Autor: J. C. C.. 
   Lequerica ofrece un almuerzo en honor del Sr. Castiella  :   
 Se subraya la presencia del secretario general de las Naciones Unidas. ABC en Roma: Castiella, hombre del día en Italia. 
 ABC.    27/03/1960.  Página: 81. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ABC. DOMINGO 27 DE MARZO DE 1960. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAO. 81

LEQUERICÁ OFRECE UN ALMUERZO EN HONOR DEL SR. CASTIELLA

SE SUBRAYA LA PRESENCIA DEL SECRETARIO GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS

A B C en Roma: Castiella, hombre dei día en Italia

Roma, 26. (De nuestro corresponsal, por teléfono.) El relieve y la importancia ¿te España, en la escena internacional es ya más que evidente, y justamente este, peso adquirido´ puede beneficiar, en gran escala al país- sirviendo con, lealtad e independencia los ideales del Occidente, y en sustancia, los europeos ti saben sacar las debidas consecuencias políticas. El éxito del •viaje.a Washington de-nuestro ministro de Asuntos Exteriores, Fernando María Castiella, se cifra en esas esperanzas >le sintonización con las granles antenas occidentales que preservan la paz del mundo, frente a las insidias y a-las amenasas soviéticas. En los circuios políticos italianos- zun ¡en los más hostiles´por´colorido ideológico ó los principios y a las posiciones españolas se lia´seguido con marcado interés la visita, de1´ Castiella a los Estados Unidos de América, midiendo- sus pasos, pulsando las reacciones en su torno, equilibrando las palabras pronunciadas por el visitante y los visitados,-y comprobando que el colofón resume -Jas más favorables perspectivas para España. Aparte de las informaciones privadas o más o menos directas de los círculos políticos y diplomáticos de Roma., la Prensa italiana, a través de los corresponsales en Washington ´de los mayores periódicos, ha señalado la categórica importancia´ Á? la presencia del ministro español como invitado de priiiterísimo rango de- Eisenhower y de Herter, no sólo´por el tiempo empleado en las , conversaciones en la Casa, Blanca y en la Secretaría de Estado, sino por, el peso de los argumentos tratados cit el orden político, militar y económico.

Considerando psicológicamente los hambres, y tantas veces los caprichos, de la Prensa frente al panorama de sus lectores, ya es ! interesante destacar que en tos grandes dia)\os italianos la sensacional presencia en Francia de Kruschef, huésped del general De Gaulle, no ha turbado ni ensombrecido- en sus respectivas proporcione/ la amplia, y comentada información de los corresponsales en Washington sobre la visita del ministro Castiella, incluso adornada por los ´detalles de un especial protocolo, en orden al atuendo para las comidas y Zof recepciones, y a los honores militares rendidos a lo llegada y al regreso. Entre, las cuestiones examinadas- y que más relieve han tenido en los comentarios italianos- se destacan te de las ayudas económicas y la posición militar/de España en el´cuadro de la defensa del Occidente. Sé .subraya- que Castiella, no !ta pedido -formalmente la adhesión de España al~ O. T. A. N., Pero, en cambio, se considera que, en la órbita del material militar ofrecido por los Estados Unidos, España recibirá armas ya en dotación en ¿I Ejército norteamericano y en el de sus aliados. ´En conclusión, se pone de relieve . que la •misión de Castiella ha dado resultados satisfactorios, y que la cordialidad por parte de Eisenhower, de Herter y de fus colaborídores se ha mostrado sincera y activa en todos los momentos,

El "dómala ff Italia", alzando como personaje ´del día a Fernando María Castiella, huésped de la Casa Blanca, trazaba una, ficha confieio y.fítststivt M ministro de Asuntos Exteriores. Ha aludido a sus ascendientes norteamericanos por parte de madre, ya que en Tejas residieron sus abítelos. Por otra parte, sus estudios en la Sorbona y en Cambridge. Luego, su participación como voluntario contra la Unión Soviética, en´las filas de la División Azul; su nombramiento como miembro del Tribunal Permanente de Arbitraje en La Haya; su designación y actuación como embajador de España ante la Santa Sede, después de haberlo sido en el Perú, coronando las negociaciones con la, firma del Concordato, y, por fin, su obra como ministro de Asuntos Exteriores, ligada a la misión europeística de España y a la confirmación de la alianza y la amistad con Estados Unidos de América.

La demostración del éxito de Castiella se advierte en Italia a través del grandísimo interés demostrado por los círculos politices y por U Prensa durante su visita a, Washington. U´h éxito que puede tener, si se quiere, fecundas repercusiones dentro y fuera de España, J. C.-C.

 

< Volver