fenic/o de la entrevista

ROMA 15. (Crónica de nuestro corresponsal, por té!ex.) A! reanudarse la vida cotidiana de Italia, tras la huelga ge-nsral de días pasados, aparecen en la Prensa ´ de este país múltiples artículos sobre la audiencia concedida por Su Santidad el Papa a don Gregorio López Bravo, señal de la importancia que se le reconoce al acontecimiento.

Desde luego, el mero hecho de que se haya celebrado esa entrevista ya posee gran significación, pues hizo ver cómo no era cierto lo que se había propalado en los últimos días de 1972. Algunos creyeron entonces que e¡ Pontífice esquivaba el encuentro. No era verdad: la entrevista no habla sido suspendida, sino aplazada por enfermedad real, no diplomática, de Pablo VI.

Más de un periódico destaca, y me parece justa esa observación, que a la cordialidad de la entrevista, que en ningún caso hubiese podido dejar de ser correcta, contribuyó mucho el distensívo mensaje que pronunció Franco el último día de 1972. Se ´ha citado aquí !a frase, del Caudillo en que dice cómo la acción de su Gobierno obedece a la Intima´conciencia cristiana, no al alan de buscar aplausos de la Iglesia y ni siquiera de gratitud. Se reconoce en varios diarios, hasta por los más hostiles al régimen español, que la promesa da continuar inspirándose en la conciencia cristiana constituye un propósito feliz y una expresión venturosa.

Sobre el contenido de la entrevista, como no hay ninguna información segura, cada periódico se lanza a hacer cabalas un poco o un mucho al buen tuntún o el mal tuntún.

Por de pronto, el matinal diarlo romano "Tempo" despliega a cuatro columnas este titulo: "Allanadas las divergencias entre la Santa Sede y España." Otros no son tan rotundos, pero juzgan que esas divergencias se suavizaron.

El diario "Roma" dice que una fuente vaticana le reveló que en !a entrevista el ministro de Asuntos Exteriores habla abordado e! tema de la politice, europea. Al Gobierno español le interesa que el Vaticano apoye la gradual inserción de España en la Comunidad Europea. A su vez, al Vaticano no puede menos de Interesarle que en una Europa unida entre e influya una potencia católica con todo e! peso de su tradición.

También se dice en la Prensa Italiana que España reclama un mayor sentido de responsabilidad por parte de obispos y clérigos, que protegen y disculpan un absurdo separatismo.

Esos separatistas quieren utilizar como instrumento a la Iglesia, mientras que tras ellos maniobran fuerzas antíespañolas y anticristianas.

´La Stampa", de Turln, subraya, que en el clero español no hay unidad con respecto al Estado.

En rigor, en todo el mundo existe dentro^ efe la Iglesia la mayor divergencia de criterios. Sería un milagro yus los obispos y curas españoles estuvieran Unánimes en algo, cuando en el seno de! clero estallan antagonismos universales.

El "Mensajero Romano", en medio da un largo artículo de opiniones políticas, Inserta unos datos obleüvos qu9 Inducen a meditar. ta crisis da vocaciones religiosas, alarmante en toda Europa y América, tíens también en nuestra Patria dolorosa gravedad. En 1661 en los seminarlos españoles habla 8.390 seminaristas. Diez años después sfío hubo 3.526, habiendo disminuido, por tanto, más de la mitad. En 1953 hubo en España más de mil ordenaciones sacerdotales. En 196S, sólo 520. Estos datos nos deben hacer reflexionar a lodos. Barres escribió en tiempos sobre la gran pena de las catedrales francesas. Tendremos que escribir sobre la gran pena de los seminarios españoles, que se nos vacian.—Eugenio MONTES.

 

< Volver