"Valorad en vuestros colaboradores no la filiación, sino contenido, conducta y dedicación"  :   
 Palabras del ministro de la Gobernación en el acto de prestar juramento los nuevos gobernadores civiles. 
 ABC.    17/03/1960.  Página: 55-56. Páginas: 2. Párrafos: 12. 

JUEVES 17 DE MARZO DE 1960. EDICIÓN DE LA MA&ANA. PAG. 55

«VALORAD EN VUESTROS COLABORADORES NO LA FILIACIÓN, SINO CONTENIDO, CONDUCE Y DEDICACIÓN»

Palabras de! ministro de fa Gobernación en e! acto de prssfar juramento los nuevos gobernadores civiles

Ayer, pof la mañana, en el Ministerio de ía Gobernación, el teniente general don Camilo Alonso Vega, titular del Departamento, tomó juramento a los nuevos gobernadores civiles de Badajoz, don .Francisco Santaolalla de la Calle; de Cádiz, don Luciano Sánchez González; de Castellón, don Carlos Torres Cruz; de Granada, don José María Alfín Delgado; de Las Palmas, den Antonio Avendaño Porrúa; de Lérida, don José Antonio Serrano Montalvo: de Murcia, don Antonio Luis Soler Bans; de Santander, don Antonio Ibáñez Freiré; de Soria, don Eduardo Cañizares Navarro, y de Santa Cruz de Tenerife, don Manuel Ballesteros Gaibrois.

Leídos por el director general (le Política Interior, señor Chacón, los correspondientes decretos de nombramiento, los nuevos representantes del Poder central en Jas provincias enumeradas respondieron- uno tras otro, arrodillándose ante los Santos Evangelios, a !a fórmala de juramento.

El-teniente general Alonso, Vega explicó la significación del acto dicstndo:

"Aunque prestéis juramento ante el ministro de la Gobernación, porque así corresponde en la distribución de competencias del Estado, contáis con la confianza del Gobierno, al que representáis en. vuestras provincias, velando por que en ellas tengan realidad sus. acuerdos y disposiciones. Del mismo modo habéis de ser ante el Caudillo y sus ministros líeles portavoces >Je las aspiraciones y necesidades tíe vuestros gobernados, sabiendo elegir de entre ellos para el desempeño de cargas y funciones públicas, a quienes con lealtad y rectitud >de propósitos acepten y practiquen los tprinci´pios fundamentales del Movimiento.

Porque este juramento os obliga, no soJamenté a aceptar los principios fundamentales y a cumplirlos; sino que tiene una más amplía responsabilidad en vosotros mismos, cual es la de que todos los que van a colaborar cori vosotros en el mando de la provincia, no solamente tengan una permanente y acusada lealtad al Caudillo sino que en su camino, en su forma y en su fondo, han de seguir precisamente -la doctrina que estos principios imponen. Y, por consiguiente, no podéis tolerar ni podéis admitir que grupos, pre-j.uicios y errores, puedan desvirtuarlos y empequeñecerlos.

Si seguís este camino dentro de la provincia respectiva, veréis garantizada la continuidad del Movimiento y ampliada su base por nuevos prosélitos y nuevas generaciones, que´vengan a él con. la emoción que anima a cuantas gentes aman a España con el mismo, fervor con ctue la amamos nosotros.

Valorad en quienes van a colaborar con vosotros no razones de filiación, y sí sólo coeficientes de contenido, conducta y dedicación.

Contáis con la confianza y el apoyo ciel ministro de la Gobernación, que procura seguir las mismas, orientaciones que os expresa y que conoce, como vosotros apreciaréis, las dificultades de todo mando; problemas difíciles, como son marcar caminos; decisiones gratas, como las de premiar; acuerdos penosos, como son los de castigar. Mas siendo ecuánimes y justos, llegaréis en último término hasta la meta del bien mandar con una honestidad, una serenidad, una humildad, una firmeza y una prudencia que poseéis y >jue fueron determinantes, de vuestro nombramiento y de la confianza plena del Caudillo y del Gobierno.

Y tened en cuenta que el hombre público permanece tanto menos aislado en su vida privada óuanto más alto en el valor político de la misión que dpsempefia, vida privada juzgada con mucho más rigor y con mucha más frecuencia que cuando se desarrolla en e] ámbito profesional. El pueblo español tiene la gran sensibilidad de estimar tanto las wtudes en las gentes que le mandan como su cultura y su ca?aciflad.

Yo estoy seguro, señores, totalmente seguro, de que vosoUos os daréis cuenta también de que yuestr-a´función es una función decisivamente política, fundamentalmente política, o no seréis nada, porque tenéis confirmada por la ley autoridad sobre los servicios de otros Ministerios encarnados en vuestra jurisdicción, y porque siendo los únicos representantes de todo el Gobierno sois los primeros y •principales responsables de aue se cumplan sus decisiones.

Por último, señores, los gobernadores civiles tienen la misión y la responsabilidad del orden público dentro de la provincia, que es un supremo bien, sin el cual no es posible ni la paz, ni la con» yivencia, ni el trabajo, ni la prosperidad, ni la vida misma.

Yo pido a Dios que se cumplan todos los augurios y toda la fe que he puesto en vosotros´ para qus desempeñéis con, acierto el pa*ael para el cual acabáis en estos momentos de recibir las últimas consignas. Todo ello para bien y gloria de la Patria y de su Caudillo."

A la ceremonia asistieron el subsecretario, Sr. Rodríguez Miguel, y los directores generales del Departamento.

 

< Volver