Autor: Laredo, Claudio. 
   Los ministros de Industria, de Información y Turismo, en Madrid  :   
 Don Gregorio López Bravo afirmó al partir de Rabat que vamos hacia una coordinación industrial hispano-marroquí. Habrá colaboración en los sectores textil, químico, farmacéutico, minero y de construcciones navales. 
 ABC.    06/03/1964.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LOS MINISTROS DE INDUSTRIA Y DE INFORMACIÓN Y TURISMO, EN MADRID

Don Gregorio López Bravo afirmó al partir de Rabat que vamos hacia una coordinación industrial hispano-marroquí

HABRÁ COLABORACIÓN EN LOS SECTORES TEXTIL, QUÍMICO, FARMACÉUTICO, MINERO Y DE CONSTRUCCIONES NAVALES

Rabat 5. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) "Creo que ha llegado el momento de pasar de las relaciones comerciales entre España y Marruecos a una estrecha colaboración industrial". Tal es la síntesis de las conversaciones y contactos que ha tenido estos días aquí el señor López Bravo y que ha expuesto para la agencia marroquí de noticias M. A. P. esta tarde poco antes de emprender el vuelo para Madrid en el aeropuerto de Rabat-Salé.

El ministro español tuvo una mañana de actividad intensa. A las nueve y media fue recibido por el ministro de Asuntos Económicos y Agricultura, señor Slaui, con quien celebró una larga entrevista.

Mientras tanto, altos funcionarios del Ministerio tuvieron una sesión de trabajo con los colaboradores del señor López Bravo y el consejero y agregado de Economía de nuestra Embajada. Después, el ministro español acompañado de nuestro embajador, se trasladó a la Jefatura del Gobierno donde fue recibido por el presidente del Consejo, señor Bahnini. Por último, hizo una visita de cortesía al ministro de Asuntos Exteriores, Reda Gúedira, también en compañía del señor Aznar. Duró bastante más de lo que se acostumbra en estos casos y ello nos hace suponer que los dos ministros no se limitaron a un cambio delirases protocolarias.

En todas las visitas de esta mañana el señor López Bravo fue recibido con una cordialidad que en este caso es mucho más que ^ una palabra trillada de circunstancias. Los rostros sonrientes con que marroquíes y españoles se despedían en cada una de las visitas, parecía reflejar un cielo sin nubes políticas.

Acudieron a despedir al señor López Bravo, el ministro de Asuntos Económicos y Agricultura, señor Slaui; el subsecretario de Comercio, señor Bennani; director de Protocolo de Asuntos Exteriores, señor Smires. De parte español» se hallaban nuestro embajador y todos sus colaboradores.

En las declaraciones hechas en el aeropuerto el ministro español dijo también: "Hemos analizado una serie de proyectos concretos, pero es más importante aún señalar que hemos trazado el esquema que en el futuro permitirá concretar y desarrollar esa estrecha colaboración; es decir, creo que vamos directamente hacia el estudio de un gran proyecto de planificación industrial coordinado entre nuestros dos países".

El señor López Bravo, a petición del periodista, citó un caso concreto de cooperación industrial: "Hemos hablado de colaboración en los sectores textil, químico, farmacéutico y minero. También hemos hablado concretamente de construcciones navales".

—¿Se trató por fin de! gas? El señor López Bravo satisfizo la curiosidad del informador: "Evidentemente, habiendo hablado de temas industriales con toda amplitud no podíamos por menos de aludir al gas como fuente energética fundamental y como materia prima para el desarrollo de proyectos en el sector químico".

Invitado de honor en las fiestas del Trono, el señor López Bravo no quiso silenciar la impresión que le había causado la manifestación patriótica del martes pasado en la plaza de las Naciones "Unidas en Casablanca: "Todos los actos a que asistí en estas fiestas se han caracterizado no sólo por su excepcional brillantez, sino por el calor popular que en todo momento ha patentizado el profundo afecto que

el pueblo marroquí siente por su Soberano".

En cuanto a la personalidad, de Hassan II dijo el ministro español: "Su Majestad me ha producido una impresión profundísima. Une a su extraordinaria inteligencia una brillantez y capacidad de concreción sorprendentes. La audiencia que me concedió resultó especialmente cordial para mi país, pues comenzó recordando la alusión a los veinticinco años de paz y trabajo fecundo que ahora se cumplen y que yo había mencionado en las palabras que pronuncié al llegar al aeropuerto de Casablanca. Y terminó imponiéndome la condecoración, Gran Cruz del Uissam Alauita", que es evidente, que personalmente no merezco y, por tanto, tengo que interpretar que se trataba de una distinción a España, precisamente en día tan señalado como la fiesta del Trono". -Claudio LAREDO.

 

< Volver