Autor: Apostua, Luis. 
   Protagonismo del canovismo colectivo     
 
 Ya.    20/02/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Ya .Pag. 12

INFORMACIÓN NACIONAL

20-11-77

SEMANA ESPAÑOLA

PROTAGONISMO DEL -CANOVISMO COLECTIVO-

* En la Moncloa se realiza una verdadera negociación entre el Gobierno y la oposición.

* Legalizados los socialistas, paga el pato el PSOE histórico.

* Parece acabada la ´´desmoralización económica".

Primera legalización de partidos políticos, avance satisfactorio de la negociación electoral entre la

Moncloa y la oposición, anticipo indicativo del -plan Carriles" para el sector económico y paz general en

todo el país son las características y noticias definidoras de la semana. La tónica de satisfacción general

viene acompañada, como síntoma coyuntural, por una prometedora reacción del dinero en la Bolsa

y, en sentido contrario, por una virulenta aunque soterrada extremización de las posiciones de la

ultraizquierda.

Los partidos

Si alguien levantara la cabeza no se lo creería: los partidos están ahí. Pero ¿es realmente nuevo que estén

ahí presentes? No, lo han estado siempre. En la cárcel, la clandestinidad o el exilio, siempre hemos tenido

exactamente los mismos partidos que tenemos ya en la legalidad. Lo que ocurría era la torpeza de negar la

realidad con el objeto de declararla no existente. Ahora el Gobierno ha procedido a una operación de

sincerización nacional; quizás a su pesar, porque resistió todo lo que pudo con el truco de "la ventanilla"

para impedir que sucediera lo que ha sucedido. Pero al final se impuso el buen sentido de que lo que

existe, existe. Y no hay otra regla en la política.

De la primera tacada han salido siete legalizaciones, una de las cuales es expresiva de las intenciones

gubernamentales. Es la de legalizar al Partido Socialista Obrero Español, capitaneado por el señor

González Márquez, y la exclusión del histórico, liderado por el señor Murillo. Estos van a protestar todo

lo ruidosamente que puedan, pero les va a servir de poco. En efecto, los históricos han demostrado toda

una serie de nobles y buenas cualidades que les honran, excepto una, no han sido políticos, que es lo

único que hay que ser para meterse en política. Se sometieron demasiado pronto a las exigencias

gubernamentales, no afirmaron, su alineación en las filas de la oposición democrática, se dejaron excluir

de todos loe organismos de convocatoria. Quedaron en una tierra de nadie; ni eran derechistas como el

Régimen ni izquierdistas como la oposición socialista.

La negociación

Se discute, en los periódicos y semanarios, el carácter de las conversaciones entre el presidente Suárez y

las diversas comisiones especializadas de la oposición. Unos tienden a clasificarlas como meramente

exploratorias o informativas, asegurando que el señor Suárez se mantiene en una posición cortésmente

receptiva para "verlas venir". Otros, por el contrario, afirman que se trata de una verdadera negociación,

con recíprocas concesiones, que después pasan para su instrumentación final a la comisión técnica que

encabezan los señores Otero Novas (por la Presidencia) y Gil-Robles hijo (por la oposición).

Según creo saber por tres fuentes muy coincidentes, se trata más bien de la segunda postura; es decir,

hay una auténtica negociación, en el curso de la cual todos han de ceder piezas importantes. Quizás la de

más áspera negociación sea la de condiciones de inelegibilidad; la oposición no quiere ver comparecer en

los comicios a una plétora de ministros, subsecretarios, directores generales y demás altos cargos. Pero

éstos-y eso es opinión personal mía-no consienten ser desplazados. Se sienten protagonistas y

creadores de un momento histórico, han creado una "nueva clase política" o un nuevo canovismo

colectivo y no están dispuestos a dejarse barrer por una oposición a la cual en el fondo de su corazón

desprecian porque la consideran inhábil e inmadura para gobernar.

La economía

Hasta el martes, en que don Eduardo Carriles, ministro de Hacienda, explique los pormenores de su plan

económico, no podemos establecer juicios ni siquiera de imagen, no ya de fondo. Lo anticipado revela

una serie de objetivos, no de métodos, que suele ser lo difícil, lo que sí parece ser un bloque de medidas,

con coherencia suficiente para que se pueda hablar de plan a más largo alcance que de simples medidas

de corrección coyuntura!. Pero hoy, honestamente, no sabemos quién va a pagar la factura del plan

económico.

Lo que parece visible es que la desmoralización económica tocó fondo, al igual que lo hizo la crisis

política en la semana de los asesinatos. Todo el país está deseando salir adelante; eso es una baza buena

en manos del Gobierno.

Luis APOSTUA

 

< Volver