Autor: Laredo, Claudio. 
   El ministro español de industria visita dos importantes factorías marroquíes  :   
 Hoy se entrevistará con el Jefe del Gobierno, Bahnini, y el ministro de Asuntos Económicos y Agricultura, Slani. 
 ABC.    05/03/1964.  Página: 39. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. JUEVES 5 DE MAKZO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 39

CASABLANCA

EL MINISTRO ESPAÑOL DE INDUSTRIA VISITA DOS IMPORTANTES FACTORÍAS

MARROQUÍES

Hoy se entrevistará con el Jefe del Gobierno, Bahníni, y el ministro de Asuntos Económicos y Agricultura, Slani

LA VISITA DEL SEÑOR LÓPEZ BRAVO HA SUSCITADO ENORME INTERÉS EN LAS CANCILLERÍAS EXTRANJERAS EN RABAT

Casablanca 4. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) "¡Qu´il est jeune ce ministre espagnol!", exclamó un grupo de jóvenes empleadas francesas y marroquíes que habían acudido de los establecimientos de la avenida del Ejército Real, próximo al Hotel El Mansour, para ver salir al señor López Bravo. No es la primera vez que los que vamos en el séquito del ministro hemos oído esta exclamación.

Ayer un joven agente marroquí de la escolta del señor López Bravo, que al parecer prestó el mismo servicio durante la visita del señor Fraga Iribarne a Rabat, nos hacía la misma observación respecto a los dos ministros. Hassan II ha mostrado una singular deferencia hacia su visitante español en los tres contactos que han tenido: en Palacio, saliendo a despedirle hasta la puerta y posando con él para los fotógrafos de Prensa; en la recepción de la tarde de ayer invitándole a tomar el té a su mesa y en el banquete ofrecido anoche por el Consejo Municipal de Casablanca dándole un puesto de honor junto a él.

Casablanca va recobrando hoy su pulso normal después de la apoteosis de ayer e incluso los periodistas que nos habíamos visto obligados por los grandes hoteles El Mansour y Marhaba a ceder nuestras habitaciones durante la jornada del martes, por compromisos contraidos anteriormente con personalidades oficiales, pudimos volver a él de nuevo. La mayoría de los mi nistros del Gobierno marroquí estaba alojada en esos hoteles y ello deparaba un pacto periodístico inestimable para la pequeña historia.

A nosotros nos ocurrió que por uno de esos diablillos traviesos que actúan en los ascensores dotados de células fotoeléctricas realizásemos a última hora de la noche, con un ministro simpático y gran amigo de España, dos viajes de subida y descenso a lo largo de los doce pisos del Marhaba, antes de poder salir al que deseábamos.

Esta mañana el señor López Bravo y su séquito visitaron dos de las industrias más importantes del país donde fueron recibidos por los directores generales: la refinería de petróleo construida en Mohammedia por la Sociedad italiana ENI para el Estado marroquí y que es una de las de mayor importancia del Norte de África, y los grandes talleres de montaje de automóviles "Fiat" y "Sinca". Su producción anual permite abastecer el mercado nacional y ello explica que se hayan reducido extraordinariamente los cupos de importación y que en el mercado de coches de ocasión se hagan hoy grandes negocios.

El señor López Bravo pudo apreciar detenidamente la. calidad de las dos grandes instalaciones industriales. Terminada la visita a la refinería, el ministro español fue invitado a almorzar en el Hotel Miramar, de Mohammedia. (antigua Fedala) por el subsecretario de Comercio y Minas, señor Bennani.

A las tres de la tarde, el señor López Bravo y sus acompañantes se trasladaron a Rabat. Después de unos momentos de descanso, el ministro español, en compañía de nuestro embajador, se dirigió al palacio de Mexuar, en cuyo recinto se ha-~ Ha Instalado el mausoleo de Mohamed V. Fue recibido por el ministro señor Slaui. El señor López Bravo depositó una corona de flores y permaneció durante unos momentos en actitud de emocionado recogimiento. Con este acto terminó la jornada oficial del ministro, que se aloja en un suntuoso chalet puesto a su disposición por el Gobierno marroquí. A la hora de comunicar se celebra una cena íntima en casa del ministro consejero de nuestra Embajada, señor Giménez Arnau, a la que asisten nuestro embajador, los directores de Industrias Químicas y Construcciones Navales de España, así como miembros de nuestra Embajada.

El jueves, último día de la visita oficial, el señor López Bravo tendrá una mañana de intenso trabajo. Habrá una entrevista más, de las dos previstas en el programa. Después de una larga conversación con el ministro de Asuntos Económicos y Agricultura, señor Slaui, será recibido por el jefe del Gobierno, señor Bahnini. Por último, verá al ministro de Asuntos Exteriores, señor Guedira. La más importante será, sin duda, la primera, en la que con Slaui, el ministro español, examinará las posibilidades de cooperación industrial entre los dos países.

Cuando se acerca a su término la visita oficial del señor López Bravo, es ya hora de decir que estas conversaciones, que va a celebrar mañana, han despertado gran interés en los medios económicos y financieros del país, pero que es aún mucho mayor la curiosidad suscitada en varias cancillerías extranjeras de Rabat. Diplomáticos y agentes de información han desplegado su red de antenas.

¿A qué viene el ministro español? ¿Qué proposiciones secretas hará mañana a sus interlocutores marroquíes? La visita de un ministro de Asuntos Culturales como Malraux o de un ministro del Interior como Frey, no desencadenan ese mecanismo de investigación. En cambio, la presencia en la capital de un país africano en vías de desarrollo, de cualquier ministro de Industria, Comercio o Economía, eriza las antenas, afina los oídos, aguza las mentes. Y apenas ha salido el ministro visitante, e incluso cuando aún negocia o conversa, llueven sobre el Gobierno interesado "ofertas de la competencia". Las planas mayores de los servicios económicos y de información de varias Embajadas del Este y del Oeste deben hallarse a esta hora en plena actividad febril de elaboración de contraplanes y contraproposiciones. Que España, que no es gran potencia industrial, haya enviado a su joven y dinámico ministro de Industria a Rabat, ha producido unas sacudidas de curiosidad en esas cancillerías. "¿Por qué ha invitado Marruecos a este joven pulido y sagaz ministro español de Industria, y Francia lo ha hecho inmediatamente después?".

Claudio LABEDO.

 

< Volver