Discurso del ministro de Trabajo a los pescadores     
 
 ABC.    17/03/1964.  Página: 63-64. Páginas: 2. Párrafos: 6. 

DISCURSO DEL MINISTRO DE TRABAJO A LOS PESCADORES

La Güera (Sahara) 16. El ministro de Trabajo pronunció hoy un discurso en esta localidad, ante dos mil hombres del mar, que realizan las faenas de pesca en la bahía del Galgo.

Dijo el señor Romeo a los pescadores reunidos en La Güera que, a través de ellos, hablaba a los 170.000 trabajadores del mar que integran el sector pesquero español. A 170.000 hombres que configuran una de las zonas más deprimidas del campo del trabaje en España. La dureza de las faenas pesqueras, sus terribles sacrificios y renuncias y el riesgo que entrañan, con su interminable desfile de viudas y huérfanos po-todas nuestras costas, no son retribuidos coi los niveles salariales que justifiquen tantr abnegada entrega, tanta fidelidad profesional y tan recias virtudes como caracterizar al pescador español.

Nuestra sociedad—prosiguió el ministro—tiene impagada una grave deuda con estos hombres que la abastecen día tras día. dejando tras de sí una silenciosa y trágica historia de color y de esfuerzo, cuyo beneficio más voluminoso va generalmente ?parar a otras manos en las que tantas veces ni siquiera cabe el temblor del riesgo financiero.

Son la inquietud por estos problemas y la permanente preocupación por llegar a lograr la mejor suerte que merecéis—prosiguió el señor Romeo Gorría—las que me han traído hoy hasta La Güera, hasta nuestra tierra más cercana a esta avanzadilla marinera que vosotros formáis, para, en presencia de mis más cercanos colaboradores, establecer el compromiso mutuo de marchar unidos a la conquista de un más justo horizonte para los hombres del mar. He venido hasta aquí porque en´Vosotros, en vuestros mayores sacrificios y dificultades, mi voz encontrará mayor fuerza y resonancia a la hora de pedir una ayuda solidaria para cambiar la fisonomía social y económica del sector pesquero.

Explica luego el ministro de Trabajo cómo las graves insuficiencias que caracterizan al sector laboral de la pesca nacen, fundamentalmente, de una compleja trama de deficiencias estructurales. Nada conseguiremos en nuestro común anhelo de transformación y de mejora social—agrega—si dejamos intactas estas estructuras, si no logramos que el fruto de vuestro esfuerzo, de vuestro riesgo_ y de vuestras penalidade_s sea un beneficio equitativamente compartido. No pueden mantenerse difencias tan acusadas como hoy existen entre la retribución al trabajo del pescador y el beneficio de los armadores de altura y de los intermediarios. Tampoco es posible establecer «na justicia social con base firme sobre el hecho de unas explotaciones pesqueras_ cuyos medios son pobres, anticuados e insuficientes. Ninguna actividad productiva, y menos aún pesquera, puede ser mantenida artificialmente a costa de la miseria y de la incertidumbre del trabajador. No es admisibJe_que. cuando. _romo_ ha sucedido ahora, se establece el salario mínimo de sesenta pesetas, haya quienes digan que es imposible pagarlo. Si un_ empresario no es capaz de objener rendimientos que le permitan pagar, cuando menos, las sesenta pesetas_, es mejor que se dedique a otra cosa. Lo inaceptable es que siga existiendo como tal a costa del esfuerzo humano mal pagado.

EL ACCESO A LA PROPIEDAD

El ministro de Trabajo propone a los pescadores el ancho despliegue de posibilidades que les ofrece la Promoción Social. Insiste, sobre todo, en dos aspectos fundamentales: la promoción profesional obrera y el acceso a la propiedad. Dice que el programa de promoción profesional obrera, por su originalidad y flexibilidad, ofrece grandes posibilidades para ser aplicado con intensidad al sector pesquero, sin perjuicio de que se perfeccione el magnífico sistema formativo que sostiene el Instituto Social de la Marina.

"Es necesario—dice—que los pescadores españoles posean conocimientos de las técnicas modernas y que en cada barco existan hombres con una cualificación precisa para la función que les está atribuida. Y no sólo porque los pescadores estarán en condiciones de dominar los nuevos medios que la transformación de las embarcaciones y los equipos pone en sus manos, no sólo porque de esta forma aumentará el rendimiento de su trabajo y mejorarán sus niveles, sino también porque muchas veces la vida de la pequeña comunidad que navega depende de la preparación y capacidad de un hombre especializado.

Para cumplir todos los propósitos que animan al ´Ministerio de Trabajo y, sobre todo, para dar cauce a la iniciativa de los propios pescadores y crear en torno a ellos un sistema amplio de seguridad y de asistencia fue creado el Instituto Social de la Marina. Pretendemos—dice—que el Instituto, que ha

dado pruebas de gran eficacia, sea un Organismo vivo y ágil, en el que todos los hombres de la mar encuentren satisfacción a sus exigencias sociales y cauce para requerirlas."

El ministro de Trabajo abordó después el problema de las lonjas, que-|-afirmó rotundamente—han de ser administradas y controladas por las Cofradías de Pescadores. "No podemos consentir—dijo—que las lonjas sirvan de acomodo a intermediarios y especuladores, que hacen objeto al pescador de una nueva expropiación del beneficio tan dura y, a veces, trágicamente ganado en el mar. Yo os puedo asegurar —anunció el Sr. Romeo—que en el Ministerio de Trabajo apoyarán con todas sus fuerzas a las Cofradías de Pescadores para que ahora que las lonjas han salido a subasta estén en condiciones de ejercer su derecho a disputarlas a quienes en ellas sólo buscan un lucro tantas veces abusivo, sin preocupación social de ninguna clase. Y las lonjas han de servir fundamentalmente para garantizar un precio remunerador al esfuerzo de los_ pescadores y para, con el beneficio obtenido, respaldar la grande y hermosa tarea social que deben cumplir las Cofradías de Pescadores."

El ministro concluyó el mensaje con una invocación a los pescadores para que respalden con su empeño y su tenacidad para ganar esta batalla, cuyo objetivo no puede ser otro que el de un cambio profundo de la estructura social y económica de las industrias extractivas de la pesca.—Cifra.

Visita del señor Navarro Rubio a Arrecife

Arrecife de Lanzarote 15. El ministro de Hacienda, señor Navarro Rubio, llegó a esta ciudad en avión, procedente de Las Palmas. El señor Navarro Rubio marchó poco después al norte de la isla y recorrió algunos campos que ofrecen magnífico aspecto.

_ De re_greso en Arrecife mantuvo un cambio _de impresiones con las autoridades, especialmente en lo que se refiere a la administración de los puertos francos, impuestos de los cabildos insulares y otros aspectos del régimen tributario.—Cifra.

Españoles de América, en las fallas

Valencia 16. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) Atracó en el muelle de Levante, en la dársena del puerto, la motonave "Cabo de San Vicente", de la firma naviera Ybarra, que traía desde Sudamérica cerca de •medio millar de españoles e hijos y nietos de aquéllos, que llegaban con el deseo de pisar tierra española.

Cada año, desde hace ahora cuatro, esta empresa presta toda clase de facilidades a cuantos valencianos desean regresar por algún tiempo a confirmarse en el españolismo propio o el adquirido de sus padres.

Cuatro cientos cuarenta v ocho lo han hecho este año, los cuales podrán regresar, si lo desean, al país americano en el trascurso de un año, aprovechando condiciones especiales a ellos sólo concedidas.

El pasado domingo, momentos antes de las dos de la tarde, una carcasa anunció la presencia del "Cabo de San Vicente" en la línea del horizonte marítimo. La multóiid, que desde hacia dos horas esperaba engrosando su número minuto a minuto, acogió la presencia del buque con un atronador aplauso. Las amplias terrazas del lugar de atraque resultaban insuficientes para_ contener el gentío que añidió a, presenciar la llegada. En ellos, la Junta central fallera, la´fallera mayor, señoritas de la corte de honor, representaciones de las 172 fallas...

 

< Volver